¿Que puede suceder con su vehículo si usted coge un taller de parqueadero?

Un taller puede convertirse en el poseedor de un vehículo que haya sido ¿abandonado¿ en sus instalaciones. .

Redacción Motor

05:00 a.m. 25 de marzo del 2009

Para eso, solo tiene que hacer uso de éste y operar como su dueño frente a terceros

Expuestos a las inclemencias del tiempo, a las miradas intrigantes y, algunas veces, hasta a la mano de los jaladores, algunos vehículos esperan durante años a que su propietario al fin regrese por ellos.

Y aunque en Colombia este no es un caso usual, existen registros en los que se demuestra que un usuario ha dejado abandonado su carro en el taller, en un parqueadero o en los patios, por lapsos que superan el año.

La falta de dinero suele ser la principal causa; sin embargo, existen casos especiales como el del vehículo que permaneció más de 15 meses en el patio de Fontibón, pues, para retirarlo, la ley obligaba a su dueño a llevar al ladrón que se lo hurtó; un caso insólito que registramos hace meses en esta misma sección. 

Al respecto, propietarios y establecimientos tienen deberes y derechos, ya que, de  acuerdo con lo dispuesto por el Código de Procedimiento Civil y la Jurisprudencia de la Corte Suprema, los servicios prestados por los talleres son considerados como contratos de arrendamiento de obra.

Significa que en caso de que exista incumplimiento del propietario del vehículo ¿porque no lo retiró en la fecha pactada¿ la ley lo obliga a asumir la responsabilidad por cualquier daño, deterioro o pérdida que sufra el auto y que se genere como consecuencia de un caso de fuerza mayor o fortuito.

Claro que si la pérdida del vehículo se debe a negligencia del taller, el propietario del vehículo puede solicitar el pago de los daños, aunque el establecimiento también tiene derecho de cobrar por los servicios prestados y los perjuicios que se le hayan causado por el retraso en la reclamación.

A su vez, el estatuto de protección al consumidor determina que el taller debe asumir la custodia del vehículo que le dejan y velar por la integridad de los elementos que lo componen, como son: la carrocería, el radio, los rines, las sillas y el motor, entre otros.

Para ello, el taller debe expedir un recibo donde se establezcan las condiciones generales del servicio que presta (identificación del propietario y del vehículo, objeto, valor y plazo de entrega). 

Es recomendable, entonces, que el taller ¿de manera anticipada¿ establezca cuáles son los perjuicios que un usuario le puede causar como consecuencia de no reclamar el vehículo en la fecha pactada, además de las responsabilidades que deberá asumir el propietario del auto en un caso de estos.

En tales eventos suele estipularse un pago diario o mensual por concepto del depósito del vehículo, y la exención de la responsabilidad por parte del taller después de que al propietario se le venza el término para reclamarlo.

Pérdida de la propiedad

El taller recibe el carro a título de tenencia, es decir, reconoce la existencia de un propietario. En este sentido, no podría pretender adquirir la propiedad del vehículo por el simple paso del tiempo.

Ahora, si no se ha reclamado el vehículo dentro del término acordado para ello, el taller puede convertirse en poseedor del vehículo si hace uso de éste y opera como su dueño frente a terceros.

Si esta posesión se prolonga por espacio de más de 10 años, podría iniciar un proceso judicial de pertenencia para que se le otorgue la propiedad, a través del reconocimiento de la prescripción adquisitiva de dominio extraordinaria.

Ahora, si un vehículo es abandonado en un parqueadero, el responsable del establecimiento debe acudir inmediatamente a la policía para dejar constancia del estado en el cual se encuentra el vehículo y para que las autoridades se encarguen de revisar los antecedentes y de localizar al propietario.

En ningún caso, el parqueadero puede considerarse dueño de un vehículo que ha sido dejado en sus instalaciones. 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.