Los resultados de las últimas pruebas de choque del año en EuroNcap y en Cesvi Colombia

En Euroncap pasaron 14 vehículos y la gran sorpresa fueron los dos carros chinos que pasaron con 4 estrellas. En Cesvi se analizaron los costos de preparación de 5 camionetas de más de 100 millones.

Redacción Motor

10:24 p.m. 12 de diciembre del 2011

En la prueba de Cesvi, la camioneta más cara resultó ser la Q5 de Audi y la más barata, Mercedes Benz GLK.

Fotos de las pruebas de EuroNcap

El año se cerró con un golpe de oro tanto para los carros chinos, que por primera vez superaron el test de seguridad más importante del mundo, como por el nivel de los vehículos que por última oportunidad en 2011 pasaron a las rampas de choque de Cesvi.

En este último caso, el centro de experimentación colombiano pasó al paredón a 5 camionetas SUV cuyos precios se encuentran entre los 110 y los 130 millones de pesos y analizó los costos de reparación después de un choque simple de todos estos modelos cuyo arreglo total, que incluye parte frontal, lateral, posterior y mecánica, registró un promedio de 32.5 millones de pesos.

La SUV más económica de reparar resultó ser la Mercedes Benz GLK 300, con 29.66 millones de pesos. Nueve de sus repuestos fueron los más baratos de la muestra, mientras que tuvo tres entre los más costosos, dos de ellos, el amortiguador y la mangueta, de la parte mecánica, que fue la única de las cuatro secciones en la que esta camioneta no fue la más barata.

En el segundo lugar se ubicó la BMW X3, cuyo arreglo sumó 31.56 millones de pesos. Reunió 5 piezas entre las baratas y sólo una entre las más caras, pero el valor de este repuesto hizo que tuviera la sección media más cara de reparar entre las demás camionetas. Al mismo tiempo, tuvo la parte mecánica más barata de todas y una de sus partes, el radiador, fue la más económica en esta categoría.

A la mitad del listado llegó la Volvo XC60, ya que seis de sus repuestos estuvieron entre los más costosos y cinco entre los más baratos. Llama la atención que la farola con lámpara de xenón fue la más económica, por encima de la convencional de BMW, y también, que a pesar de tener sólo el radiador como el elemento más costoso de su mecánica, el registro de sus otros repuestos le pusieron saldo en rojo en esta sección.

La Freelander de Land Rover, con un costo de reparación de 33.2 millones de pesos, se situó en el cuarto puesto. Tuvo siete elementos entre los más caros de este estudio y tan sólo dos dentro de los más económicos, la puerta delantera izquierda y el amortiguador. El precio del costado izquierdo, que fue el repuesto más caro de toda la investigación, y el bómper trasero hicieron que tuviera la reparación de la sección trasera de mayor valor.

La última casilla fue para el Audi Q5 ya que para su reparación total es necesario pagar 35.26 millones de pesos. A pesar de tener seis piezas entre las más caras, una menos que la Freelander, su promedio la hizo la más costosa de reparar y que tuviera la sección delantera más cara con tres repuestos entre los de mayor valor que hacen que su arreglo esté casi 3 millones por encima del promedio. El vidrio panorámico trasero y el radiador fueron los elementos más económicos para este vehículo.

En el caso de la quinta y última prueba de seguridad internacional que realizó EuroNcap en 2011, se midieron 14 vehículos, tanto autos particulares como camionetas, entre los que también estaban dos carros de origen chino, el Geely EMC7 Emgrand y el MG6, que fueron noticia pues obtuvieron cuatro estrellas de cinco y se convirtieron en los primeros carros de este origen que aprobaron el exigente examen.

Al lado de estos dos modelos, otros cuatro obtuvieron también cuatro estrellas, el Fiat Panda, la Jeep Grand Cherokee, el Jaguar XF y el Renault Fluence Z.E. eléctrico.

Entre estos sorprendió el pobre desempeño en protección al conductor, pasajeros y peatones del sedán Fluence, del que se esperaba un comportamiento óptimo, aunque la calificación lo pone al mismo nivel del Mitsubishi i- Miev. El Fiat Panda hizo parte de este grupo por no contar con control de estabilidad, que debe ser obligatorio en Europa para 2012, y para el caso de la Gran Cherokee fue el desempeño del anclaje para niños en el choque frontal lo que le restó puntos.

El resto del grupo obtuvo la máxima calificación de 5 estrellas y entre ellos estuvieron los Chevrolet Malibú y el eléctrico de rango extendido Volt, el Kia Rio, los Mercedes Clase B y Clase C Cupé, el Range Rover Evoque, el Subaru XV, el Skoda Citigo, que es el mismo Seat Mii también en los choques, y los Volkswagen Beetle y Up.

Máximo nivel
Muchos de los carros que se probaron este año en EuroNcap recibieron puntos adicionales por haber desarrollado ayudas electrónicas que permiten salvar vidas, como es el caso de las alertas de manejo de Ford, el monitoreo de atención del conductor y prevención de colisión de Mercedes Benz, y el freno de emergencia en la ciudad de Volkswagen. A propósito, esta última marca tuvo un alto estándar de seguridad al incluir en todos sus vehículos -el Beetle, el Up, y los primos de familia, el SEAT Mii y el Skoda Citigo- control de estabilidad. Subaru impresionó con la máxima nota que se ha entregado en protección a pasajeros niños y con la activación automática del sistema de airbag para adultos.

FRASES

Proporcionalmente, la persiana del GLK fue la más cara de todas las piezas pues duplica el valor de las otras cuatro de este estudio. En igual sentido, la misma pieza de la BMW X3 fue la más barata.

Que dos marcas chinas hayan alcanzado 4 estrellas en EuroNcap significa que la industria de este país está realizando gigantescas inversiones y avances para darles calidad internacional a sus carros.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.