S60: el primer volvo ‘made in USA’

California (Estados Unidos) fue el sitio escogido por Volvo para mostrarle a la prensa regional la segunda generación de este sedán.

Revista  Motor

10:29 a.m. 23 de enero del 2019
Volvo S60

Volvo S60

Es el único armado en la nueva planta ubicada en Carolina del Norte para diversos mercados mundiales, incluido el de su país de origen. Aunque fue exhibido en el pasado Salón de Bogotá, su arribo está planeado para mediados del año.

La noticia del nacimiento de la tercera generación del S60 no es de poca monta. Se trata no solo de un modelo trazado desde cero que reúne todos los conocimientos técnicos y tecnológicos adquiridos por Volvo a lo largo de sus 83 años de existencia, sino del primero de la marca sueca producido en la recién inaugurada planta de Charleston (Carolina del Sur), la cual se dedicará, exclusivamente, a su fabricación, al menos hasta el 2021, cuando se tiene planeado armar la SUV XC-90, con la cual compartirá línea de producción y, por supuesto, nacionalidad.

La decisión de Volvo de fabricar por primera vez vehículos en el país del norte no obedece necesariamente a las amenazas comerciales proferidas por la nueva administración estadounidense hacia las marcas extranjeras (la ‘pelea’ es, esencialmente, con México y China, países a los cuales las fábricas norteamericanas les confiaron parte de su maquila), sino a la nueva estrategia de producción que sus directivos promueven como ‘Build where you sell’ (fabricar en donde están los mercados).

No en vano Volvo cuenta ya con dos fábricas en Europa –una dedicada al diseño y el desarrollo de motores–, tres en China (de hecho, la multinacional Geely es la mayor accionista de Volvo) y otra de ensamblaje en India, cada una dedicada a las regiones del mundo en donde están ubicadas. La de Charleston arma ya el S60 para los mercados de Europa y Estados Unidos y lo irradiará, a partir del próximo trimestre, hacia Centro y Suramérica, como lo hace la de Gotemburgo (Suecia) con los demás modelos.

Volvo S60

.

El nuevo S60 es también el resumen de lo prometido por los directivos de Volvo. En el 2015 anunciaron que dejarían de lado las grandes máquinas de seis cilindros para dedicarse a un solo motor, de cuatro cilindros y 2,0 litros de desplazamiento, diésel o de gasolina, ensamblado con turbocargadores que le proveen diferentes potencias de acuerdo con su diseño y configuración. Así nació la actual SUV XC-90 y así mismo fueron concebidos los novedosos S90 y V90 y los remodelados V60 y XC-60.

En el 2017 fueron más allá y cambiaron de opinión respecto a las máquinas impulsadas con ACPM. De ahí el segundo anuncio: los vehículos fabricados por Volvo a partir del 2019 no volverán a integrar motores de tecnología diésel e incluirán, opcionalmente, ayudas eléctricas para optimizar el consumo y la emisión de gases al medio ambiente.

Tal cual es el nuevo sedán S60, el primero que reúne todos los cambios promovidos desde hace cuatro años por el centro de diseño de la compañía. Se mueve, exclusivamente, con el motor turbo de gasolina y cuatro cilindros de sus hermanos, pero le dijo adiós a la tecnología diésel. En su reemplazo, tiene a disposición de los clientes cuatro opciones con igual número de potencias, dos de ellas acompañadas de plantas eléctricas.

Su mejor carta de presentación es su pinta exterior, muy acorde con el comportamiento marcadamente deportivo de todas las piezas de la oferta. La carrocería pasa de las redondeces a los ángulos rectos, destacados no solo en la forma, sino en las unidades de luz delanteras con las luminarias diurnas en forma de ‘T’ (bautizadas ‘Martillo de Thor’ por los diseñadores y sello del nuevo ADN de la marca) y en las luces traseras en forma de cuña, las cuales fueron copiadas de las de su hermano mayor, el S90.

Volvo S60

.

Las medidas (4.760 milímetros de largo, 1.915 de ancho y 1.430 milímetros de alto, con una distancia entre ejes de 2.873 milímetros) y las soluciones de confort lo ponen a competir con modelos encumbrados como BMW Serie 3, Mercedes-Benz Clase C, Audi A4 o Jaguar XE, gracias también a su cabina amplia y muy cómoda, apta para cinco pasajeros acomodados o cuatro con espacio de sobra, especialmente para los que viajan en la zona posterior.

