Salió bono para incentivar uso de gas, aunque no cobija a carros particulares tipo sedán y coupé

Gas Natural S.A, ESP, Ecopetrol y los talleres patrocinan un millón de pesos a quienes quieran realizar la conversión. Se exige un mínimo de consumo.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Tras meses de estudiarlo, finalmente se aprobó un subsidio para los usuarios que deseen convertir sus vehículos a usar gas natural para propulsarse. Con la iniciativa se espera mover un mercado que por ahora tiene poco menos de 300 mil carros rodando por el país con este combustible.

Este incentivo llega en un momento en el cual el sector de las conversiones atraviesa una crisis, pues 50 por ciento de los talleres que existían en diciembre del año pasado ya salieron del mercado debido a la falta de clientes.

Dicha ausencia de volumen de trabajo, a su vez, ha generado una guerra de precios entre los talleres que muchas veces va en detrimento de la calidad, como lo expresa Jorge Devoignes, gerente comercial de Servicontrols Ltda.: "Para poder cobrar más barato, algunos talleres optan por reemplazar componentes costosos por unos más baratos e ineficientes", comenta.

El bono les aliviará el precio de la conversión a los usuarios, que es de unos 3,5 millones de pesos sin el bono para un automóvil inyectado (por ejemplo, uno con motor 2 litros) y un cilindro mediano de 65 litros, equivalentes a cinco galones de gasolina.

La ayuda para los usuarios es de 1 millón de pesos para las conversiones convencionales (carburados, de lazo abierto y de lazo cerrado) y de 1,7 millones para la alimentación secuencial, es decir, la conversión que se conoce comúnmente como "de quinta generación", la cual es a su vez la más sofisticada y costosa, pero la que más beneficios trae al vehículo.

Del millón de pesos para las conversiones normales, 400 mil pesos los patrocina Ecopetrol, 400 mil le corresponden a Gas Natural S.A., ESP y los restantes 200 mil los pone el taller donde se realice la conversión.

La contraprestación del bono es que quienes se beneficien de él deberán tanquear un mínimo de metros cúbicos al mes en las estaciones de servicio de Gas Natural S.A., ESP (ver 'Detalles de la campaña bono 2008').

Devoignes agrega que está de acuerdo en que no hay un incentivo del Gobierno para masificar el uso del gas natural vehicular y que ni siquiera se mencionan en campañas los beneficios que trae el gas como combustible para vehículos, como que 'se ahorra un 55 por ciento respecto a la gasolina y es infinitamente más limpio como combustible'.

Dice además que no es verdad que un motor movido por gas se deteriore con mayor rapidez que uno que use solo gasolina: 'Después de cinco años, uno destapa un motor a gas y está perfectamente limpio'.

Sí hay gas, más no incentivos
El tema de los incentivos por parte del Gobierno es otra historia, como lo expresa Tulio Zuloaga, presidente de Asopartes: "El Ministro de Minas y Energía está enviando mensajes preocupantes sobre el tema del gas natural vehicular", en referencia a que no existe en el país un estímulo verdadero para quienes deseen convertir su carro a gas natural vehicular.

Otros jugadores del mercado comparten esa opinión: "Eso tiene frenado el mercado de las conversiones", comenta William Rudd, copropietario de un taller que convierte carros a gas.

Como parte de los mensajes de desestímulo que según los interesados envía el Gobierno está el de las reservas del combustible en territorio nacional. Según Tulio Zuloaga, en una reunión de hace una semana para hablar del tema, "el Ministro dijo que no había suficientes reservas de gas para suplir una gran demanda de este combustible".

Ante eso, Zuloaga opina que no es cierto que no existan dichas reservas, pues los yacimientos de gas natural vehicular existentes dan para suministrar el combustible a los vehículos hasta el año 2018, y está seguro de que hay muchos sitios más sin explotar que podrían alargar ese periodo.

"Es más, aún si Colombia se quedara sin gas, nuestro vecino 'Venezuela' tiene reservas para los próximos 150 años", explica Zuloaga.

Jorge Devoignes, por su parte, comenta que no hay tal que se vayan a acabar las reservas de gas y enfatiza que hace poco salió una información errónea en algunos medios de comunicación, que decía que solo había abastecimiento para cuatro años más.

"Lo que sucede es que en cuatro años se va a copar la capacidad de los tubos que transportan el gas, más no las reservas como tal". Además, asegura que Gas Natural Vehicular ya casi termina de construir un gasoducto que dará por finalizada esa preocupación.

Algunos opinan que no solo un bono sería un incentivo para hacer menos costosa la conversión, sino que iniciativas como la del alcalde de Medellín, de eximir de pico y placa a los carros que funcionan con gas, harían que el mercado se reactivara.

Jorge Devoignes, de Servicontrols Ltda., opina que en Perú, por ejemplo, incentivan a los motoristas a cambiar su carro viejo por uno nuevo convertido a gas y que le ayudan con plata para que lo adquiera con mayor facilidad.

