Ya rueda en Colombia la nueva generación de la Kia Carens con siete puestos

Con el rediseño cambió de estatus y tiene opciones de equipo únicas, como el navegador con los mapas de Colombia perfectamente actualizado y funcional. La versión inicial cuesta 56 millones de pesos.

Redacción Motor

12:16 a.m. 06 de agosto del 2013

Ver galería de fotos de la nueva generación de la camioneta para 7 pasajeros de Kia

La Kia Carens se reestrena y se reubica. La camioneta lleva mucho tiempo en el mercado pero no tenía una situación definida en el mismo, pues es un vehículo mucho más funcional y operativo para el entorno familiar, gracias, especialmente, a sus siete puestos.

La Carens 2014, que es nueva totalmente, viene con otros arrestos, pues Kia la va colocar entre las SUV de mediano tamaño como la Tracker, la Duster y la misma Tucson (la contienda contra Hyundai es implacable), con el diferencial de los siete puestos a su favor. Pero quiere que se le vea como una SUV auténtica, más masculina y deportiva, menos vehículo de transporte y familiar.

Diseño tiene. El cambio de toda su carrocería con la incorporación del frontal Kia la transforma completamente, y en materia de estilo Kia es una referencia mundial por sus constantes aciertos en la modernidad y globalización de las líneas de sus vehículos.

La camioneta impacta por el contraste con el modelo anterior y por su coherencia en todas las partes. Se ve más robusta, más capaz y definitivamente menos utilitaria, sin dejar de serlo. Viene un poco más alta sobre el piso gracias a un trabajo de ingeniería desarrollado para el modelo colombiano, y esto, además de ventajas para pasar baches fuertes y policías acostados, le da mejor presencia, acentuada por el diseño de los rines que los hace parecer más grandes, cuando en realidad son de 16 pulgadas.

Aerodinámicamente, la Carens está mejor tratada y esto se aprecia en la fuerte inclinación del parabrisas, que sigue prácticamente la línea del capó, y la pequeña ventanilla que cierra ese triángulo le da una buena dinámica al perfil lateral en el cual solo hay pliegues muy sutiles que le brindan la alegría necesaria. Atrás remataron con un spoiler que evita que el vidrio trasero se llene de tierra y lo hace ver deportivo, y la parte baja del bómper viene en negro, y logra ese mismo efecto.

Internamente, la amplitud es una característica notable pues las dimensiones exteriores se traducen en una mayor habitabilidad. La camioneta mide cuatro metros y medio de largo, 1,8 de ancho y se alza 1,6 del piso. Son dimensiones generosas y suficientes, pero externamente no se ve tan aparatosa como otras SUV.

La visibilidad es muy buena, sobre todo hacia adelante, pues las ventanitas tres cuartos que van junto al paral ayudan en aproximaciones, por ejemplo a las máquinas de los parqueaderos, y para los retrocesos, la cámara, que tiene imagen a color y predicción de la trayectoria en una pantalla generosa, resulta fundamental para las maniobras de estacionamiento. Los espejos exteriores, abatibles automáticamente, son suficientes, y los limpiaparabrisas que se traslapan en el centro desde pivotes en los extremos del vidrio, no dejan ni un solo punto del cristal con parches de agua o mugre.

Los mandos están todos centralizados en dos grupos en el tablero, con pantalla táctil. Es notable la presencia de una función que permite escoger desde un mando en el timón –vecino al de control de crucero, que también tiene– tres diferentes reglajes de la sensibilidad de la dirección según los terrenos o modo de conducción y velocidad que se adopten para cada condición.

En términos de espacio, da para todo. Para siete personas, para fracciones del cupo y hasta para una sola, pues todas las sillas se pueden abatir, incluyendo la del pasajero delantero, en situaciones extremas de carga. La segunda fila de asientos es deslizable y reclinable y está asistida por una salida del aire acondicionado. Además, tiene un apoyabrazos central con portavasos y apoyacabezas que bajan lo suficiente para protección de los niños. Para completar los servicios, los ocupantes de esa fila tienen dos bandejas en el espaldar de los asientos delanteros, como las de los aviones, y en el piso hay diversos compartimentos camuflados para llevar objetos pequeños.

La manejamos en ciudad y algo en carretera de montaña, para comprobar su funcionamiento, con la caja mecánica. Tiene muy buen ajuste y está muy bien insonorizada. Se come muy bien los baches a alta velocidad y todas sus reacciones son correctas. No es un aparato de alto rendimiento sino de andar tranquilo en la ciudad y carretera, y en ese sentido no tiene la dinámica total de una SUV. Frena perfectamente gracias a los 4 discos, aunque se reprocha la falta de ABS en la versión de entrada pues el volumen del aparato lo amerita. Al igual que solo tenga un airbag en el modelo de arranque, cuando se trata de un aparato con una función familiar inocultable. La guerra de los precios lleva a sacrificios de equipo poco justificables.

FRASES:
LA VERSIÓN INICIAL DE LA CARENS CUESTA 56 MILLONES, SIN ABS Y CON UN AIRBAG Y CAJA MECÁNICA. CON TODOS LOS JUGUETES Y AUTOMÁTICA VALE 61 MILLONES.

LA CARENS TIENE UN AMPARO DE GARANTÍA SUPERIOR A TODAS LAS CAMIONETAS AFINES PUES CUBRE 5 AÑOS O 100.000 KILÓMETROS.

Una gran novedad en esta camioneta es el sistema de navegación con muy buenos mapas de toda Colombia y con actualización gratuita permanente. Es la única SUV de esas gamas que ofrece este útil accesorio.

RECUADROS:

POTENCIA JUSTA
El motor de la Carens es un 2 litros, de cuatro cilindros en línea, con tiempos de distribución variables e inyección convencional y cadena de repartición. Desarrolla 150 caballos y se puede obtener con dos tipos de cajas, manual y automática, ambas de seis cambios hacia adelante. Tiene cinco caballos más que el modelo anterior y una fracción más de torque. Tiene buen desempeño en ciudad pero en carretera, con todo el cupo de los siete pasajeros, requiere un manejo muy exigente para mantener un buen ritmo de ascenso.

LA CARA KIA
Si no sabe el tamaño ni se conoce el resto de la cabina, este frontal se le puede colocar a cualquier Kia pues tiene todo el ADN del diseño actual. La entrada de aire, en negro y con forma de malla, comunica toda la dinámica que se le quiere dar a la Carens. La parte baja del bómper sigue el mismo estilo y su forma alargada de extremo a extremo hace ver más ancha la camioneta.

Ver fotos de la nueva Kia Carens 2014

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.