Recomendaciones sobre cómo vender el carro en un concesionario

Tenga en cuenta las siguientes recomendaciones para que obtenga un buen precio por su carro usado. Así puede valorar su vehículo.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

JUAN E. RODRÍGUEZ
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

Más allá de un lavado completo y una buena polichada, es importante tener a la mano algunos parámetros comunes que los concesionarios tienen en cuenta para comprar su vehículo o hacer una retoma para la compra de uno nuevo.

En momentos en que el sector evidencia una pujante dinámica, el negocio del usado ha dejado de ser una actividad en segundo plano para convertirse en una opción real y muy válida para muchos, que ven en estos vehículos una alternativa provechosa para su presupuesto.

En el caso de las retomas, es claro que los concesionarios reciben un vehículo en la medida en que se pueda comercializar fácilmente, y que no represente unos millones estacionados durante meses en la vitrina.

Por esto, los comerciantes prefieren vehículos recientes, con recorridos promedio de 20.000 kilómetros por año, y con ¿buena salida¿ en el mercado.

 ¿Nosotros recibimos vehículos de modelos posteriores a 1990, comerciales y con placas preferiblemente de Bogotá y sus alrededores. Los clientes prefieren carros del interior, en vez de autos de la costa o los llanos, por ejemplo¿, explica Rafael Ariza, jefe de usados de Dinissan, quien tiene cerca de 160 vehículos en su vitrina.

Pero su vehículo, además de contar con un recorrido de acuerdo al promedio y de ser un carro preferido entre los consumidores, naturalmente debe estar en buen estado.

Y para determinarlo, los concesionarios cuentan con pautas muy claras, como lo menciona Carlos La Rotta, de MG vehículos:
¿Nuestra política es no comprar ni vender carros estrellados. Un carro con problemas en su estructura, como en las puntas del chasís o en los parales de la carrocería, de entrada va a ser un vehículo que no vamos a negociar¿.

La parte mecánica es clave

En cuanto al aspecto mecánico del vehículo, los concesionarios cuentan con peritos expertos o convenios con firmas especializadas que entregan un reporte concreto, y que se convierte en otra herramienta para formular una oferta al interesado.

En la medida que el vehículo cuente con un frecuente mantenimiento preventivo, las posibilidades de que el diagnóstico sea positivo se multiplican.

Por otro lado, una creencia muy difundida en el mercado, derivada de la lógica del comercio informal, consiste en que el precio de un vehículo puede ser superior al comercial por los diversos ¿gallos¿ o accesorios que el propietario del vehículo decide instalar, tales como rines deportivos, radios de alta potencia o tapicerías en cuero.

Pero cuando se está negociando el vehículo, la realidad es otra: se aprecia más la originalidad del carro, ya que con dificultad al comprador le interesarán los accesorios instalados por otra persona, y finalmente porque el concesionario no puede reclamar el valor de los componentes al potencial cliente, que solamente se interesa en el vehículo.

¿Aquí compramos modelo y precio, si el cliente me dice que las llantas y los rines le costaron mucho, preferimos que las cambie por el juego original del carro¿, manifiesta La Rotta, de MG Vehículos.

El historial del carro también es otro factor determinante. Previo a cualquier oferta, los concesionarios revisan los antecedentes del automotor, con certificados de tradición y libertad y de la Sijín.

Los trámites son adelantados y cubiertos por los mismos
concesionarios, quienes prefieren verificar de primera mano la procedencia del carro, antes que caer en las trampas de los falsificadores, como lo recuerda Fabio Gómez, de Car Cien, que tiene más de 400 carros en vitrina.

¿Hace algún tiempo era frecuente encontrar casos en los que el tramitador falsificaba los sellos de los bancos y se robaba la plata, con la consecuente mora en el pago de los impuestos¿. Y si el vehículo está en mora, es el propietario quien debe ponerlo al día.

Debe tener en cuenta además que el valor de la oferta final depende de numerosos factores ajenos al vehículo. ¿Además de las tablas de referencia, la oferta depende del valor que el mercado de compra y venta va definiendo para el modelo, el precio definitivo en el que se realiza la venta que suele diferir del precio inicial, y el precio con las facilidades que se ofrecen para el mismo vehículo cero kilómetros¿, explica Luis Moreno, de Autos 160.

Si prefiere hacer la venta directamente, medios como los clasificados, las revistas especializadas e Internet le darán una mano para encontrar el mejor cliente, y algunos argumentos le permitirán fijar un buen precio.

Eso sí, recuerde que ese es catalogado como mercado informal y los riesgos son mayores, pues no hay el respaldo de una empresa, como lo es un concesionario.

Así, ser único dueño, tener hoja de vida del mantenimiento del vehículo en talleres autorizados, además de contar con un buen estado en la carrocería y el chasís, son factores atractivos para el comprador.

Una copia de un peritaje reciente también puede ser de utilidad. De hecho, es buena idea mandar hacer el peritaje en un sitio reconocido, pues le puede incluso salir más barato que haciéndolo por medio del concesionario. 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.