Revisiones programadas, mejor en los talleres autorizados

Hacerle mantenimiento al vehículo en un taller diferente no invalida la garantía, salvo que esta intervención ocasione un daño.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Por esta época, muchos de los carros vendidos a finales del año pasado están rondando los 10 mil kilómetros, un recorrido en el que la mayoría de marcas que se venden en Colombia recomiendan hacer la primera revisión programada en sus propios talleres o en aquellos debidamente autorizados.

Según varios concesionarios consultados por Vehículos de EL TIEMPO, esto no es una camisa de fuerza, pero lo ideal es hacer la revisión y el mantenimiento preventivo en los talleres de los concesionarios. Y aclaran que no hacerlo no significa que se pueda perder la garantía.

Mucha gente cree que llevar el carro a estos centros le puede costar un ojo de la cara, pero en realidad, si usted quiere cuidar su patrimonio y no tener problemas a futuro, lo mejor es seguir la recomendación del concesionario. 

¿Por qué?

Carlos Hernández, jefe de taller de Casa Toro, distribuidor de Renault, explicó en primer término que cuando se les sugiere a los clientes el mantenimiento preventivo no quiere decir que se pierde la garantía.

"El mantenimiento preventivo se hace por recomendaciones de la fábrica para examinar la vida útil de muchas piezas o evitar daños futuros", comenta Hernández.

En esa revisión programada se hace una verificación de programación de computadores, cambio de aceites y filtros de aceite y aire, reglaje de frenos, revisión de niveles de líquidos, el sistema eléctrico, la suspensión, las luces, la -alineación, el balanceo y la rotación de ruedas, entre otros.

William Gil, asesor de Servicio de CentroMotor, distribuidor de Mazda, añade que la revisión en los sitios autorizados por los concesionarios les da a los propietarios la seguridad de que los repuestos que se necesiten, si es el caso, sean originales y tengan garantía.

Algo que es importante tener en cuenta, pues con la nueva tecnología de los carros modernos (computadores de abordo, frenos ABS, etc.), es muy difícil encontrar talleres que tengan los elementos apropiados y el personal idóneo para hacer la revisión de los vehículos.

Otro aspecto importante es que en un taller no autorizado pueden instalarle al carro repuestos no originales o no homologados por el fabricante, con lo cual se corre el riesgo de perder la garantía, sobre todo, si uno de esos repuestos llega a ocasionar un daño. Además, los talleres diferentes a los de los concesionarios no tienen un programa de mantenimiento sugerido.

"En todo caso ¿insiste Hernández¿ no es una obligación llevar el carro a las revisiones, pero sí recomienda hacerlo porque allí  se pueden detectar fallas o prevenir daños graves". "Es como cuando se va al médico. Uno decide si se hace o no el chequeo, o va cuando necesite la cirugía (¿) si yo quiero cuidar mi patrimonio y no correr riesgos es mejor hacer las revisiones programadas".

¿POR QUÉ SE PUEDE PERDER LA GARANTÍA?

La garantía se pierde cuando el propietario utiliza en forma indebida el vehículo o no le da el mantenimiento recomendado por el fabricante. Por el uso de repuestos inadecuados, o intervenciones en talleres que no tengan las herramientas, el personal y los conocimientos adecuados.

En el certificado de garantía el fabricante o importador del vehículo debe dejar constancia expresa de los componentes que no están cubiertos (los que sufren desgaste por el uso normal del vehículo, por ejemplo, pastillas de los frenos, correas, limpiaparabrisas, bombillos, etc.).

 Así mismo, debe estipular las circunstancias en que la garantía no opera (competencias deportivas, fenómenos naturales, modificaciones inadecuadas al diseño original del vehículo).

 Durante la negociación del vehículo, el vendedor debe darle información veraz y suficiente sobre las características, las aplicaciones y el servicio por garantía del vehículo. El comprador, por su parte, puede solicitar la entrega de la ficha técnica del vehículo para corroborar lo que se le dice.

El hecho de darle mantenimiento al vehículo en un taller diferente no invalida la garantía, salvo que esta intervención ocasione un daño. También se pueden utilizar repuestos que no sean originales de la marca sin invalidar la garantía; nuevamente, salvo que afecten el correcto funcionamiento del vehículo o le causen un daño.

Las revisiones programadas por el fabricante sirven para hacerle los ajustes al vehículo, corregir fallas y evitar males mayores. En caso de que se presente una falla, se toma como un indicio en contra del propietario el no haberlo llevado a las revisiones recomendados por el fabricante.

Con información de Rodrigo Bueno, experto en derechos del consumidor de vehículos (rodrigo@buenolopez.com).

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.