RS200, deportividad para la pulsar

El nuevo modelo tope de la gama Pulsar en Colombia, llega con un precio de 11 millones de pesos. Es una de las motos con ABS más baratas del mercado.

Revista Motor

05:45 p.m. 20 de septiembre del 2016
Bajaj Pulsar RS 200

Bajaj Pulsar RS 200

Comparte el tren motor con la 200NS pero adopta el chasís más deportivo de la RS400 que se comercializa en otros países y deriva de la alianza con KTM.

Independiente de la reacción que genere, no hay duda de que la pinta de la nueva Pulsar RS200 llama la atención. Aunado al hecho de ser un modelo nuevo en el mercado y de pertenecer a una de las familias de mayor venta, no hay semáforo donde no se genere al menos una mirada y muchas veces una conversación al respecto.

Quien la alcance en estas detenciones notará primero sus luces de freno, sin duda uno de los aspectos que realmente la diferencian de las demás, así como la carencia de asas para el pasajero, reemplazadas por unas ranuras en la cola igualmente efectivas.

Vista de lado es cuando comienza a revelar su diseño más deportivo, con un carenado que la asemeja a motos de mayor cilindraje y una combinación de colores (tanto por los diferentes plásticos como por la cantidad de calcomanías en las unidades de color amarillo, como nuestra unidad de prueba) que la hacen resaltar. El frontal no desentona gracias a las pestañas de iluminación led para la marcha diurna y dos focos principales, uno para las medias y otro para las altas.

Bajaj Pulsar RS 200

.

Ergonómicamente está bien lograda, con un sillín bajo que permite apoyar los pies en el piso sin problema, una postura lo suficientemente erguida para no cansar la espalda en recorridos urbanos y un bajo centro de gravedad que la hacen ágil y maniobrable entre el tráfico, donde difícilmente se notarán sus 165 kg de peso (en seco).

Al dar arranque se percibe un sonido de escape que seguramente tomará el primer puesto en la lista de modificaciones que querrán hacerle sus propietarios (aunque propondríamos primero un cambio de llantas) y si bien la aceleración inicial puede parecer un poco perezosa, apenas se sobrepasan las 6.500 rpm comienza a sentirse un empuje más contundente que se extiende hasta las 9.000 rpm, poco antes del corte de inyección.

Bajaj Pulsar RS 200

.

Siempre y cuando se mantengan altas las revoluciones no habrá queja en cuanto al desempeño, aunque habrá que estar ‘cajeando’ constantemente si se quiere un manejo alegre, especialmente al momento de necesitar recuperaciones.

Un punto a favor lo aporta la suspensión, que amortigua correctamente los baches y resaltos que plagan las calles, por lo que la mayor parte del tiempo la comodidad será una de sus virtudes. Por su parte, a la hora de frenar se agradece el sistema ABS en la rueda delantera, pero la mordida inicial podría ser mejor. Da la sensación de ser larga de frenos y se requiere una presión fuerte sobre sus mandos para una detención precisa.

En suma, la Pulsar RS200 respalda su sugestivo diseño con un desempeño acorde a lo que se esperaría de su cilindrada, un manejo que combina en su precisa medida la ‘deportividad’ con la comodidad, y la gran ventaja de contar con ABS, logrando un atractivo paquete al que muchos ‘Pulsaristas’ querrán hacer el salto.

Bajaj Pulsar RS 200

.

DATOS

El cuadro de instrumentos con iluminación azul resulta atractivo a la vista, pero se extrañan elementos como el indicador de marcha seleccionada y el medidor de la temperatura del aceite.

Las siglas RS hacen alusión a Race Sport, con su respectiva calcomanía en los laterales bajos de la moto y reafirmadas por el diseño.

Tres combinaciones de colores están disponibles: amarilla, blanca con rojo y negra con rojo. La primera se complementa con una gran cantidad de calcomanías, mientras que las otras dos tienen una apariencia más sobria y limpia, pero sin perder atractivo.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.