Prueba a la Mitsubishi Outlander híbrida, buen juguete

Este SUV recibió acertados retoques externos e internos y sus mejores argumentos son el comportamiento mecánico y ayudas. Precio, 200millones de pesos

Por Redacción Motor

10:00 a.m. 20 de octubre del 2017
Mitsubishi Outlander PHEV

Mitsubishi Outlander PHEV

Aceleración instantánea y sin el mínimo ruido es la mejor descripción de lo que siente un usuario desprevenido que se sienta por primera vez frente al volante de un híbrido como la Mitsubishi Outlander PHEV, que a pesar de su aspecto tropero y agresivo se comporta ‘como una dama’ desde el primer golpe de acelerador.

Prenderlo en el garaje requiere, de por sí, un cambio de mentalidad, pues es la vista y no el oído la que le indica al conductor que el vehículo está listo para arrancar. Siempre, aun con la batería de ion-litio descargada, la Outlander PHEV inicia en modo eléctrico y, de acuerdo con la capacidad de la pila o el uso que le dé el conductor, las plantas reciben un empujón del motor de combustión interna, el mismo de 1.998 cm3 y 118 caballos de potencia que equipa a su antecesora.

Mitsubishi Outlander PHEV

Mitsubishi Outlander PHEV

Para rodar, el conductor cuenta con una serie de ayudas y opciones de manejo que requieren todo un curso de iniciación al mundo de los híbridos, especialmente cuando se trata de un modelo como este, comercializado como un familiar, pero con vocación aventurera, dotado de ayudas como la de control de estabilidad activo, que ajusta automáticamente la potencia del motor y aplica frenado en las ruedas que considere pertinente para que no pierda el agarre sobre superficies resbaladizas, o la de asistencia de arranque en pendientes para evitar que el vehículo se ruede hacia atrás en zonas muy inclinadas.

Por la complejidad del sistema, el centro de mando incluye íconos y alertas propias de híbridos como este, a los que se puede acceder a través de la manipulación del computador de a bordo, como el que le informa al conductor si está circulando en función híbrida o eléctrica o el que le indica cómo está el flujo de energía durante el rodaje.

Sin embargo, y para sacarle el máximo jugo al sistema, se puede manipular el uso de la energía a través del botón Eco, que le da un uso óptimo del sistema en trancones, o con el interruptor EV para darle prioridad al sistema eléctrico y evitar que se ponga en marcha el motor de gasolina sin necesidad.

Mitsubishi Outlander PHEV

Mitsubishi Outlander PHEV

El timón incluye levas a lado y lado, las cuales –en este caso– no sirven para el accionamiento manual de la caja CVT que acompaña el motor de gasolina, sino como selector de nivel de frenada regenerativa para ayudar a cargar la batería durante el rodaje. Mientras más arriba el nivel del selector, más fuerte la desaceleración del vehículo cuando se levanta el pie del pedal y, consecuentemente, más eficiente la carga que le transmite a la pila.

Este sistema es especialmente útil en zonas de descenso (carreteras, por ejemplo), pues al tiempo que va cargando las baterías, el vehículo sostiene la potencia de la máquina para ayudar a ‘frenar de caja’. Aquí hay que advertir, sin embargo, que la Outlander PHEV es un híbrido enchufable que requiere una instalación especial en la casa para cargar la batería cada noche y otorgarle así el máximo de autonomía eléctrica durante su uso diario (con este sistema el vehículo logra circular un día sin la intervención del motor de combustión interna, en un régimen de trancones como el de Bogotá).

Mitsubishi Outlander PHEV

Mitsubishi Outlander PHEV

Y aunque a altas velocidades el motor de combustión interna arranca automáticamente para que la Outlander pueda seguir acelerando, el conductor tiene a disposición dos botones ubicados al lado de la palanca de cambios: el modo Battery Charge, que enciende el motor de gasolina para cargar la batería mientras circula, y el modo Battery Save, que sirve para reducir el uso de energía de la pila.

Otras ayudas opcionales tienen que ver directamente con la seguridad, como la advertencia de punto ciego que pone a parpadear una luz en los retrovisores; el sistema de control crucero adaptativo que le permite circular a una velocidad constante en carretera y la disminuye si nota que el vehículo de adelante desacelera; los sistemas de mitigación de colisiones y de tráfico cruzado que asisten al conductor en el frenado si nota que hay un peligro inminente de choque, y la cámara de 360 grados con sensores que refleja la imagen en una pantalla central de 6,1 pulgadas.

Mitsubishi Outlander PHEV

Mitsubishi Outlander PHEV

A estos sistemas de seguridad se suman otros estándar, como siete airbags (dos delanteros, uno de rodillas para el conductor, dos laterales y dos de cortina), seguros de niños, anclaje Isofix, manejo de audio y de teléfono desde interruptores del timón y sensores de lluvia y de los faros (halógenos o led) con tira de iluminación diurna.

Buen juguete con el que Motorysa (importador y distribuidor de Mitsubishi) celebra sus 50 años de presencia en el país y que marca el ingreso a nuestro mercado de vehículos alternativos de la casa japonesa, incluido el eléctrico i-MiEV, cuyo relanzamiento está programado para antes de finalizar el año.

Mitsubishi Outlander PHEV

Mitsubishi Outlander PHEV

Con todas las ayudas 4x4
La Outlander PHEV es de impulsión total gracias a los motores eléctricos que mueven ambos ejes y que generan 82 caballos cada uno, con una batería de celdas empotrada bajo el piso para no sacrificar el espacio interior y, de paso, mejorar su centro de gravedad. Incluye el sistema S-AWC, que distribuye la tracción y les otorga un máximo de eficiencia a los controles antideslizamiento, ABS (frenos) y de estabilidad, aunque el conductor puede bloquear a gusto las cuatro ruedas para distribuir óptimamente el torque cuando circula sobre terrenos difíciles, a través del botón 4WD Lock ubicado en la consola central.

Esta SUV también fue diseñada para circular en destapado, no solo por las ayudas 4x4, sino gracias a sus medidas: 190 milímetros de altura libre sobre el piso, con ángulos de ataque y de salida de 22,5 grados y rines de 18 pulgadas.

Mitsubishi Outlander PHEV

Mitsubishi Outlander PHEV

Tres formas de rodar
Además de hacerlo en modo EV (completamente eléctrica), en donde el motor de combustión interna no interviene para nada durante 52 kilómetros de recorrido, la Outlander PHEV puede circular también como híbrida (el motor de combustión interna alimenta las plantas eléctricas cuando la batería está baja de carga) o híbrida paralela, en donde las plantas asisten a la máquina de gasolina cuando se requiere máxima potencia. Tiene dos conectores: regular (doméstico), para una acometida lenta (alrededor de cinco horas) o rápido (electrolineras), con el que se logra el 80 por ciento de aplicación en solo 25 minutos.

Mitsubishi Outlander PHEV

Mitsubishi Outlander PHEV

Ficha técnica

Motor de gasolina
Tipo: 4 cilindros 16V de 2,0 litros
Potencia: 118 caballos a 4.500 rpm
Torque: 186 Nm a 4.500 rpm
Caja: CVT de seis marchas

Motores eléctricos
Potencia máxima: 60 kW (82 caballos)
Torque: 137 Nm (delantero) y 195 Nm (trasero)
Batería: ion-litio de 300 vatios
Capacidad: 12 kWh

Noticias recomendadas

Más noticias

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.