El más reciente deportivo de Jaguar vuelve a poner la marca en un sitio privilegiado

El nuevo F-Type, hecho todo en aluminio, incorpora motores que desarrollan desde 340 hasta 488 caballos de potencia, supercargados, y cajas de cambios de ocho velocidades. Fantástico.

Redacción Motor

02:57 p.m. 14 de mayo del 2013

Ver en este enlace imágenes del nuevo Jaguar F-Type

El carro es espectacular por donde se le mire. Basta con ver el esqueleto de aluminio sobre el cual lo vistieron para volver a saborear todo lo que un Jaguar inspira y evoca. Sobra pisar el acelerador y oír roncar sus dos motores, de 6 u 8 cilindros en V, también moldeados en ese fino metal, para entender que el carro está lejos de ser pura pinta, como sucedió hace algunos años cuando los Jaguar eran Ford o Volvos vestidos de etiqueta.

Hay que bajar la capota, que se esconde en el baúl en solo 12 segundos, aun rodando a menos de 40 kilómetros por hora, esperar a que el tacómetro pase las 3.000 revoluciones y sentir el vibrar genial de los escapes cuyas válvulas "de desfogue" se abren para darle paso a la música de la pistonería, que crece hasta llegar a las 6.800 revoluciones. Y si es genial oír subir el sonido, cuando se suelta el acelerador estalla toda suerte de explosiones a destiempo, como las de todo un motor de competencia que protesta porque le cierran las mariposas.

Hay tres maneras de rodar en el F. Con un motor V6 de 340 caballos, supercargado y una caja de ocho cambios, manejable desde el timón o con la palanca, que pone el aparato en solo 5,1 a 100 por hora y lo lleva hasta los 260 sin angustias, salvo que haya espacio para profundizar el paisaje como una flecha.

Si quiere una dosis de caballería más notable, puede pedir el FS, que con el mismo motor devuelve 40 caballos más, hace los 100 en 4,8 segundos y pone la aguja en 275 kph.

Probamos estas dos variantes en las carreteras cercanas a Pamplona, en España, y luego en la pista de Navarra, un lindo circuito donde el F se puede expresar plenamente. Aunque tiene un aspecto voluminoso, el carro es apenas 30 milímetros más largo que un Porsche 911, y 21 más corto que un Audi TT, sus más directos opositores en el mercado y hacia quienes está dirigido. Es el más alto del grupo y el segundo en la báscula (V6) con 1.665 kilos, contra 1.685 del 911 y 1.465 del Audi.

La pista es trabada, con varios ganchos donde los frenos trabajan al máximo y el torque del motor se calibra perfectamente, pues de todos esos recodos sale brioso en tercera, domesticado por el obligatorio control de tracción.

Los carros de hoy son perfectamente dóciles y predecibles, pero cuando se viaja en un aparato de estos, sobrado de esteroides, hay que prevenir cualquier situación porque la acumulación de velocidad es inmediata. En el circuito es un asunto digerible, sin sobresaltos. Pero hay que estar muy atento y ser amable con los mandos, aunque es irresistible caminar por los ocho cambios para oír el motor en todas sus variantes.

Jaguar planeó perfectamente el itinerario. Primer día en el V6, motor pequeño para familiarizarse, autódromo con 40 caballos más, temperatura de diez grados y una larga ruta montañosa con escasos tramos de autopista. En la noche, las consabidas reuniones de prensa, en el marco de los carros históricos y preparación para el V8 al otro día.

Aunque el V6 es mucho más que suficiente, el motor de 5 litros, también supercargado y con 488 caballos, transforma el carro. Sin control de tracción rastrilla las ruedas traseras hasta en tercera y hay que tener cuidado con el rumbo cada vez que cambia la caja porque el impacto de las 460 libras de torque, 100 más de las que tienen el Porsche y el Audi TT, es fenomenal, lo mismo que el estallido de la mezcla fresca en los escapes. En 4,2 segundos pasa como una ráfaga sobre la marca de 100 kph y sigue persiguiendo la velocidad hasta los 300 sin problema.

La ruta que propusieron es mucho más recta y plana, apenas para gozarlo, y la montaña, húmeda y traicionera en la ocasión del ensayo, fue la oportunidad para manejar el carro de manera señorera y entenderlo que funciona perfectamente en cualquier piso, ambiente y afán.

Dirán que el F es solo motor y caja y ruido y velocidad. De alguna manera sí, porque es un Jaguar de verdad, felino y agresivo. Pero también tiene toda la amabilidad inglesa: cueros finísimos, acabados perfectos, aires y calefacciones calibradas para el sol de las costas o el inglés tiempo que nos tocó en España, como si lo hubieran previsto para que este carro rodara en su hábitat.

La electrónica lo hace amable y llevadero. La capota cerrada está hecha con materiales de primera línea y es de un silencio y hermetismo absolutos. La instrumentación cambia de colores según la exigencia. La entrada de aire enorme lo distingue y garantiza que hay aire fresco suficiente para el gran radiador, previsión que no tuvieron en los años 50, cuando los Jaguar eran de boca chiquita y termómetro alegre.

¿Quiere uno? A Colombia llegarán a mediados del año, con precios que estimamos entre los 180 y 220 millones de pesos. Los valen todos.

Ver en imágenes todos los aspectos del nuevo Jaguar F-Type

FRASES:

EL JAGUAR F SOLO EXISTIRÁ, POR AHORA, COMO CONVERTIBLE. LA OPERACIÓN DE LA CAPOTA ES ELÉCTRICA Y DURA APENAS 12 SEGUNDOS EN ABRIR O CERRAR.

CUANDO EL CARRO ESTÁ EN UNA CURVA, EL COMPUTADOR LE INFORMA A LA CAJA PARA QUE SOSTENGA EL CAMBIO DE ACUERDO CON 25 PROGRAMAS DIFERENTES QUE INCLUYEN MODOS PARA ASCENSOS Y DESCENSOS.

RECUADROS:

El motor V8 viene acompañado de un sistema de arrancada automático con mayor impulsión a las ruedas traseras, y el diferencial es de control electrónico. En el V6, el diferencial se traba mecánicamente.

UN INTERIOR "INGLÉS"

La cabina es una perfecta muestra de la artesanía y los cueros ingleses. Se extraña el tablero en madera, pero hoy las funciones y la seguridad prevalecen sobre la tradición. Las manijas están camufladas en las puertas.

Ver en este enlace: Los deportivos más emblemáticos que Jaguar llevó a la presentación

*Asistimos a las pruebas del Jaguar F, en Pamplona, España, por una gentil invitación de Jaguar y el Grupo Premier, importador para Colombia.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.