Prueba Motor a la nueva camioneta Volvo XC90, con la que la marca hizo borrón y cuenta nueva

La segunda generación de esta SUV de lujo se realizó pensando en la visión que tiene la marca de sus autos para el 2020. Esta camioneta es el primer modelo 100% Volvo en 30 años. Llega con todo.

Redacción Motor

05:29 a.m. 16 de diciembre del 2014

Fotos de la segunda generación de la Volvo XC90

El Salón de París de octubre pasado fue el espacio elegido por Volvo para la presentación de la nueva SUV XC90, que en su segunda generación llega con profundos cambios de fondo y de forma y toda una filosofía empresarial que responde a ese ‘borrón y cuenta nueva’ del cual ya había hablado en enero de este año en el marco del Salón Naias, de Detroit.

El siguiente paso lo dio la compañía escandinava la semana antepasada, cuando decidió invitar a su casa, ubicada en Gotemburgo (Suecia), a un grupo de periodistas especializados de todo el mundo con el fin de mostrarles, a través de este nuevo modelo, cómo sus directivos están proyectando la marca hacia un futuro que pinta lleno de lugares comunes.

Para empezar, el presidente de Volvo, Hakan Samuelsson, esgrimió la cédula de ciudadanía de la nueva XC90: “Es el primer modelo 100 por ciento Volvo en 30 años”. Con ello quiso referirse al divorcio de la gigante Ford, con la cual
convivió durante nueve años y cuyos frutos tecnológicos no fueron los esperados para los suecos, como sí lo serán
ahora que circulan de la mano financiera del grupo chino Geely, interesado en aprender más que en absorber.

Esta nueva era la bautizó Volvo ‘Visión 2020’, y se basó en un principio sencillo, pero ambicioso: para el año 2020, los vehículos deben estrellarse lo menos posible, y los pocos accidentes automovilísticos no deben generar
heridos ni muertos. Esto redunda en una serie de sistemas electrónicos y tecnologías de avanzada, los mismos que le fueron incorporados a la nueva XC90 y que se pusieron a prueba, en vivo y en directo, a través de un accidente simulado con una ‘camionetilla de Indias’.

Allí mostraron los cuatro pilares que guiarán la renovación de su portafolio de aquí en adelante: el primero, la seguridad (pasiva y activa). Significa, por ejemplo, una estructura 40 por ciento en acero de alta resistencia, cinturones de seguridad que se tensionan al aplicar decididamente el pedal del freno, asientos con placas de acero que absorben la energía de un impacto vertical para evitar daños en la columna vertebral de los ocupantes y sistemas de ayuda, como el frenado automático por distracción, que ya no solo se activa cuando el auto circula hacia adelante, sino también cuando dobla una esquina y el conductor no ve al peatón que cruza la calle. O si cambia de carril imprudentemente sin fijarse en el ciclista que pedalea a su lado.

Lo segundo tiene que ver con el cuidado del medio ambiente y, para convencer, los directivos lanzaron uno de los anuncios más importantes: no volverán a equipar ninguno de sus modelos con motores de seis u ocho cilindros. Desde esta XC90 en adelante, todas sus máquinas (tanto las diésel como los impulsadas con gasolina) serán de cuatro cilindros, incluida la del nuevo híbrido al que bautizaron XC90 T8, un modelo con motor 2,0 litros de gasolina, unido a una planta eléctrica, que logra 400 caballos de potencia gracias al supercargador para bajas revoluciones y el turbocargador para altas rpm.

Lo tercero tiene que ver con las soluciones intuitivas, incluida una pantalla touch que maneja toda la conectividad con la nube (amén del nuevo sistema de reconocimiento por voz), y el último pilar, uno de los más importantes, se refiere al diseño, específicamente a la arquitectura de la XC90, que –en adelante– será la misma para todos los modelos de la marca con el fin de lograr una economía a escala eficiente.

