Skoda también juega en las SUV con la nueva Yeti

Llega a un segmento con competidores de gran recorrido, difícil reto para la primera incursión de la marca en las SUV, atacando a una clientela que no esperaba verla allí. Tiene la mejor motorización.

Redacción Motor

05:58 a.m. 26 de enero del 2011

"Está destinada a competir con las Tucson y Sportage, Qashqai de Nissan, Suzuki Grand Vitara y similares, pero tiene sofisticados avances tecnológicos como el motor super-turbocargado".

Después de la cascada de presentaciones de nuevos vehículos en el Salón del Automóvil de Bogotá, llega la oportunidad de manejar muchos de esos autos que en ese momento estaban apenas como muestras únicas pero ya han llegado al escenario de las vitrinas. Uno de estos es la Skoda Yeti, totalmente inédita en el mercado nacional y mundial.

La propuesta es bastante interesante y muy diferente porque no se trata de una camioneta diseñada para generar impacto visual ni para ser imponente por el desmesurado tamaño en el cual empacan muchas de las SUV modernas. Al contrario, la Yeti es compacta para una tipología de usuario muy europeo y sus formas son demasiado simples, hechas para ser sencillamente camioneta y es innecesariamente brusca en las líneas de la parte trasera especialmente.

Pero sus debilidades de estampa las neutraliza ampliamente con su oferta mecánica ya que tiene el mejor motor y andar de todas las camionetas de ese tipo. Está montada sobre una plataforma que se deriva de la del Skoda Octavia, con trochas más amplias y recurre a toda la motorización del grupo VW, pero con más sofisticaciones.

Por ejemplo, el motor es un 1.8 superturbo que entrega 159 caballos nominales. Lacombinación del supercargador con el turbocargador funciona perfectamente, en especial para un auto urbano con pretensiones de todoterreno ya que la entrega de torque es efectiva casi desde las 1.000 revoluciones.

El supercargador, que es movido por correas, se encarga de comprimir la mezcla cuando el motor no tiene suficiente velocidad en los gases de escape para mover el turbo y enseguida entra el segundo compresor. La entrega de potencia es entonces muy lineal, sin la usual segunda fase que siempre se aprecia en los motores con turbocargador.

Para efectos de manejo, esto redunda en que la camioneta acelera suave pero consistentemente y estimamos que puede pasar ligeramente los 200 kilómetros por hora al consumir las seis relaciones que tiene la caja hacia delante, de operación manual.

Posteriormente traerán el modelo con caja automática de siete marchas y doble embrague (DSG), que permite una mayor aceleración pues cambia muy rápido y evita perder la carga del turbo.

El consumo, con uso en montaña, ciudad y en medio de los colosales trancones que hubo en los días sin pico y placa fue de 28,6 kilómetros por galón dentro del rango de estos SUV. No es una cifra muy halagadora pero si se tiene en cuenta la potencia y la agilidad que transmite el motor es difícil eximirse de hurgarlo más de la cuenta, lo cual debió suceder. En un manejo más sereno debe subir bastante el rendimiento. Además, en la montaña, con la respuesta que da la máquina, es un placer hacer aceleradas a fondo en segunda o tercera que pulverizan a los compañeros de ruta.

El apoyo sobre el piso es el de un automóvil, a pesar de la mayor altura de la cabina. Va sobre llantas 205/60 con rines de 16 pulgadas bajo los cuales hay discos de frenos de buenas dimensiones en las cuatro esquinas, asistidos obviamente por ABS. La suavidad de las suspensiones es un punto a destacar y el control de inclinación de la carrocería está bien manejado por una generosa estabilizadora delantera. El diseño de las suspensiones es bien convencional adelante pues recurre al tradicional McPherson pero atrás sí tiene una conexión multibrazos independiente. La dirección electroasistida está bien calibrada y su progresión hace que sea muy natural y fácil inscribirla en las curvas.

