La tercera generación del 'city car' Smart ForTwo del grupo Daimler llegó por partida doble

A su lado renació el ForFour, que ahora se parece más a su hermano menor. Aunque mantuvo su estilo, recibió múltiples cambios estéticos y mecánicos, mayor espacio interior y asistencias de conducción.

Redacción Motor

04:40 p.m. 29 de julio del 2014

Detalles de los nuevos Smart

Desde cuando se presentó en 1998, el Smart ForTwo se convirtió en el más 'microma­chine' de los carros tanto por su diminuto tama­ño, de menos de 3 metros de largo, como por sus soluciones prácticas en su fabricación, arquitectura, mecánica y conducción. Por esa razón, la tercera generación del ca­rro que acaban de presentar conservó intactos estos principios, pero se me­joraron múltiples aspectos que se le reclamaron a este diminuto auto durante su evolución.

Al mismo tiempo, el grupo Daimler aprovechó su cercanía a Renault para volverle a dar vi­da al Smart ForFour, versión de 5 puertas del ForTwo, que nació en 2004, pero que no tuvo una buena acogida en ventas, muy seguramente por su escasa coincidencia con el biplaza, por lo cual desapareció dos años después. Por eso ahora, con un ADN idéntico al del auto básico menor y compartiendo hasta un 70 por ciento de las piezas con el nuevo Twingo, busca una segunda oportunidad en el mercado.

En este nuevo carro se mantuvo el estilo original de las líneas de todos los Smart y ahora ambos carros comparten la misma y famosa cel­da de protección denominada Tridion, parte del cual se pinta en un tono diferente al del resto de la carrocería y que le ha dado esa huella indele­ble al Smart en las carreteras.

El gran cambio está en la parrilla frontal, que ahora es mucho más moderna, y junto con las lu­ces de mayor tamaño, con led para el día, le da una 'cara' divertida y dinámica. Una fina entrada de ai­re inferior completa la 'sonrisa', y el techo, a pesar de ser de diferente configuración en los dos carros por los tamaños, será negro en todas las presenta­ciones. También en la parte posterior recibió unas nuevas luces de led que son protagonistas de esa parte del auto. Y pare de contar, pues en el exte­rior no se quería tocar nada más.

En cuanto a las dimensiones, el ForTwo solo se amplió a lo ancho en 10 centímetros y se mantuvo su longitud de 2,69 metros del modelo anterior. Para hacer caber en la misma configuración a las cuatro personas estiraron esta carrocería en 80 centímetros y le instalaron las dos puertas latera­les adicionales con la posibilidad de apertura hasta de 90 grados para facilitar el acceso. Soluciones simples que mejoraron la habitabilidad para llevar a los dos ocupantes en el primero, o a cuatro en el segundo, en el cual además se valorará un baúl de 220 litros de capacidad.

En el interior los cambios fueron profundos gracias a la modularidad de los paneles de las puer­tas, a un tapizado que de serie se combinará con el color naranja, a la nueva organización ergonómica del tablero y la consola central, con una ubicación más baja para la guantera. Hay una pantalla táctil en la consola central para manejar todos los siste­mas de climatización e infoentretenimiento y un timón con mandos satelitales. Todos los elementos de confort, como mandos eléctricos, sistema de sonido profesional y decoración, se organizarán de manera diferente en cada una de las tres versiones que se preparan: Passion, Prime y Proxy.

De la misma forma, el equipo de serie en mate­ria de seguridad es enorme, pero necesario en este pequeño carro. Cuenta con dos airbags frontales, dos laterales y uno para las rodillas del conductor, frenos ABS, control de es­tabilidad y de tracción y una asistencia para viento cruzado, algo muy pertinente en este carro que por su tamaño y formas tiene que sufrir la turbulen­cia de buses y camiones en las vías. Como opción de equipo quedaron solo las alertas por cambio involuntario de carril y de colisión inminente.

