Tesla se conectó a las SUV

Con el Model X, el fabricante estadounidense pretende ir un paso adelante de las camionetas eléctricas que están desarrollando Porsche y Audi.

Por Redacción Motor

06:43 p.m. 06 de octubre del 2015
Tesla Model X

Tesla Model X

Atrevida, sofisticada y futurista son las características que más se ajustan a la Model X, la primera SUV ciento por ciento eléctrica concebida por una joven compañía que vio la luz en el 2003, cuando dos equipos de diseñadores de vehículos alternativos se unieron para trabajar en piezas radicalmente diferentes y, de paso, honrar con su razón social al fallecido ingeniero y físico de origen serbio Nikola Tesla.

Son tres palabras que, a decir verdad, describen todo lo que sale de esta fábrica estadounidense, en donde los vehículos son la disculpa perfecta para aplicar los últimos desarrollos de sus ingenieros en materia de conectividad y electrónica: no es una casualidad que la planta esté ubicada en toda la pepa de Silicon Valley (Palo Alto, California), cuna de los computadores, y no en Detroit, la meca automotriz de Estados Unidos.

Tesla Model X

Tesla Model X

¿Pero, qué hace especiales a los Tesla? Primero, que son autos concebidos desde el papel por ingenieros independientes, cuyo dinero y conocimiento rendirán sus frutos a largo plazo. Segundo, que incorporan soluciones amables con el medio ambiente sin sacrificar eficiencia y deportividad. Tercero, sus diseños, sin duda salidos de lo convencional para agradar a los que le huyen a la uniformidad. Y cuarto, la exclusividad, una cualidad que se traduce en varios ceros a la derecha a la hora de pagar por un ejemplar.

Este, el Tesla Model X, fue tasado en 144.000 dólares, algo así como 440 millones de pesos al cambio actual, una cifra que se duplicaría si la marca decidiera probar suerte en Colombia. Nada barato, pero sí justificable, pues incorpora una serie de soluciones técnicas y tecnológicas que lo ubican como un vehículo de lujo comparable con Porsche y Audi, dos casas alemanas que ya van adelante en experimentos enchufables.

Tesla Model X

Tesla Model X

Lo equipan dos motores eléctricos ubicados sobre el eje delantero y el trasero, alimentados por una batería de 90 kilovatios atornillada en el piso (una cualidad que juega también a favor de la comodidad de la cabina) que le permite una autonomía de 400 kilómetros, al tiempo que lo impulsa de 0 a 100 kilómetros por hora en míseros 3,2 segundos. Toda una bala.

Este es un nuevo salto de Tesla, que no la ha visto fácil con el superdeportivo Model S, que ya rueda en Estados Unidos desde hace un buen tiempo. En este caso, tendrá para sus clientes potenciales dos versiones, denominadas 90D y P90D (la más potente), ambas con tracción en las cuatro ruedas, pero diferenciadas entre sí por la eficiencia de sus motores.

Tesla Model X 02

Tesla Model X

El panorámico es el más grande del segmento y provee una vista sin igual del entorno y del cielo, tanto para conductor y copiloto como para los ocupantes de las sillas posteriores.

La zona de deformación frontal es muy grande, pues el espacio bajo el capó -tradicionalmente dirigido a un motor de combustión interna y el radiador- en este caso recibe las unidades de luces y funciona como maletero.

El detalle de diseño más atrevido son sus puertas traseras ‘de halcón’, que dejan un enorme espacio de maniobra para los pasajeros. Los ingresos delanteros son convencionales, al igual que el portón trasero.

Tesla Model X

Tesla Model X

La posición de la batería en el piso juega en favor de la cabina y, de paso, le otorga al vehículo un centro de gravedad mínimo (el más bajo del segmento), lo que, según sus diseñadores, hace imposible un volcamiento.

Pueden viajar siete personas cómodamente sentadas, gracias a que la última banca (de dos puestos) está empotrada en la zona posterior de la cabina y les permite buen espacio a los tres asientos centrales.

0,24 Es el coeficiente aerodinámico del Tesla Model X, el más bajo de su categoría. La carrocería es tipo cupé e incorpora un spoiler que se levanta automáticamente a altas velocidades.

Tesla Model X

Tesla Model X

Cabina futurista
La enorme pantalla central es la característica más destacable de los vehículos Tesla, incluido el Model X, que incorpora mapas de navegación con información de tráfico en tiempo real, cámara de 360 grados que escanea todo lo que sucede alrededor del vehículo, filtros que evitan el ingreso de polen, polución y virus a la cabina, y un computador que informa todo lo concerniente al funcionamiento del vehículo y sus partes.

El Model X será mejorado paulatinamente: en un corto plazo está prevista la función de piloto automático para que pueda ser conducido en las autopistas con ‘manos libres’.

El fabricante estadounidense de vehículos eléctricos de alto performance acaba de vender su primera camioneta familiar con las soluciones tecnológicas, de lujo y de diseño que les ha implementado a los diferentes vehículos, desde su fundación.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.