Prueba de manejo MOTOR al nuevo Suzuki Swift que regresa con carrocería cuatro puertas

Denominado Dzire, llega con el motor más pequeño y nuevo de esta línea, de 1.2 litros y 85 caballos de potencia, de buen desempeño y bajo consumo. Muybien puesto, es ahora el Swift más pequeño.

Redacción Motor

09:16 p.m. 02 de abril del 2013

"Tiene un equipo justo para su segmento, con caja manual de 5 velocidades, ABS y EBD y se convierte en otra opción entre los carros de entrada en el mercado. Importado por Derco desde India, su precio es de 32 millones de pesos".

Vea las fotos del Suzuki Swift Dzire

El nuevo Swift Sedán o Dzire, como se designó su compacta carrocería de menos de cuatro metros, constituye el regreso de un viejo conocido al mercado colombiano, que aún recuerda la fama que tuvieron estos carros Swift de 4 puertas y motores de 1,3 y 1,6 litros de la marca Suzuki en los años 90.

Pero a diferencia de su antepasado, que en cuanto a estética superó los cánones de la industria automotriz de la época porque su perfil aerodinámico llegó a ser uno de los más bajos con 0,32 cx, la presencia de esta cuarta generación del Swift, que nació en 2011, representa una fractura que divide opiniones y se reparte en dos bandos opuestos.

Tiene un frente prominente pero corto, con luces de doble óptica integradas en un conjunto triangular cuya pendiente se extiende hacia atrás mientras enmarcan una parrilla larga y angosta que hace pareja con la toma de aire inferior, repitiéndose en forma pero de mayor tamaño.

Con estas líneas se mezcla un capó que tiene ligeros pliegues a lado y lado, un parabrisas que crece en un ángulo pronunciado, de corte muy deportivo y que deja a más de 60 cm de distancia la posición del conductor; un marco poco común para las ventanas, el cual corre paralelo a la cintura del carro y queda como una V con su vértice en los cristales más pequeños de las puertas de atrás, elementos que contrastan con la sencillez de los costados lisos.

En cambio, la parte trasera no tiene discusión. El baúl es cortísimo, apenas un pellizco que nace desde la ventana trasera y cuya puerta no es más larga que los stops, pero que le da una vista muy elegante, con una pestaña superior que camufla un spolier y una banda de cromo.

Pero si la pinta divide, hay comunión en su desempeño. Como sus antecesores, el nuevo Swift conserva intacta su herencia, que lo convierte en un automóvil alegre y vivaz de conducir en la ciudad, muy cómodo y versátil, de fácil manejo y mecánica sencilla pero efectiva, cuya columna vertebral es un pequeño motor de última generación de 4 cilindros, 1,2 litros y16 válvulas que entrega 85 caballos a las 6.000 vueltas y un torque de 114 Nm desde las 4.500. Se combina con una caja manual de 5 velocidades muy bien escalonada en las tres primeras marchas, como es natural en la puesta a punto de estas pequeñas piezas de Suzuki, pero que va perdiendo brillo en la cuarta, y sobre todo en la quinta, excesivamente larga y casi inútil pues el carro no sube de 120 kph, por lo menos a la altura de Bogotá.

Su conducción es cómoda y muy intuitiva, porque la dirección, con asistencia electrohidráulica, responde con velocidad y precisión notables y hace que, combinada con la respuesta del chasis a los cruces y giros importantes, transmitan una sensación de seguridad a toda prueba y que el carro se sienta más ancho de lo que es. Además, el recorrido es suave y silencioso pues la suspensión está calculada para este fin, aunque en algunos momentos se extraña un recorrido un poco más largo de los resortes que se tornan secos ante grandes huecos, rizados recurrentes y otros obstáculos.

En materia de equipamiento de seguridad, cuenta con dos airbags, ABS y EBD, mientras que en materia de comodidad dispone de aire acondicionado, bloqueo central, espejos y elevavidrios eléctricos, controles de radio en el volante y rines de aleación de 15 pulgadas. Entre sus detalles internos sorprende un reposabrazos en el asiento trasero, y en contra el color beige del tapizado que se ensucia con mirarlo.

Así, la más pequeña variante del Swift por motor y precio, pero no por tamaño, llega desde la planta de Maruti, en India, a acompañar las dos versiones de 1,4 litros que se venden de este auto en carrocería hatchback, y hace un sobrepaso hacia el transitado segmento popular con un precio de 32 millones de pesos.

ESPACIO Y PESO AJUSTADOS A LOS TIEMPOS
Sorprende que con una carrocería que es 14,5 centímetros más larga y 4,5 más alta que la hatchback -pues el Suzuki Dzire mide 3,99 metros de largo, 1,69 de ancho y 1,55 de alto- pese 65 kilos menos y mantenga la misma distancia entre ejes de 2,4 metros con un área mayor para los pasajeros de la banca trasera, así como un baúl que tiene 316 litros de capacidad y que es más alto que profundo, en un reglaje que optimiza el aprovechamiento del más mínimo rincón para la comodidad familiar.

FRASE
EL CUADRO DE INSTRUMENTOS TIENE RELOJES ANÁLOGOS Y UNA PANTALLA CENTRAL DE CRISTAL LÍQUIDO QUE INFORMA SOBRE EL CONSUMO Y LA AUTONOMÍA DE COMBUSTIBLE. A DIFERENCIA DEL 5 PUERTAS, LA LUZ DEL TABLERO ES ANARANJADA Y NO ROJA.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.