En cuanto a la parte mecánica, las modificaciones van en el mismo con­cepto. Estrena dos motores, uno de 900 cm3 turbocargado que entrega 91 caballos de potencia y 135 Nm de torque, y otro de 1 litro, atmosférico, de 71 caballos de potencia y 91 Nm de torque, suficientes para moverse en la ciudad y para dar de paso el mayor gra­do de eficiencia en materia de ahorro. Para esto último se apoyan en el sis­tema Start&Stop. En un futuro habrá una versión de entrada con un motor de 60 caballos de potencia, pero hasta el momento no se ha especificado la fecha.

Para manejar cualquiera de los Smart habrá dos tipos de transmisio­nes, una manual de 5 velocidades que se estrena en los Smart, y otra auto­mática de 6 cambios 'twinmatic', que tendrá doble embrague. Ante estas no­vedades, lo que se mantuvo en su con­figuración tradicional fue la ubicación sobre el eje posterior del motor y la impulsión trasera.

Así se renovaron estos dos vehícu­los que se estrenarán en octubre du­rante el Mundial del Automóvil en el Salón de París y de los cuales aún no se conocen los precios, pero sí sus des­tinos de fabricación, pues a pesar de ser hermanos el ForTwo se hará, como es tradición, en la planta de Hambach, Francia, mientras que el ForFour na­cerá en la planta de Renault en Novo Mesto, Eslovenia.

Daimler espera que estos nuevos Smart le funcionen como un 'reloj suizo' en ventas y hagan honor a su creador, Nicolas Hayek, fundador de relojes Swatch a quien se le ocurrió en 1980 la idea de crear un carro elegante y compacto para la ciudad con la mis­ma estrategia de fabricación modular y personalización de sus relojes. Una idea que ha tenido cuerda para rato.

Detalles de los nuevos Smart

Casi dos gotas de agua

Dos carros distintos y una única identidad definida. Ahora la segunda ge­neración del 'cinco puertas' es el espejo del ForTwo tanto en el frontal como en la vista trasera, ya que se encogió en su dimensión pues pasó de 3,75 metros a 3,49 para encajar mejor en la ciudad, y en sus rasgos se mantiene la carrocería de dos tonos y la combinación en diferentes colores de puertas y espejos laterales. Como grandes diferencias tiene un techo de lona corredizo y, obviamente, las puertas adicionales.

Ambientación por módulos

El interior del Smart es modular. Es decir desde su instrumenta­ción y su consola, hasta los tapetes, se organizan por formas y colores. Signo distintivo es su enorme velocímetro y la ausencia de tacómetro, que se vende como opción. Tiene una pantalla digital para controlar la información vital de conducción que se suma a la de tipo 'tableta' con la cual se manejan la navegación, el sistema de cámara trasera adicionales y el audio.

Exoesqueleto irrompible

A diferencia de la carrocería con puntos de deformación pro­gramada que se usa en la actualidad en todos los vehículos pa­ra minimizar las consecuencias de los impactos, para el Smart se usa una especie de 'jaula de seguridad' pero externa. Esta mantiene la integridad de la cabina, y las desaceleraciones de los pasajeros van por cuenta de los cinturones y los airbags. Su resistencia fue puesta a prueba chocándolos contra los nuevos Mercedes Clase C y Clase S y los resultados fueron impeca­bles. Falta ver si su desempeño es igual cuando pase por el 'muro' de EuroNcap.

DATOS
El logo de Smart es una c con una flecha apuntando hacia la derecha, la primera significa compacto, y la segunda, con la mente en el futuro.

El Smart Fortwo literalmente 'gira sobre una moneda' pues hace un círculo de 6,92 metros de diámetro. Por ello se puede ubicar casi en cualquier espacio.

La prueba que realizó el grupo Daimler para verificar la resistencia del Smart se hizo simulando un choque a 50 kph y con un área de impacto de 50 por ciento en el frontal.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.