Proyecto de Nissan: diseñando vehículos para los adultos mayores

El fabricante creó un traje que simula el estado de una persona cuando llega a la vejez y así fabricar carros apropiados para esta población.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Para los japoneses de la Nissan, atender las necesidades de sus clientes implica, literalmente, ponerse en el lugar de estos y así diseñar autos que los satisfagan. Eso están haciendo para sus compradores que ya alcanzaron la edad en la que se gana en sabiduría pero en la que se pierde en reflejos, visión y facilidad de movimiento.

Y ponerse en los zapatos de los usuarios requirió, en este caso, que los ingenieros de la marca utilizaran un traje especial que simula los efectos físicos del envejecimiento.

Eso hace posible que los ingenieros y diseñadores vean la propiedad de un automóvil a través de los ojos de los clientes de mayor edad, para así modificar las características con el fin de atender sus necesidades especiales.

El ingeniero de diseño de Nissan, Etsuhiro Watanabe, afirmó que "a medida que envejecemos, puede dificultarse la realización de maniobras físicas¿. El creativo añade que ¿cuando se trata de conducir se pueden tener dificultades para ver qué está escrito en la palanca de velocidades, alcanzar y utilizar los controles, distinguir los colores en el equipo de navegación o entrar y salir del auto¿.

El creativo explicó que los trajes utilizados para las pruebas les proporcionaron un reflejo preciso de los desafíos físicos cotidianos que no necesariamente enfrentan los jóvenes.

"No siempre resulta práctico reclutar a conductores de edad avanzada para hacer investigación de productos. Estos trajes especiales les permiten a los ingenieros y diseñadores idear soluciones para hacer del manejo en automóvil una experiencia más segura y positiva", agregó. 

Todo un traje de pruebas
Estos atavíos pueden simular la pérdida de equilibrio mediante un diseño de patín elevado, anteojos que imitan la pérdida de visión por la presencia de cataratas, yeso en el cuerpo para simular la dificultad de levantar los brazos y las piernas causada por la artritis, así como lentes que emulan problemas para distinguir los colores.

De esta manera, los ingenieros experimentan con la ubicación y el ángulo de los controles, prueban la facilidad para leer los instrumentos y paneles de navegación, y deciden dónde ubicar las manijas para que resulte más fácil subir, bajar y estar en un vehículo.

Los trajes se están utilizando en el Centro de Tecnología Nissan (NTC), cerca de Tokio. Una característica del traje es su cinturón grueso, con 250 milímetros de ancho y 50 milímetros de espesor.

Este cinturón replica lo que se conoce como la "circunferencia de la mediana edad". Con él, resulta más difícil subirse o bajarse de un auto e incluso obstaculiza el movimiento de los ingenieros detrás del volante en un asiento mal diseñado.

El traje especial también reduce la flexibilidad de los ingenieros, particularmente en las rodillas y los tobillos.

También se crearon limitantes en los codos mediante un sistema complejo de palancas. Así mismo, es importante verificar el movimiento del cuello dado que éste puede influir en la capacidad de un conductor para utilizar los espejos laterales y facilitar o dificultar los giros de la cabeza al manejar en reversa.

Los trajes utilizados en la investigación también permiten discernir los problemas que enfrentan las personas con discapacidad parcial de cualquier edad. 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.