El Suzuki SX4 se ofrece en versiones de automóvil o 'crossover' sobre la misma mecánica

Suzuki lanzó este vehículo de 'doble faz' con la misma plataforma mecánica del Swift, que ofrece un motor de 1,6 litros y 110 caballos de potencia. Llega importado desde Japón. Desde 47 millones.

Redacción Motor

10:47 p.m. 17 de agosto del 2012

Galería de fotos del nuevo carro de Suzuki SX4

¡Tiempos sin manejar un automóvil de Suzuki! Desde hace ocho años, cuando Colmotores descontinuó los venerados Sprint y Swift, no teníamos automóviles de esta marca que ahora regresa al mercado nacional de la mano del grupo chileno Derco, luego
de que Colmotores paulatinamente fue cortando los lazos con los fabricantes japoneses a raíz de la compra de Daewoo, que ahora surte la línea de autos particulares con los Aveo, Cruze y Optra.

Pero nadie ha olvidado las bondades del Sprint, el Alto, las variantes del Swift o el Esteem. Su calidad, perfecto funcionamiento, una mecánica de relojería y unas funciones impecables en sus perfiles hacen que sean los usados de esa edad más apetecidos del mercado y una configuración muy deseada de vehículo: son familiares, buenos, confiables y modernos.

Después de manejar el Swift abordamos el SX4, que es un curioso aparato porque se trata de un 'crossover' que nosotros definimos como "automóvil con mezzanine", pues es el mismo sedán con algo más de altura sobre el piso y en la cabina misma, en algunos casos. Por ejemplo, en esa familia uno puede poner al Kia Soul, el Renault Stepway, El VW Crossfox o los Adventure de Fiat, unos más caracterizados que otros, con boceles y accesorios externos para darles más aire de 4x4.

El SX4 se queda en el punto clásico, muy tradicional, tanto que viene como sedán o camioneta para cualquiera de los gustos o necesidades, montado sobre una mecánica idéntica. Es el mismo motor del Swift, un 1,6 con 16 válvulas, dos ejes de levas de posiciones variables, con relación de compresión elevada de 10 a 1 y una producción de 110 caballos a 5.600 rpm, mientras que el torque marca 150 Nm en la gama de las 3.800.

Esto indica que hay que caminarlo alegre en revoluciones para sacarle partido a su potencial. De hecho, al manejarlo, sobre todo en tráfico, se percibe la diferencia de respiración positiva de la máquina cuando pasa de las 4.000, aunque sale bien en las recuperaciones por debajo de ese régimen, al menos sin el cupo de pasajeros y con el aire acondicionado apagado. En la tercera marcha tiene un desempeño muy bueno para ciudad pues se puede andar sobre ese cambio prácticamente a cualquier velocidad, y tiene muy buen fondo.

Con una masa de 1.165 kilos, da una relación de 10,6 kilos por caballo, acorde con su tipo, precio y tamaño. Las suspensiones son convencionales con el sistema MacPherson adelante y un puente trasero con barra de torsión. Están bien graduadas en el intermedio, pues no se siente un vehículo blandito ni rebotador
sino más bien firme en todos los terrenos, en los cuales el ajuste de la mecánica y la carrocería generan una sensación de solidez y compacta estructura.

Este carro o camioneta, como se prefiera, rueda sobre grandes llantas 205/60 en rines de 16 pulgadas, y para perfecto con los discos en las 4 ruedas con la asistencia del ABS y el EBD electrónico. El comportamiento en curvas es el de un carro, no se agacha mayormente, dobla por donde uno lo pone gracias a la cantidad de caucho que tiene y la tracción no emite quejas, pues el peso no les permite a las ruedas darse libertades de patinar.

Los acabados son perfectos interiormente. Con ajuste exacto de
todas las piezas y una disposición totalmente funcional de los accesorios, que son el aire acondicionado (supereficiente), los mandos de espejos y vidrios con electricidad, un equipo de sonido con entradas auxiliares y 4 parlantes y otros tantos tweeters, además del bloqueo central.

Nada falta, pero tampoco sobresale en curiosidades. Las medidas son generosas y el espacio de carga más interesante que el de un automóvil, por lo cual es una opción muy válida para vehículo de familia cómodo, amplio, eficiente y racional. Externamente no es impactante, pero ese no es el estilo de Suzuki cuyos argumentos están mucho más en la mecánica que en el empaque.

Originalmente, este vehículo nació paralelamente con el Fiat Sedici, y no es la mata de la modernidad pues ya tiene años en la ruta. Pero está bien definido, tiene suficiente presencia como 'crossover', es sobrio y conserva la cara que Suzuki tiene en sus autos desde hace años y a la cual éramos ajenos.

Es un vehículo que tiene una desventaja en su precio por el origen
japonés y por el arancel completo que paga. Pero quien conoce
la marca -y muchos miles de colombianos son sus referentes-
bien saben que esas diferencias están plenamente justificadas por
la calidad y eficiencia inherentes a todo Suzuki.

FRASE:

La presentación y la confección del auto son tan impecables como conservadoras y funcionales. La precisión de fabricación de Suzuki y el funcionamiento son evidentes en todas las piezas internas,
mecánicas y externas.

RECUADROS:

Suzuki, un viejo amigo
Solo razones comerciales entre GM y Suzuki hicieron que la marca
japonesa saliera del mercado nacional luego de una magnífica
historia que consolidó con modelos tan fuertes como el Sprint,
el Swift, el Alto y el Esteem. Los últimos automóviles Suzuki se
hicieron en 2004, y el Sprint tuvo una larga vida y alcanzó 70.839
unidades.

De Swift hicieron 38.869 carros, de los cuales el más apreciado
y escaso es el 1,6 automático, con solo 917 piezas. Los otros
autos fueron el Esteem (7.104) y el Alto (10.272). Además, Colmotores hizo con el escudo de Chevrolet los Suzuki
Wagon R, Carry Van y los camperos Samurai y Jimny.

Los 'crossover' como el SX4 son autos con mayor alzada sobre el piso y cabina más amplia, ideal para la familia, pero no llegan al estatus de una auténtica SUV ni tienen capacidades adicionales
fuera de carretera.

Los precios y equipos
El SX4 se consigue en dos versiones y varias opciones de equipos. El sedán se ofrece con caja mecánica a 47 millones de pesos, y a 50 millones con la automática. La carrocería crossover empieza con precios desde los 47 millones de pesos con cajas manuales, y la automática cuesta 51 millones. La garantía es de 3 años o 100.000 kilómetros. Son de norma los dos airbags
delanteros y el ABS de frenos, así como los rines de aleación, entre lo destacable.

Ver galería de fotos del nuevo Suzuki SX4

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.