La Toyota Prado se renovó en aspecto y equipamiento para su edición 2014

Llega con nuevo frontal, más robusto y con cromo, un equipo clase AAA, cinco versiones, dos de 3 puertas y tres de 5 puertas y con precios que van desde 113.9 y 134 millones de pesos, respectivamente.

Redacción Motor

04:21 p.m. 29 de octubre del 2013

Vea imágenes de la Nueva Toyota Prado

Continúa llegando al país en las versiones Sumo (tres puertas) y SUV de cinco puertas, aunque con acertados cambios en su fisonomía y niveles de equipamiento que la hacen ver y sentir más robusta y moderna. Las redes de Toyota de Colombia y Distoyota la comercializarán a partir de noviembre en cinco versiones (dos de Sumo y tres de cinco puertas), con precios que van desde 113,9 hasta 134 millones de pesos.

Cuatro generaciones y muchas unidades vendidas han pasado desde cuando, en 1989, Renault adquirió las acciones que tenía el gobierno colombiano en la planta Sofasa de Envigado para vendérselas luego a Toyota con el fin de iniciar el ensamblaje de modelos Land Cruiser, incluidos el campero FJ, la pick up Hilux y, por supuesto, la SUV Prado, la cual salió de la línea de producción liderando en ventas gracias a su doble función de vehículo familiar y de trabajo, una combinación que para la época resultaba novedosa en nuestro país.

Ese carácter ‘todoterreno-familiar’ y el respaldo de una marca desde entonces ‘ranqueada’ como una de las más prestigiosas y vendedoras del mundo, posicionaron a Prado sin dificultad en un mercado amplio y heterogéneo que abarcaba desde constructores y ganaderos hasta altos ejecutivos y amas de casa.

No en vano los directivos de Toyota de Colombia califican la Prado como su ‘buque insignia’, y por eso mismo le apuestan de nuevo a nuestro mercado con todo el portafolio renovado proveniente de Japón, el cual conserva las versiones Sumo TX y TX-L, y cinco puertas TX, TX-L y VX, todos con transmisión automática (de cuatro marchas para la Sumo y de cinco para la carrocería de cinco puertas), ambas con opción manual.

El motor 4,0 litros de 24 válvulas y seis cilindros en V de 271 caballos de potencia a 5.600 rpm y un torque de 381 Nm a 4.400 rpm es uno de los dos con los que se puede pedir la versión Prado de cinco puertas. Incorpora los últimos adelantos tecnológicos de Toyota, incluido el sistema VVT-i Dual y un controlador de sincronización de válvulas de escape y admisión que le otorgó un 10 por ciento más de potencia al motor, respecto al VVT-i convencional.

El otro motor, un 3,0 litros turbodiésel con intercooler de 161 caballos de potencia a 3.400 rpm y un torque de 400 Nm a 1.600-2.800 rpm, es el primero de la marca con turbo de geometría variable (VNT) que ajusta su funcionamiento de acuerdo con las revoluciones, lo que le otorga graneficiencia a bajas y altas rpm. Integra ‘common rail’ de inyección directa de alta presión, controlada electrónicamente, que se adapta a cada conducción para mejorar el consumo y las emisiones dañinas al medio ambiente.

El propulsor más pequeño equipa la versión Prado Sumo. Es de 2,7 litros y genera 161 caballos de potencia a 5.200 rpm con un torque de 246 Nm a 3.800 rpm. Es el mismo y exitoso VVT-i de otros modelos de la marca, gracias a que utiliza tecnología de distribución variable de válvulas en los tiempos de admisión, lo que permite máxima eficiencia a bajas revoluciones y, por lo tanto, reducción en el consumo de combustible.

Pero el cambio más evidente de este face lift 2014 no está en sus máquinas sino en su pinta exterior, específicamente en el frente. Las cinco barras características de la rejilla Toyota (metálicas o cromadas, según la versión) son considerablemente más anchas, al igual que el logotipo atornillado en la zona central del radiador y perfectamente alineado con las unidades de luces, las cuales se ven más altas y alargadas para darle un tono ‘agresivo’ y una pinta más todoterreno a la carrocería, incluida una tira de bombillos leds en la versión VX.

Esto, sumado a los guardabarros, ahora más anchos que los de su antecesora, y exploradoras integradas al parachoques delantero de forma tal que proyectan un haz de luz mejorado respecto al modelo precedente, y exclusivas de las versiones TX-L y VX.

Vistas de lado, las Toyota Prado y Prado Sumo 2014 conservan la línea actual, con estribos laterales a la medida de la carrocería para las más equipadas, al igual que el spoiler trasero, diseñado no solo por simple aerodinámica sino, de paso, para proteger el limpiaparabrisas trasero, muy apetecido por los amigos de lo ajeno.

Atrás conserva los stops angulados y superpuestos en los parales, aunque con bombillos tipo led que le dan al vehículo un toque mucho más contemporáneo. La moldura cromada con la leyenda Land Cruiser Prado de la versión cinco puertas es mucho más grande que la de su antecesora y ya no ocupa solamente el área de laplaca: se extiende hasta dejar pocos centímetros a lado y lado de los bordes del portón trasero, que se abre completo o tan solo accionando el vidrio panorámico.

