Repaso a un recordado auto de la gran pantalla, el Interceptor de Mad Max

A propósito de la reciente presentación del teaser trailer de la nueva película de Mad Max: Fury Road, vuelve a la memoria el original Ford Falcon V8 Interceptor, protagonista de la trilogía.

Redacción Motor

05:47 a.m. 05 de agosto del 2014

Imágenes del primer Interceptor protagonista de las películas de Mad Max

Inicialmente se pensó para la película en un Ford Falcon XB GT 1973, y por cerca de cuatro permaneció en el reparto opcional de los protagonistas. Después, en 1976, durante la preproducción, se empezó a desarrollar el Mad Max definitivo, con la idea del director de la cinta, George Miller. El requerimiento de Miller era el de un auto con alma de guerrero y finalmente se inclinó por el XB.

El Falcon tuvo importantes modificaciones de forma, que lo ayudaron a verse más rudo ante las cámaras. Se destacan la parte baja de su frontal, una salida de escape lateral y por supuesto el llamativo supercargador que se asoma a través del capó. También sus guardabarros ‘guerreros’ junto con los alerones traseros dobles a darle un aspecto intimidante.

Después del rodaje, el auto estuvo de gira en Australia para promocionar la película, pero gracias al éxito internacional, regresó a la acción en Mad Max 2. La segunda entrega, en 1981, le agregó al Interceptor dos grandes tanques de gas, situados en el maletero y además se utilizó un ‘doble’ (auto gemelo) para las escenas de persecución. Al terminar la filmación, el Interceptor usado como doble fue vendido como chatarra.

Sin embargo ese auto no se destruyó, sino que fue guardado por años, para finalmente ser descubierto por un fanático de la serie que lo restauró satisfactoriamente con 25 mil dólares.

El auto recorrió los shows australianos por un tiempo antes de ser invitado al Museo Nacional del Motor de Australia, al Museo de las Estrellas en el Reino Unido, y ahora en su hogar actual de Miami, Florida, como parte de la Colección Dezer.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.