La SUV XC90 2015 es, pues, el primer ‘nuevo Volvo’, o al menos es así como lo perciben los directivos de la marca,
que le apuestan a una nueva generación de vehículos más flexibles, maduros y eficientes. Aunque arrancó su comercialización este mes, llegará a los mercados latinoamericanos, incluido el nuestro, a mediados del 2015, con un equipamiento que se ajustará a las exigencias de los clientes de este lado del mundo.

La están equipando con dos opciones de motor (además del híbrido descrito arriba) pertenecientes a la nueva familia ‘Drive E’ de cuatro cilindros y 2,0 litros de desplazamiento: un diésel (D5) de 222 caballos y uno de gasolina (T6) de 316 caballos de potencia.

PRIMERA EDICIÓN
Los primeros Volvo XC90 serán marcados como ‘First Edition’ y tendrán un interior de lujo, incluidos asientos climatizados y forrados en cuero napa, y tablero en cuero y madera. Los usuarios podrán acudir a dos puestos adicionales que se despliegan en el baúl, y el conductor contará con todos los sistemas de conectividad y de seguridad activa y pasiva que le serán incorporadas a la camioneta más lujosa. Esta versión será comercializada con la carrocería pintada en color negro.

LA VERSIÓN HÍBRIDA
Los directivos de Volvo hicieron especial énfasis en la versión XC90 T8, que combinará una planta eléctrica con el motor 2,0 litros de gasolina, los cuales desarrollarán, juntos, hasta 400 caballos de potencia. Contará con tracción 4x4 y baterías recargables con enchufe, o gracias a la ayuda del motor de combustión interna. Cuenta con tres modos de conducción: Pure (solo eléctrico) con 40 kilómetros de autonomía; Hybrid (combinado), y Power, en donde solo funciona el motor de combustión interna. Logra una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos.

ASÍ FUE EL CHOQUE
Luego de alistar el vehículo objeto del experimento, los expertos lo conectan a un computador que mide el comportamiento de los sistemas de seguridad y evalúa el estado en que quedan las partes neurálgicas del vehículo, incluidos sus ocupantes (en este caso, dos dummies adultos y un niño). Una vez despejada la pista, lo disparan sobre un riel que lo lanza a 80 km/h hacia una zanja, que a su vez lo catapulta y lo lanza hacia un montículo en donde finalmente se detiene. A pesar del estrellón, el vehículo no se vuelca, su cabina permanece intacta y los ocupantes no sufren heridas de consideración.

FRASES
LA PARRILLA OVALADA CON BOCELES DOBLES CROMADOS Y EL LOGOTIPO SOBRE FONDO NEGRO MARCARÁN EL NUEVO FRENTE DE TODOS LOS MODELOS DE VOLVO. LA XC90 INCORPORA UNA TIRA LUZ-DÍA EN FORMA DE ‘T’ (BAUTIZADA ‘MARTILLO DE THOR’ POR LA COMPAÑÍA) QUE LE DA UNA MIRADA ÚNICA EN SU SEGMENTO.

PARA LOS DIRECTIVOS DE VOLVO, PENSAR EN VEHÍCULOS AUTÓNOMOS ES UNA ‘PAMPLINADA’. LA MARCA ES PIONERA EN ESTA TECNOLOGÍA, PERO LA UTILIZA, EXCLUSIVAMENTE, PARA DESARROLLAR LOS SISTEMAS DE SEGURIDAD ACTIVA QUE YA INCORPORAN ALGUNOS DE SUS MODELOS.


CIFRAS
300 proveedores, de Alemania, Suecia y Bélgica, tiene la planta de Volvo de Gotemburgo para la fabricación de los cinco modelos que salen de allí, incluida la nueva SUV XC90. El 99 por ciento de las estaciones de la línea de producción está robotizado.

4.950 milímetros de largo, 2.140 de ancho y 1.775 milímetros de altura son las medidas de la nueva Volvo XC90. tiene una distancia entre ejes de 2.984 milímetros y la versión de lujo calza rines de 22 pulgadas.

MANUEL ANTONIO ORDUZ
Estuvimos en Gotemburgo (Suecia) por invitación de SKBergé, representante de Volvo en Colombia.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.