¿Nos rebajarán los combustibles?

¿Nos rebajarán los combustibles?

Redacción Motor

05:25 a.m. 02 de abril del 2012

Ante tantas presiones y evidencias que hay sobre el descontento nacional por el alto precio de la gasolina y el ACPM, el gobierno ha abierto algunas rendijas de esperanza anunciando que, eventualmente, en la próxima reforma tributaria -una más- va a presentar algunas fórmulas para rebajarle el precio público.

Lo curioso es que la forma como lo están planteando más parece un contentillo o pararrayos que una real voluntad de hacerlo. Por
ejemplo, decir que le van a rebajar 1.000 pesos al galón es una manera totalmente caprichosa e insustentable de implantar. ¿Por qué no 995 o 1.045 pesos, o cualquier otra cantidad que se les ocurra?

Si es cierto que lo quieren hacer, deben decir claramente en cuáles rubros de los numerosos impuestos van a recortar el recaudo para bajarle el precio al combustible. Tienen que declarar el porcentaje que van a recortar o el tributo que suprimen. O si el precio de refinería va a tener otra estructura o bajarán los aranceles que se pagan por el producto más nacional que tenemos pues nace del estómago de nuestra geografía.

Ahí sí la supuesta rebaja cobraría vigencia y sería consistente en el debate en el Congreso y luego en el tiempo, ya que quedaría consignada en una norma irreversible y no se supeditaría a una cifra totalmente vulnerable como el cuento de los 1.000 pesitos que anda rondando.

La gasolina y el ACPM son el líquido circulatorio de la economía colombiana, en todos los estratos. Ese argumento de que los ricos son quienes tienen carro privado y deben pagarlos a un precio desproporcionado es una muy populista visión para eludir una revisión del valor de este insumo que afecta la canasta familiar de
todo el mundo.

¿Serán de estrato alto los usuarios de cerca de dos millones de motos en las cuales la mayoría de la gente trabaja y representan un enorme soporte de infraestructura de mensajería y descongestionan el pésimo transporte público? ¿Son vehículos de lujo todos los camiones pequeños que transportan alimentos? ¿Es una pieza de riqueza un taxi cuyo precio llega a los 80 millones de pesos por el absurdo mercado negro de los cupos y que se debe trabajar 24 horas para poder sostenerlo? ¿No afecta directamente el rubro de los combustibles al descomunal precio de los fletes de carga por carretera, que son escalofriantemente caros? ¿No
les mete la mano al bolsillo de todos los colombianos de a pie la tarifa del bus o de la flota?

En los próximos días, de los ya pocos que quedan hábiles en el Congreso, el gobierno llevará sus propuestas y seguramente va a chocar con muchos congresistas que vienen librando una campaña para rebajar esos precios y que van a aprovechar la oportunidad para sacar adelante sus ideas, con un gran dividendo electoral a su favor.

En este momento hay que ser tan sensatos para pedir este alivio como también para calibrar el impacto enorme que cualquier rebaja genera en las finanzas previstas de la nación. Son muchos miles de billones de la plata de los combustibles los que están comprometidos en otros tantos proyectos de desarrollo y en la sostenibilidad del establecimiento.

Pero con la cantidad de otras fuentes de recursos fiscales que están creciendo, en la misma minería y petróleo, es hora de que se haga cruce de ingresos y se logre una buena fórmula que a todos alivie y beneficie sin descuadernar las finanzas públicas.

Para nadie es un secreto que el gobierno, ante la pasividad de la ciudadanía durante muchos años, tanquea cerros de plata cada vez que corren los números de un surtidor y mueve esas cifras a su antojo. Sin embargo, las cosas están llegando a motivar reacciones, inclusive en el propio Ministerio de Hacienda -quién lo
creyera- para promover esta revisión que todos deseamos y necesitamos se haga por las buenas.

RECUADRO:

Con la cantidad de otras fuentes de recursos fiscales que
están creciendo, en la misma minería y petróleo, es hora de
que se haga cruce de ingresos y se logre una buena fórmula para
bajar el precio de los combustibles que a todos alivie y beneficie,
sin descuadernar las finanzas públicas

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.