Seguridad vial del país, en deuda con motociclistas, peatones y ciclistas

Carreteras obtuvieron solo dos estrellas en seguridad. Gobierno dice que nuevas concesiones mejorarán la situación.

Redacción Motor

05:19 a.m. 01 de noviembre del 2013

En la edición del pasado martes, EL TIEMPO publicó un extenso informe acerca de los resultados del Programa Irap Colombia, que tras un recorrido de cerca de 11 mil kilómetros por carreteras nacionales dio su veredicto sobre sus condiciones de seguridad vial: se ‘rajaron’, al obtener 12,9 puntos.

Esto equivale a una calificación de dos estrellas en la escala de uno a cinco, que es el estándar que usa Irap para evaluar las carreteras, muy similar a lo que hacen organizaciones como EuroNcap para medir y calificar la seguridad de los automóviles en Europa.

Esos 12,9 puntos de calificación corresponden a la seguridad vial con relación a los vehículos. Entre los problemas más comunes y letales detectados para estos figuran obstáculos laterales a menos de 10 metros (árboles, postes, barreras sin protección, muros, cunetas profundas, terraplén, rocas y estructuras no abatibles, entre otros); bermas insuficientes, inexistencia de bandas alertadoras, ancho insuficiente en los separadores centrales y paso de carreteras por zonas urbanas.

Pero si a los carros les fue mal, a los motociclistas, peatones y ciclistas no les fue mejor (ver recuadros). Incluso, algunas mediciones alcanzaron más de tres mil puntos. Para los motociclistas, la calificación de las carreteras fue de 16,2 puntos. Hay que aclarar que entre más puntos tenga una vía, más mala es su calificación (Ver: ‘Así se califican las carreteras’).

¿Por qué dos estrellas?

Irap Colombia evaluó 10.988 kilómetros en 22 departamentos, equivalentes al 65 por ciento de la red vial nacional.

La explicación de los expertos sobre por qué esta baja calificación radica en que las carreteras colombianas fueron construidas hace muchos años en épocas en las que la seguridad vial no era una prioridad para la ingeniería.

Julio Urzúa, director regional para América Latina y el Caribe de Irap, sostuvo que las mediciones que han hecho en otros países como México, Brasil y algunos de Centroamérica son muy similares a las colombianas. “Lo importante es que con toda esta información, los gobiernos asuman la responsabilidad de cambiar esa calificación”.

Hilda María Gómez, ingeniera consultora de la Corporación Andina de Fomento, (CAF) dijo que “antes a los ingenieros no se les enseñaba en las facultades a diseñar vías teniendo en cuenta la seguridad vial. Sólo tenían en cuenta los vehículos y las especificaciones técnicas. No se hacían pensando en peatones, ciclistas o motociclistas”.

Lo cierto es que las vías actuales, o son muy antiguas, o hacen parte de la primera generación de concesiones viales. De acuerdo con el director de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Alfredo Andrade, esto va a cambiar en las carreteras de cuarta generación que se construirán en los próximos años.

“Los tiempos en los cuales se diseñaron esas carreteras fueron otros, pero hoy tenemos recursos, y la preocupación y el sentido de responsabilidad para que las vías tengan unos mejores estándares de seguridad”, dijo.

Así les fue a los peatones

Para peatones, las carreteras colombianas también son de apenas dos estrellas. El puntaje máximo fue de 3.509 puntos, 16 por ciento de los kilómetros analizados cruzan por zonas urbanas, equivalentes a 1.758 kilómetros. La velocidad promedio de los vehículos en estas zonas fue de 70 kph. Y en algunas zonas se midieron velocidades de hasta 112 kph. De los 109.882 tramos analizados, se encontraron cruces a desnivel en 474 de ellos (0,4 por ciento). No hay cruces peatonales en el 98 por ciento de los tramos analizados. Hay cruces semaforizados en 114 tramos (0,1 por ciento), muy mal si se tiene en cuenta que más de 1.700 kilómetros de carreteras atraviesan zonas urbanas.

Hay senderos sin barreras en 701 kilómetros y senderos informales en 350. En el 90 por ciento de los kilómetros analizados no hay ningún tipo de espacio para peatones.

Así se calificaron las carreteras

Una carretera de cinco estrellas, de acuerdo con la evaluación de Irap, se sitúa entre 0 y 2,5 puntos. A las que se le asigna una estrella (la peor calificación) son las de más de 22,5 puntos. A mayor puntaje, peor es su condición. El informe de Irap muestra que en Colombia hay carreteras que ‘sacaron’ 550 puntos. Y de los 11 kilómetros evaluados, solamente 88, que no son continuos, obtienen cinco estrellas. El más largo de esos tramos tiene dos kilómetros de longitud. Para evaluar las vías se usó un vehículo que recorrió 10.988 kilómetros (65 por ciento de la red vial nacional). Está dotado con alta tecnología y un ‘software’ que procesa información de cuatro cámaras (fotografía y video) que le permiten tomas de 360 grados para tramos de 100 metros. Gracias a la recolección de esa información, se analizaron más de 6 millones de datos. Se codificó información correspondiente a 51 variables de cada tramo. El vehículo toma cuatro fotografías y capta imagen de video cada 10 metros. En total, se analizaron 109.882 tramos. El análisis de la información estuvo a cargo de las universidades del Cauca, del Norte y de los Andes.

Así les fue a las motos

Aunque normalmente no se realizan conteos de Tránsitos Promedio Diario (TPD), el proyecto Irap midió el tránsito de motocicletas y encontró que en el 10 por ciento de los kilómetros inspeccionados las motos representan entre el 41 y el 60 por ciento de los vehículos que transitan; en el 59 por ciento de los kilómetros inspeccionados, las motos representan entre el 21 y el 40 por ciento y en el 25 por ciento de los kilómetros inspeccionados las motos son entre el 6 y el 10 por ciento.

En cuanto a seguridad vial para las motos, el puntaje para nuestras carreteras empeora y se eleva a 16,2 puntos contra 12,9 del promedio nacional.

Lo más sorprendente, pese a la incidencia de estos aparatos en el parque automotor colombiano, es que el 99,5 por ciento de los kilómetros analizados “no cuentan con ninguna infraestructura especial para motocicletas”. En 42 kilómetros hay algún tipo de infraestructura para motos y carril exclusivo en la misma calzada, sin barreras, en tan solo 36 kilómetros.

Así les fue a los ciclistas

Para estos usuarios de las vías, las carreteras también son de apenas dos estrellas. El puntaje máximo fue de 4.166 unidades totales.

El 98 por ciento de los kilómetros observados no tiene ningún tipo de infraestructura para ciclistas; 21 kilómetros tienen carril exclusivo para bicicletas; 95 kilómetros tienen ciclovías segregadas y 108 kilómetros tienen vía compartida señalizada.

Principales recomendaciones y contramedidas

Tras analizar los resultados de Irap, esta organización y el Fondo de Prevención Vial recomiendan construir aceras para peatones en 1.991 kilómetros; instalar sistemas de contención para evitar caídas a abismos y choques con objetos laterales en 1.031 kilómetros y eliminar obstáculos laterales en 5.457 kilómetros. Esta es la contramedida más frecuente y más económica.

También, instalar bandas alertadoras en 2.186 kilómetros e infraestructura para reducción de velocidad en 714 kilómetros; construir senderos para peatones en 2.044 kilómetros; carril para motos en 837 kilómetros; mejorar la calidad de la curva en 629 kilómetros; mejorar la demarcación en 575 kilómetros y remover obstáculos para mejorar la visibilidad en 165 kilómetros.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.