En el Salón de Nueva York, Porsche sorprendió con esta versión Spyder del Boxster

Musculada con el motor de 385 caballos del Cayman GT4. Si alguien tiene autoridad y propiedad para usar el nombre de Spyder es Porsche, que lo puso en la escena y la fama hace más de medio siglo.

Redacción Motor

10:35 p.m. 20 de abril del 2015

El Spyder de verdad

Desde cuando Porsche puso el nombre de Spyder en sus viejos modelos de la generación, este convertible aplastado, de parabrisas minúsculo y la lona de la capota recortada a las más exiguas dimensiones, que lo hacía parecer como una araña, este nombre se banalizó porque muchos fabricantes lo utilizaron para colgarse de la fama de este modelo que ahora se reencarna.

Ahora, de nuevo el Spyder de verdad, con esas mismas condiciones trazadas con los computadores de este siglo sobre el Boxster, vuelve a las vitrinas, no solamente con la estampa retro y clásica, sino además con un motor de ensueño, pues asume la misma mecánica del 911 GT3 RS y el Cayman GT4, cuyos seis cilindros respiran 365 caballos y lo pasan a una gama superior de la velocidad.

Las dos ‘jibas’ en las espaldas de los ocupantes transportan la analogía aún más al pasado de Porsche, pues emulan las vistas en el RSK de finales de los años 50, que marcaron una diferencia estética importante sin que se conocieran beneficios aerodinámicos especiales.

El Spyder fue presentado en el pasado Salón de Nueva York, donde fue la figura central, y busca atraer de primera mano a su fiel lista de compradores de Estados Unidos, que en 2014 sumó 47.000 facturas y es su mayor mercado.

Sin embargo, para Colombia habrá disponibles algunas unidades en el curso del año, aunque su precio aún no se conoce. De todas maneras, ya tiene un valor importante, pues es un Porsche que se aparta del presente y pone un pie en la historia.

Asistimos al Salón de Nueva York por una invitación de Porsche Latinoamérica y Auto Elite, importador para Colombia.


La capota, para emergencias

El Spyder tiene una capota de lona que se coloca casi manualmente, aunque algunos de los movimientos de los elementos de la carrocería que permiten su despliegue sean eléctricos.

Para mantener las dos protuberancias de la carrocería trasera y de todas maneras ser hermética y eficaz, tiene dos cortinas o extensiones laterales muy curiosas y que lo hacen aún más retro.

Vistas la armonía y la exclusividad del diseño, francamente la lona debe usarse solo en emergencias o en climas muy adversos.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.