Así lo percibimos a lo largo del recorrido trazado por Volvo en los alrededores de Santa Mónica (California) durante su lanzamiento en octubre pasado, el cual incluyó ciudad, autopista y montaña, tres escenarios que enfrentamos al mando de los dos modelos a disposición: el T6 AWD de 316 caballos de potencia y equipamiento Inscription, y el T8 híbrido enchufable con tecnología y molduras deportivas Polestar, de nada despreciables 415 caballos de potencia combinada.

El S60 ya empezó a rodar en Estados Unidos y Europa con los equipamientos Momentum (básico), Inscription (lujo) y R-Design (deportivo), los mismos aplicados en la SUV XC-60 lanzada en nuestro país el año pasado con los motores T5 y T6, y los que ofrecería el S60 para la región latinoamericana, con precios similares a los de sus competidores, si seguimos la lógica de mercado aplicada a los demás modelos comercializados por estos lares.

Esas máquinas, de 250 y 316 caballos de potencia, fueron acopladas a la misma transmisión de ocho velocidades que pasa casi desapercibida cuando se conduce en modo automático y lo eleva a las 5.300 (T5) y 5.500 (T6) vueltas por minuto entre cambio y cambio si se conduce en modo manual desde levas ubicadas en el timón.

Volvo S60

.

La ficha técnica promete un despegue de 0 a 100 km/h en 6,3 y 5,3 segundos, respectivamente, medidas que se logran en pruebas de laboratorio, pero que resultan inalcanzables para el usuario ‘terrenal’, más en alturas como las nuestras y sobre carreteras poco aptas para batir récords.

En cuanto a los modelos T8 híbridos enchufables, merecen capítulo aparte, pues fueron pensados para quienes buscan esa sensación ‘de pista’ en virtud de la ubicación de sus plantas eléctricas en los ejes delantero y trasero y la de las baterías de ion-litio, atornilladas en el túnel central, que distribuyen eficientemente el peso de los vehículos y permiten disfrutar al máximo sus 400 y 415 caballos de potencia, con torques de 350 y 400 Nm.

Ese estilo deportivo se revela también con los diseños de la unidad Polestar de Volvo, en donde les dan un toque más deportivo a los enchufables más agresivos de la marca, con detalles diferenciadores en elementos clave como los rines, las suspensiones, los cinturones de seguridad (amarillos) y los asientos de cubo con tapizados especiales. Los T8 llegarían al país por pedido.

*Estuvimos en el lanzamiento del Volvo S60, en Santa Mónica (Estados Unidos) por invitación de SK Bergé Colombia.

Volvo S60 2019

.

Claves del nuevo S60

El modelo T6 distribuido en Europa y Estados Unidos incluye rines de 19 pulgadas, el T5 de 18 y las versiones T8 híbridas ruedan con aros de 20 pulgadas.

Los pliegues de la carrocería le otorgan una estética marcadamente deportiva y logran un muy buen coeficiente aerodinámico de 0,27 Cd.

La caída del panorámico trasero, las luminarias en forma de cuña, el escape doble y los hombros acentuados les otorgan a todas las versiones un aire deportivo único.

El estilo de la parrilla y el logotipo de la marca responden al nuevo patrón de diseño de Volvo y están rodeadas por las unidades de luz led delanteras.

Buen estilo interior

Los S60 incluyen asientos forrados en cuero nappa o tela y un centro de infoentretenimiento compatible con Apple CarPlay, Android Autop y 4G. Los controles son muy intuitivos y se realizan a través de una pantalla vertical estilo ‘tablet’ que refleja diferentes funciones, como navegador, música, ajustes del vehículo y aplicaciones de entretenimiento programadas por Volvo. La climatización automática es de tres zonas y las molduras interiores son personalizables.

Volvo S60 2019

.

DATOS

Volvo invirtió 1.100 millones de dólares en la construcción de la nueva planta de Charleston, en donde empleará a 4.000 trabajadores. Tiene una capacidad de fabricación de 150.000 vehículos anuales, incluidos los S60 híbridos enchufables. Charleston es también el sitio donde Boeing fabrica el Dreamliner 787.

640 Nm de torque combinado logra el S60 T8 AWD, y 670 el T8 Polestar. Unas balas. Alcanzan una autonomía eléctrica de entre 30 y 45 kilómetros para circular en ciudad.

130 kilómetros por hora es la velocidad máxima que permite el sistema de conducción autónoma opcional, que maniobra dirección, aceleración y frenos sin la intervención del conductor.

El nuevo S60 comparte la plataforma escalable spa y las soluciones de seguridad y conectividad con su hermano familiar, el V60, lanzado a principios del año pasado en Europa. Esta arquitectura es la misma de los modelos de la serie 90 (S90 y XC-90) y de la SUV XC-60.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.