Renault colocó el 'sello de regreso' a la línea deportiva con el nuevo Alpine A110-50

Renault mostró en Mónaco este deportivo basado en el carro del Megane Trophy, una excusa para retomar la leyenda de las "berlinetas" Alpine-Renault. Tiene un motor de 3.5 litros y 400 caballos.

Redacción Motor

03:01 p.m. 12 de junio del 2012

Las fotos de la "berlineta" Alpine A 110 datan de hace medio siglo, cuando este pequeño auto de Renault ganó el Rallye de Montecarlo y otras numerosas pruebas de su género y competencias de montaña.

Con el motor atrás, viraba muy bien en las curvas cerradas porque su cola siempre quería estar por delante de la trompa, y los  maestros que aprendieron a controlar los derrapes contribuyeron
a la historia de este carro.

Que tuvo tanto eco que años después Renault volvió al escenario de los rallyes con el R5 Turbo de motor central, también diabólico de manejar pero muy eficaz en esos terrenos. Durante el pasado Gran Premio de Mónaco de la F1, Renault aprovechó su condición de constructor cuasi local -Mónaco de alguna forma queda en Francia para presentar la nueva versión del Alpine, llamada A110-50, que podría significar el regreso de esa línea de autos deportivos al portafolio de Renault.

Alpine actualmente funciona en Dieppe, en la península de Bretaña, donde hizo sus brujerías de motores y autos de carreras el famoso Amedée Gordini, y allí se siguen atendiendo todos los productos deportivos de Renault con excepción de la Fórmula 1, que está basada en Inglaterra, y los motores en Viry Chatillon, en las afueras de París.

De la "berlineta" de hace 50 años a su reencarnación hay muchos cambios. El primer carro era bastante precario y frágil pues la  carrocería era una sola "coca" fundida en la fibra de vidrio de entonces, y el motor más potente fue un 4 cilindros hemisférico 1.6, que animaba también al Renault 16 y al R12 Gordini.

Pero antes, en esa bahía mecánica, vivieron varias versiones del 1.108 y 1.300 cm3 "varillero" que tanta guerra dio en las pistas, y en Colombia conocimos en todas las familias los R4, R6, R12 y hasta los R18 y 21. Un inmortal. Ahora, el "50" está construido sobre la base del carro que hace Renault para el Megane Trophy,
que tiene un chasis tubular, con motor V6 de 3.5 litros colocado en el centro del vehículo.

La carrocería es de fibra de carbono y el azul francés brilla  intensamente gracias a las tonalidades de hoy, resaltadas
para su presentación. La franja anaranjada le da un corte estupendo y las líneas se derivan de las vistas en un prototipo llamado Dezir, diseñado por Laurens van den Acker, que adornó el stand de Renault en el Salón de París, en 2010, pero nunca se
supuso que podría ser la base de este eventual proyecto.

Dezir, aunque con otra ortografía, en francés significa deseo, y es más que evidente que para todo el cuerpo de conceptores de
Renault trabajar sobre la imagen del viejo Alpine, que tiene un puesto en el corazón de todos los "tuercas" franceses, era una
tarea envidiable, y el carro un objeto del deseo de revivir la línea Alpine.

Un tema que Renault no ha confirmado aún pero, claramente, presentar el primer ejemplar en Mónaco no era una simple manifestación social. El solo hecho de conseguir unas vueltas en el circuito ante toda la concurrencia es un momento muy difícil de incrustar en la estrecha agenda del Gran Premio. ¡Y cuesta! Los documentos de prensa sobre el nuevo carro son extensos en explicaciones acerca de la mayor rigidez del chasis al cambiarle la carrocería de Megane por esta más pequeña.

También se explayan en reseñar los estudios aerodinámicos para sus formas y toda la versatilidad del chasis en ajustes para calibrar su comportamiento, y hacen énfasis en que no hay ayudas electrónicas de manejo ni ABS para que transmita todo su sabor al
pilotaje. Es decir, que está bien definido y un salto a la pista es una obligación, por lo cual podría generar una copa monomarca
con toda propiedad, vistosidad y diferenciación, además de tener asegurada una nutrida clientela.

El motor que instalaron es un V6 de 3.5 litros que desarrolla 400 caballos de potencia a 7.500 rpm y la caja tiene sistemas como los de Fórmula 1, secuencial semiautomática de seis relaciones adelante y embrague de dos discos.

Claramente el diferencial para un carro de estos tiene control
de patinado y todo pasa por una unidad de control electrónico de Magneti Marelli. El peso total es de 880 kilos y está previsto para
distancias o carreras cortas pues apenas carga 9 galones de gasolina, lo cual excluye de momento una versión comercial de calle ya que no tendría suficiente autonomía con respecto al tamaño del motor.

FRASES:

El a110-50 se basa en el "concept  car" que diseñó laurens van den acker para el stand de renault en el salón de parís 2010.ración aerodinámica que ya tienen.

Toda la cabina y la plataforma están hechas en fibre de carbono, cuya rigidez facilita el sistema de apertura de puertas y manejar todo el torque del motor.

RECUADROS:

14 años de historia

Los Alpine Renault salieron en 1961 con motores de pequeña cilindrada pero ya en 1969, con la máquina 1.6, el carro comenzó a ganar competencias más profesionales como los campeonatos de
Europa y de Francia, en 1970. Su gran momento fue la victoria en el Rallye de Montecarlo de 1971, y en 1973, con un motor 1.8, hace los cinco primeros puestos en Montecarlo y es campeón mundial
de rallyes. El equipo funcionó oficialmente hasta 1975.

Un producto multinacional

Los Alpine se fabricaron para la venta al público hasta 1978 y fueron adoptando todas las evoluciones mecánicas que se hacían en los equipos oficiales de rallye. Hubo producción en México donde se llamó Dinalpin, en Brasil donde se conoció como Willys Interlagos, en Bulgaria con el nombre de Bulgaralpine, y en
España con su nominación de A110.

Los órganos mecánicos del carro original provenían del R10 y del R8, ambos con motor trasero, pero las carrocerías en fibra de vidrio no garantizaban mucha longevidad estructural.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.