Shelby GT350, el Mustang de ensueño

Este bólido estará disponible en el mercado colombiano junto al modelo GT Premium convertible.

Revista Motor

04:33 p.m. 17 de abril del 2018
Shelby GT350

Shelby GT350

Este modelo debe su nombre a los potros salvajes o mustangos de origen andaluz que pueblan las praderas de Estados Unidos, y a Carroll Shelby, el constructor y preparador de vehículos de alto rendimiento más prestigioso de ese país, fallecido en el 2012.

El Mustang llegó al mercado norteamericano como respuesta al Chevrolet Corvette que rodaba con éxito desde 1953 en Estados Unidos. Competía entonces con el Ford Thunderbird, un modelo que, finalmente, no estuvo a la altura de su rival y obligó a la compañía a pensar en un sustituto más imponente y, sobre todo, asequible al bolsillo de los norteamericanos.

Shelby GT350

.

Fue así como, en 1964 (después de míseros 18 meses de trabajo), vieron la luz los primeros Mustang de techo duro y convertible (armados sobre la plataforma del sedán Falcon) y, tan solo un año después, la versión fastback o GT diseñada por el constructor de prototipos Carroll Shelby, el papá de los famosos y muy costosos motores y bólidos Cobra.

El Ford Mustang fue un éxito inmediato en ventas, lo que motivó la aparición de piezas similares, como el Chevrolet Camaro, los Dodge Charger y Challenger o los desaparecidos AMC Javelin, Pontiac Trans-Am y Plymouth Barracuda, todos identificados con el segmento de los ‘muscle cars’ (autos musculosos), un término acuñado espontáneamente desde las décadas de los años 60 y 70 para describir estos carros de diseño extravagante y motores potentes.

Sin embargo, y a pesar de su éxito, Ford y su asociado Shelby tenían en mente un Mustang mucho más musculoso, el cual nació en enero de 1965 como Shelby GT350, pintado de blanco con rayas azules –los colores oficiales de competencia de los Estados Unidos– y equipado con una máquina que proveía 36 caballos más que la del Mustang convencional de 270 unidades.

Shelby GT350

.

Hoy, 53 años después de su primera aparición, llega a nuestro país el Mustang Shelby GT350, pero de última generación, con una línea que emula los trazos de su tatarabuelo y un motor V8 de 5,2 litros Ti-VCT de cigüeñal plano, asociado a una transmisión manual de seis velocidades y sistema de impulsión trasera. Esta máquina promete 526 caballos de potencia y 582 Nm de torque.

Su generosa carrocería de 4,7 metros de largoi y 2,7 metros de ancho se ubica cinco centímetros más baja que la del GT ‘terrenal’ y reposa sobre rines de 19 pulgadas calzados con llantas Michelin Pilot Super Sport 295/35 (adelante) y 305/35 (atrás).

Frena con discos Brembo ventilados, de 395 milímetros los anteriores con mordazas de seis pistones, y de 376 los posteriores (de cuatro pistones sus mordazas), y ostenta cuatro amortiguadores de gas presurizado (de doble rótula adelante y en espiral atrás) que forman parte de suspensiones independientes con barra estabilizadora en ambos extremos.

Shelby GT350

.

A este respecto hay que decir que el nuevo GT350 es el primer Shelby de la historia con tecnología MagneRide en la suspensión trasera, equipada con amortiguadores de fluido viscoso electromagnético y sensores que registran, entre otros, la velocidad, el ángulo de dirección, la presión de frenado, la aceleración lateral o el torque, para ajustarlos en milésimas de segundos y permitir una actuación más precisa cuando rueda a altas velocidades.

Junto al Mustang Shelby GT350 llega el nuevo GT Premium convertible, movido por un motor V8 de 5,0 litros que logra 460 unidades de potencia y 569 Nm de torque, unido a una transmisión automática de 10 marchas con levas de cambios en el timón.

El precursor

El Mustang Shelby GT350 de 1965 se movía con un motor V8 de 4,7 litros y 306 caballos de potencia. Su eficiencia era tal, que resultó ganador, un mes después de su lanzamiento, en el circuito de Green Valley (Texas). Fue el antecesor del GT500, uno de los más apetecidos por los coleccionistas, el cual vio la luz en 1967 basado en el modelo del 65, pero equipado con una máquina ‘big block’ V8 de 7,0 litros y 355 caballos de potencia.

Shelby GT350

.

El otro juguete

El Mustang GT Premium convertible ofrece seis modos de conducción que ajustan la dureza de la dirección y la respuesta del motor, suspensión y transmisión. Incluye un sistema de registro del rendimiento del vehículo, bautizado Track Apps, que devela el rendimiento de la aceleración, el frenado o las fuerzas G, y otro de precalentamiento de llantas, llamado Line Lock, para bloquear electrónicamente las ruedas delanteras con el fin de ‘rastrillar’ las traseras, previo a los piques.

Shelby GT350

.

Shelby GT350

.

DATOS

240 millones de pesos cuesta el Mustang Shelby GT350, que estará disponible con asientos deportivos, pedales de aluminio, climatización bizona, nueve airbags y sistema de infoentretenimiento con pantalla de ocho pulgadas y nueve altavoces.

El Mustang GT Premium convertible asoma con techo de lona, sistema de iluminación led, seis airbags, control crucero adaptativo y sistema de sonido y entretenimiento de 12 altavoces con subwoofer. Cuesta 150 millones de pesos.

Ficha técnica
Motor: V8 de 5.163 cm3
Potencia: 526 caballos a 7.500 rpm
Torque: 582 Nm a 4.750 rpm
Caja: 6 marchas manual
Impulsión: trasera

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.