Reconocer un error en sus carros por parte de los fabricantes es una señal más de garantía

Reconocer un error en sus carros por parte de los fabricantes es una señal más de garantía

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Que un fabricante admita un defecto en los productos ya vendidos y lo solucione es una práctica normal. En inglés se conoce como ¿recall¿.

A veces, los fabricantes de vehículos hacen campañas de seguridad en las que les cambian a los vehículos algún componente que resultó defectuoso y que podría poner en peligro la seguridad o la salud de los pasajeros.

Esas campañas tienen un altísimo costo en gastos por mano de obra, repuestos y el aviso a los propietarios de que pueden llevar su vehículo a los concesionarios para cambiarles el componente sin que les cueste un centavo.

En Colombia existen las mismas garantías que tienen los consumidores de países más desarrollados, ya que los productores deben informarle de manera inmediata al Superintendente Delegado para la Protección al Consumidor si tienen indicios graves de que una falla en un sistema o un defecto de una pieza podría poner en riesgo la integridad de los ocupantes.
Deben informarle también el procedimiento y el plazo estimado en que se corregirá el defecto de tales vehículos.

No son un pecado
Esas campañas, que en una época eran como un pecado de la familia, hoy son casi un motivo de orgullo porque demuestran a los potenciales clientes que pueden confiar en los productos del fabricante, quien no duda en exponerse a la crítica con tal de darles total respaldo a los usuarios de sus productos.

Si algún productor se demora en hacer la campaña y la Superintendencia lo descubre, podrá imponerle una sanción de hasta 150 salarios mínimos mensuales y ordenarle que retire los vehículos de la vitrina, prohibirle que los siga comercializando en el país, o las tres cosas al tiempo.

Se sabe cuándo empieza una campaña de este tipo pero no cuándo termina, porque en cualquier momento un propietario puede llevar su vehículo a un concesionario o al productor para que le cambien la pieza defectuosa, sin que importe que el vehículo ya no esté en garantía o sea de un modelo algo trajinado.

Es la costumbre que el productor le presente a la Superintendencia de Industria y Comercio informes cada tres meses sobre el avance de la campaña de cambio de piezas, y sobre los medios que está utilizando para informarles a los propietarios sobre la campaña de seguridad o calidad, y después de dos o tres informes ¿cuando se haya alcanzado un índice de éxito cercano al 70 por ciento de los propietarios¿ dichos reportes se suspenden.

Es una cuestión de honor y un mecanismo que sirve para atenuar la responsabilidad de los productores y concesionarios, si por alguna razón un propietario desprevenido se lleva una desagradable sorpresa.

Rodrigo Bueno Vásquez, abogado experto en derecho del consumidor de vehículos; rodrigo@etb.net.co

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.