Siempre conserve la calma durante un choque para que pueda tomar la mejor decisión

Tenga o no la culpa, cuando un conductor se ve involucrado en una colisión incurre en un sinnúmero de papeleos y requerimientos.

Redacción Motor

10:43 p.m. 14 de marzo del 2011

Chocarse no se resume en el daño físico del carro. Dependiendo del tipo de colisión y adicionalmente si hay algunos agravantes como heridos o decesos, los procedimientos son diferentes.

La ley autoriza a los implicados en un choque a conciliar sin participación alguna de las autoridades pertinentes, en el caso de no registrarse algún problema físico humano generado por tal hecho.

Entrando en materia, al momento del accidente se pueden presentar en principio tres escenarios posibles.

Choque sencillo

El primero de ellos es cuando sólo se ven afectadas las latas. A pesar de no pasar a mayores, se recomienda tomar todas las medidas de seguridad para evitar que se generen otros accidentes, ubicando la señalización adecuada y encendiendo las luces de emergencia mientras llega la autoridad competente, la cual puede ser solicitada a través de los códigos telefónicos 127 o 112.

Una vez que se haga presente el delegado de tránsito, los implicados deben entregar los documentos originales, tanto personales de identificación (cédula y licencia) como los del vehículo, (Soat, tarjeta de propiedad y certificado de gases).

Si los daños son leves, el agente seguramente aconsejará a las partes que concilien directamente sus intereses en razón a la poca magnitud de los daños; pero, si a su juicio son mayores, procederá a hacer el croquis, como parte inicial del informe de accidentes de tránsito, el cual es diligenciado ahí mismo.

Tal reporte no tiene costo para los conductores, quienes deben solicitar una copia y verificar cuidadosamente los datos antes de firmarlo.

Finalmente, el agente diligencia la citación para la audiencia de conciliación, la cual puede ser o no suscrita por las partes y es programada para cerca de un mes después al día de los hechos.

Cuando hay heridos

Cualquiera que sea la razón, no abandone el lugar de los hechos. Sólo se permite en el caso que prefiera trasladar de manera inmediata al herido a un centro asistencial.

En el momento en que la autoridad de tránsito se hace presente, -en el sitio o en el centro de salud-, solicita los documentos ya descritos y envía al conductor a Medicina Legal, donde le realizarán un examen clínico o científico de alcoholemia.

Después, el ahora retenido es trasladado a la Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía (URI) para firmar un acta de compromiso. Sólo hasta cuando el fiscal encargado de otorgue la libertad puede marcharse a casa.

En el peor de los casos

Si un choque genera el deceso de una o varias personas se sigue el mismo procedimiento anterior, sólo que al final -cuando interviene el fiscal-  toman una indagatoria al conductor implicado con la presencia obligatoria de un abogado.

Este procedimiento sólo se cumple si el conductor no huyó del lugar de los hechos o condujo bajo la influencia de bebidas alcohólicas. Si se cumple con estas condiciones, se le otorgará la libertad previa la firma del acta de compromiso.

El vehículo implicado es llevado a los patios en los casos uno y dos y sólo es devuelto al propietario una vez se haya efectuado el ¿experticio¿, -procedimiento que tampoco tiene costo- que consiste en una valoración de los órganos de control y seguridad del automotor (llantas, luces, frenos y hasta la descripción de los daños) y se analiza la posible presencia de huellas de sangre, rastros de ropa, punto de impacto,  etc.

Tanto el valor del servicio de grúa como el de uso del patio debe ser asumido por conductor o propietario del vehículo.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.