DETALLES DE LA CAMPAÑA BONO 2008
Valor del bono: 1 millón para conversiones tradicionales y 1,7 millones para los de quinta generación.
Beneficia a taxis, camionetas, camperos, camiones, utilitarios, vans, microbuses y buses.
No cobija a coupés y sedanes particulares.
Se benefician carros con placas de Bogotá, Soacha, Cota, Zipaquirá, etc., y en general a las de municipios en la zona de influencia de la capital del país.
Habrá un consumo mínimo por mes, en metros cuadrados. El consumidor firma un pagaré que lo obliga a cumplir con los consumos mínimos pactados:
Taxis: 200.
Camionetas y camperos: 120.
Utilitarios: 160.
Camiones: 200.
Camionetas y camperos particulares u oficiales: 80.
Utilitarios particulares u oficiales: 80.
Camiones particulares u oficiales: 120.

Nota: Gas Natural financia la conversión de las flotillas de vehículos para servicio público o particular (mínimo tres).

QUINTA GENERACIÓN, LA MÁS COMPLETA
Las instalaciones de gas más sofisticadas son las de quinta generación o de alimentación secuencial.

La diferencia más importante de este tipo de instalación con la tradicional es que el gas no entra al motor a través de un mezclador, sino que instala unos inyectores que llevan el combustible directamente al múltiple, muy cerca de las válvulas de admisión (uno por cada cilindro).

Ventajas
Gracias al computador de última generación que maneja las mezclas de gas y oxígeno, es mucho más eficiente en el consumo y combina el cambio entre gasolina y gas y viceversa, de manera automática. El sistema funciona con mayor presión (2,2 bares).

Así, cuando el carro se enciende con gasolina todas las mañanas, el computador decide cuándo es el momento exacto para hacer el paso a gas, según la presión y la temperatura idóneas.

El computador detecta si el carro va 'muy colgado' (por ejemplo en una cuesta) y lo pasa a gasolina sin intervención del conductor.

El sistema es más estable, pues no se descalibra ni se descompensa, ya que el computador controla eso.

Al no haber restricciones en el ducto de entrada, se mantienen las mismas condiciones de funcionamiento en gas y en gasolina.

No es invasivo en cuanto a la electrónica, ya que solo se usan las señales de los inyectores de gasolina y el sensor de oxígeno.

No admite manipulaciones por personas no autorizadas o manos inexpertas.

Optimiza la mezcla y por ende se protegen las piezas internas del motor.

Desventajas
La conversión es un poco más costosa que la tradicional.
Se puede hacer únicamente en vehículos del año 2002 hacia adelante, o en carros anteriores pero que tengan una electrónica avanzada.


CONVERSIÓN DE DIESEL AÚN ES COSTOSA
Convertir un camión Diesel a gas es técnicamente posible pero impráctico desde el punto de vista de un rápido retorno de la inversión.

La razón es que en estos carros no se aplica un sistema dual (o con Acpm o con gas), sino que funcionan los dos combustibles todo el tiempo, en una proporción del 75 por ciento de Acpm y 25 por ciento de gas. Eso hace que el usuario se demore más en recuperar la inversión de convertir el carro, que cuesta entre 11 y 15 millones de pesos.

El proceso de conversión se hace dispendioso por varias razones, una de ellas es que hay que instalar bujías, pues los motores Diesel no las incorporan.


PRECIO DE UNA CONVERSIÓN
El precio de la instalación depende del tipo de inyección de combustible al motor, de la capacidad de la cilindrada, del número de cilindros de GNV a instalar.

Existen instalaciones para vehículos con cilindro de 65 litros, es decir, 16 m3 de gas o 5,5 galones equivalentes aproximadamente:

Menor a 5.000 c.c. carburado: 3'029.500 pesos.
Menor a 5.000 c.c. lazo abierto: 3'139.500 pesos.
Menor a 5.000 c.c. lazo cerrado: 3'429.500 pesos.

Para los anteriores tres casos aplica el descuento del bono de calidad para tecnología convencional, que es de 1 millón de pesos.

Vehículo de 4 cilindros con quinta generación: 4'924.500 pesos.
Vehículo de 6 cilindros con quinta generación: 5'514.500 pesos.
Vehículo de 8 cilindros con quinta generación: 6'034.500 pesos.

Para los vehículos con tecnología de quinta generación aplica el bono de última tecnología, que es de 1'700.000 pesos.

Nota: Gas Natural S.A., ESP asegura que "no hay costo, pues el ahorro que da usar gas natural paga el consumo de gas, la cuota de financiación y aún le queda un ahorro a favor del cliente".
Fuente: Gas Natural S.A., ESP


EL SISTEMA CONVENCIONAL
La conversión convencional o de presión negativa tiene dos categorías: lazo abierto o lazo cerrado. La primera se usa en vehículos carburados y de inyección monopunto y multipunto que no tienen sensor de oxígeno. Su calibración es totalmente manual.

Las de lazo cerrado son para vehículos inyectados con sensor de oxígeno y dependen de las configuraciones electrónicas del vehículo. La calibración de la mezcla la realiza un control electrónico. Estas dos tecnologías entregan el gas al motor por medio de un mezclador instalado en la entrada del múltiple de admisión.

Los talleres deben hacer una valoración del vehículo e informar cuál es la mejor alternativa de instalación.
Fuente: Gas Natural S.A., ESP

CIFRA:
450 millones de dólares al año han ahorrado los cerca de 300 mil usuarios de gas natural vehicular en el país, según Gazel.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.