La Yeti tiene un sistema de transmisión permanente en las cuatro ruedas pero con una gestión inteligente, que transfiere el torque a las ruedas traseras o delanteras según la necesidad de tracción y transferencia de peso para optimizar el consumo y uso de energía. En un futuro se ofrecerá un modelo de solo tracción delantera, más económico.

Hay una gran cadena de ayudas de manejo como variador electrónico de frenado, control de torque del motor, sistema antipatinado de las 4 ruedas, programa electrónico de estabilidad, bloqueo automático de diferenciales, asistencia hidráulica adicional para frenadas y ajuste del efecto de la dirección automático de acuerdo con la velocidad y terreno. Además, dispone de control de velocidad y frenado en descensos lo mismo que un bloqueo de los frenos por unos segundos para facilitar el arranque en pendientes.
Como la gran mayoría de estos sistemas hacen un aporte considerable al manejo y la seguridad, incluimos en este punto la presencia de dos airbags, solamente en la parte delantera.

La cabina está llena de soluciones de habitabilidad como espacios adicionales bajo la zona de carga para llevar objetos y lo más interesante es la versatilidad de la parte trasera cuyas sillas se pueden colocar en muy variadas posiciones o retirar fácilmente para optimizar el volumen o bien para usarlas externamente en picnics y camping.

Ofrece un techo panorámico que va hasta la parte trasera y abre en el frente con lo cual su misión lúdica y paisajista es total y concede una agradable luminosidad interior a través de la cubierta que tiene, la cuals se puede correr sin necesidad de abrir el cristal.

El equipo de accesorios es el que corresponde, con computador a bordo, aire acondicionado de regulación automática y diferencial para cada lado de la cabina. Las luces giran de acuerdo con la dirección para iluminar los vértices de las curvas y las exploradoras vienen de serie, además de que son fundamentales para la identidad frontal de la camioneta en la cual el ADN es muy evidente.

Total, la Yeti es una oferta diferente, fuera de la rutina de los compradores que no tienen presente que hay esta alternativa en una marca en la cual se sintetizan muy bien las condiciones funcionales de todo Skoda con una tecnología mecánica de punta totalmente diferente y novedosa.

Estaciona sola
Un punto muy notable y valioso del equipo original de la Yeti es el asistente de parqueo, no con alertas sonoras sino con el sistema de estacionamiento automático con el cual la camioneta, con los sensores especiales que trae, mide lateralmente los espacios disponibles y, si son aptos, de manera totalmente autónoma hace el retroceso y se ubica en el sitio perfecto en tan solo dos tiempos de movimiento. El conductor solamente hace la frenada y el cambio de marcha hacia atrás y luego hacia delante.

Precio, en el rango de las SUV
La Yeti cuesta 75.2 millones de pesos, precio que encaja perfectamente en el rango de los competidores y no podría ser menos porque en ningún aspecto técnico es inferior y agrega el plus de su confección europea y la sobresaliente motorización que comparte con Audi, Seat y Volkswagen, acomodada electrónicamente a la tipología del vehículo con unos mapas de funcionamiento que no se inclinan tanto por la velocidad final, que es de todas maneras elevada sino por la excelente respuesta en ciudad y terrenos destapados.

FRASES

EL ACOPLAMIENTO EN SERIE DE UN SUPER Y UN TURBOCARGADOR EN EL MOTOR GENERA UNA RESPUESTA LINEAL PERFECTA PARA EL USO DE UNA SUV EN CIUDAD Y CAMINOS DESTAPADOS.

La camioneta tiene transmisión 4x4 permanente pero con una gestión electrohidráulica inteligente que reparte de manera continua la potencia al eje más necesitado de empuje o tracción.

LA VERSATILIDAD DEL INTERIOR ES MUY INTERESANTE PUES LAS SILLAS SE PUEDEN REPLEGAR Y ORDENAR DE VARIAS MANERAS O RETIRARLAS FÁCILMENTE PARA USO EXTERNO O AMPLIAR LA CAPACIDAD DE CARGA.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.