Renovación para la Mitsubishi L200: lista para aguantar palo

Mitsubishi le da un quinto aire al pick-up insignia y ahora tiene líneas aterrizadas en la tendencia de diseño de la marca y más confort. Dos líneas.

Por Redacción Motor

07:54 a.m. 21 de octubre del 2015
Mitsubishi L200

Renovación para la pick up Mitsubishi L200

Llega de la planta que tiene la marca en Tailandia con dos opciones de motor, ambos de diésel, marcadas como GLX y Sportero, esta última con transmisión manual o automática.

Que el segmento de las pick-up no esté pasando por su mejor momento en nuestro país no significa que marcas como Mitsubishi dejen de proponer soluciones de carga y transporte cómodas y eficientes. Saben que sectores como el petrolero y el de la minería, sus mayores compradores, están rodando temporalmente en cámara lenta, pero que apretarán el acelerador cuando la economía mundial se recomponga.

Es la premisa con la cual los representantes de la matriz japonesa en nuestro país continúan apostando por el sector productivo con la pick-up L200, muy conocida por estas latitudes por su versatilidad y que, en su versión 2016, propone un nuevo diseño en donde se nota un afán por solucionar y, de paso, agradar.

Con esta son cinco las generaciones que completa la Mitsubishi L200 desde su primer lanzamiento. Desde entonces, ha sido reconocida en nuestro país como Sportero, un nombre que corresponde a la versión más equipada y que, al igual que su hermana, la GLX, fue armada con una cabina doble, que en este caso resultó ser 20 milímetros más larga que la del modelo anterior.

Renovación para la pick up Mitsubishi L200

Renovación para la pick up Mitsubishi L200

La Mitsubishi L200 se caracteriza por el diseño del habitáculo en forma de J, una solución que no solo les da mayor espacio a los cinco pasajeros, sino que además permite instalar el espaldar de la banca trasera con un ángulo de inclinación de 25 grados, una virtud que agradecen quienes viajan allí, pues tratándose de un vehículo pensado también para la familia, no deja de ser una herramienta de trabajo, con todas las virtudes y defectos de este tipo de máquinas durante el rodaje sobre terrenos agrestes.

La versatilidad de la L200 se logra por una serie de soluciones tecnológicas que son propias de las pick-up, como el sistema de tracción 4x4 con selector de modo de conducción (Super Select II), que permite pasar de dos a cuatro ruedas motrices con solo mover un botón (2H para circular por vías normales, 4H para carreteras húmedas o irregulares, 4HL para superficies de bajo agarre, y 4LL para condiciones extremas de barro o arena).

Renovación para la pick up Mitsubishi L200

Renovación para la pick up Mitsubishi L200

El diseño de chasis y carrocería también juega a favor de la eficiencia de la L200, pues fue pensado para condiciones extremas de conducción. No en vano aguanta hasta 45 grados de pendiente lateral, un ángulo de ataque (subida) de 31 grados y uno de salida (bajada) de 28 grados.

En contraste, la cabina propone materiales mejorados, con sillas más ergonómicas que se ajustan al contorno corporal para evitar al máximo el bamboleo propio del paso por carreteras irregulares, y Link System de infoentretenimiento, con cámara de reverso (Sportero) y sistema manos libres Bluetooth maniobrables desde una pantalla central de 6,1 pulgadas, en donde se refleja también el equipo de sonido.

Mitsubishi L200

Renovación para la pick up Mitsubishi L200

A la Mitsubishi L200 la mueve un motor de diésel 2,5 litros de 16 válvulas con turbo de geometría variable e inyección directa common-rail, que en el caso de la versión GLX va unido a una caja manual de cinco velocidades y logra 134 caballos de potencia a 4.000 rpm, mientras que al de la Sportero, de 176 caballos de potencia a las mismas 4.000 vueltas, lo acompaña una transmisión automática Sportronic de cinco marchas también.

El aislamiento acústico igualmente fue mejorado, pensando no solo en el traqueteo típico de los motores impulsados con ACPM, sino además en los pasos por terrenos rudos. Esto significa que el piso de la cabina y el panel de instrumentos están forrados con materiales absorbentes, hay aislantes en los guardabarros y refuerzo del chasis para una menor torsión.

Para un rodaje seguro le fue incorporado un mecanismo de embrague interno de los diferenciales con el fin de prevenir la pérdida de torque cuando una de las ruedas patine en terrenos fangosos. Esa distribución de torque, bautizada LSD por Mitsubishi, actúa por igual con la camioneta cargada o vacía.

Renovación para la pick up Mitsubishi L200

Renovación para la pick up Mitsubishi L200

Esta y otras soluciones, como el radio de giro de la dirección de 5,9 metros y su diseño más aerodinámico respecto a su antecesora, que logra disipar el agua en el parabrisas delantero para no perder la visibilidad mientras se rueda en lluvia intensa o se pasa por charcos abundantes, juegan a favor de la seguridad y la eficiencia de la L200.
En últimas, este es un vehículo diseñado para ‘aguantar palo’. Los accesorios de lujo de la Sportero más equipada -como la caja automática, el encendido sin llave, los estribos laterales o el techo corredizo- son una invitación de la marca a no descartar este tipo de carrocerías para rodar con seguridad y comodidad por calles y carreteras.

Cómoda y funcional
Los pasajeros de la banca trasera cuentan con un descansabrazos que sirve también de portavasos, y adelante, piloto y copiloto pueden acceder a dos guanteras e igual número de portavasos instalados en la consola central. La versión GLX tiene aire acondicionado manual, y las Sportero incluyen climatización automática, mientras que la instalación de sonido con función MP3 y CD, conectada a cuatro parlantes y dos tweeters, es propia de las versiones más equipadas.

Mitsubishi L200

Renovación para la pick up Mitsubishi L200

Equipada para trabajar
El platón también creció (pasó de 1.325 a 1.520 milímetros de largo) y logra cargar 1.040 kilogramos, mientras que la capacidad de remolque es de 2.300 kilos. La suspensión delantera es independiente, de doble horquilla con resortes helicoidales, y la trasera de eje rígido con muelles elípticos.

DATOS

111,5 Millones de pesos cuesta la versión básica L200 GLX; 131,5 millones la Sportero mecánica, y 136,8 millones de pesos la automática.

La pick-up L200 GLX rueda sobre rines de lámina de 16 pulgadas, mientras que las versiones Sportero hacen lo propio con aros de lujo de 17 pulgadas. En seguridad, incorporan doble airbag, frenos ABS con distribución de frenado EBD y cinturones de seguridad en todos los asientos.

Versión: Sportero
Motor: 2,5 litros diésel
Potencia: 176 caballos a 4.000 rpm
Torque: 40,8 Kgf-m a 2.000 rpm
Capacidad de carga: 1.040 kilos

Noticias recomendadas

Más noticias

Imágenes de la Honda CB1000R

Así luce una de las novedades de Honda, que debutó en Milán, con motor de 143 caballos potencia y 104 Nm de torque.

Nueva BMW F 850 GS, más 'touring'

Equipa un motor de dos cilindros en línea que entrega 95 caballos de potencia y, comenzando por su conjunto óptico diurno, adopta muchos más genes GS.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.