Este solo cambio la hace lucir más robusta, con un diseño moderno que integra más y mejor cada uno de los elementos de la puerta trasera. Incluso el logotipo de la marca ya no se ve desprendido de los demás elementos, y hasta alcanza a ‘pisar’ el límite superior de la moldura. En contraste, la versión Prado Sumo continúa con la llanta de repuesto incrustada en la puerta trasera para favorecer el espacio de su reducido baúl.

Los rines cambian de tamaño de acuerdo con cada versión: las Prado Sumo y cinco puertas TX y TX-L incorporan aros de aluminio de 17 pulgadas con llantas 265/65, y la VX full equipo rueda sobre otros del mismo material, pero de 18 pulgadas, calzados con llantas 265/60. Todos los modelos son de tracción total en las cuatro ruedas y tienen dispositivos para un andar más seguro, como control de estabilidad (VSC) y control de tracción TRC (A-TRC activo en las versiones cinco puertas).

Incluyen cuatro opciones de tracción que se pueden accionar desde la cabina: H4 sin bloqueo de diferencial central para rodar a buena velocidad sobre terreno seco, H4 con bloqueo de diferencial central para terrenos húmedos, L4 sin bloqueo de diferencial central para terrenos secos difíciles que requieran un alto torque, y L4 con bloqueo de diferencial central para terrenos difíciles en donde puedan derrapar las llantas.

El interior de los modelos también recibió mejoras, especialmente en la versión de cinco puertas, que incorpora una tercera fila de asientos, ahora con una distancia 50 milímetros mayor entre el cojín y el suelo, cosa que mejoró definitivamente la posición de quienes viajan en ella.

Aire acondicionado de tres zonas, sillas de conductor y pasajeros eléctricas y con calefacción, sistema de audio con seis parlantes (nueve altavoces en las versiones TX-L y VX), techo corredizo, sensores de parqueo (con cuatro cámaras en la versión VX) y guantera con nevera es lo más destacable en los Prado más equipados.

Y como estos son muchos los accesorios de confort y los niveles de equipamiento que ofrecen todas las versiones, tantos que nos tomaría más páginas describirlos. Hay que decir, sin embargo, que todos ellos tienen que ver no solo con la capacidad de la chequera sino también con el ADN Toyota, ahora bautizado ‘modernidad inteligente’ por la casa matriz y traducido como la capacidad de sus vehículos de aguantar las pruebas todoterreno más extremas sin alterar la exclusividad que los caracteriza.

Con toda la seguridad activa

Frenos antibloqueo (ABS) que impiden derrapes inesperados al aplicar el pedal. Asistencia de frenado (BA) cuya función es multiplicar la presión del freno en condiciones de emergencia.

Distribución electrónica de frenado (EBD) encargada de calcular la fuerza del frenado entre las llantas delanteras y traseras.

Controles de tracción A-TRC y TRC, que se encargan de regular la presión de frenado en cada llanta durante la conducción 4x4.

Estructura GOA diseñada para absorber impactos fuera del habitáculo y reducir las lesiones de los ocupantes y los peatones.

Conducción inteligente

La nueva Toyota Prado tiene un indicador de conducción ECO heredado del híbrido Toyota Prius (el vehículo alternativo más vendido del mundo), que demuestra, a través de una luz verde ubicada en el tablero, si el rodaje es eficiente en términos de consumo y emisiones.

La versión de cinco puertas cuenta con control de descenso, el cual mide la velocidad de descenso del vehículo sin la intervención del conductor, y control de ascenso para mantenerlo frenado en calles muy empinadas y evitar así un retroceso indeseado.

Bien equipado

Aun siendo el más pequeño de los cinco modelos, el Prado Sumo TX-L llega con un completo equipamiento que incluye asientos forrados en cuero (delanteros con seis posiciones y ajuste lumbar), aire acondicionado automático, retrovisores retráctiles con luz de cruce y calefacción, elevavidrios automáticos, radio con Bluetooth y nueve parlantes, maniobrable desde el timón, techo corredizo, airbags delanteros, laterales, de cortina y de rodillas, pedal de freno colapsable y diversas asistencias electrónicas.

DATOS

El nuevo frontal aumenta la longitud de las versiones Sumo y Prado cinco puertas a 4.485 y 4.780 milímetros, respectivamente, sin sacrificar su centro de gravedad ni el radio de giro de la dirección.

La versión más equipada (VX) incluye pantalla de visualización de ángulo de dirección y monitor ‘multiterreno’, los cuales se alimentan con cuatro cámaras ubicadas adelante y atrás.

Las Prado cinco puertas TX-L y VX incorporan dos airbags delanteros, dos laterales delanteros, uno de rodillas para el conductor y dos de cortina para los pasajeros de la segunda y la tercera filas.

El Prado Sumo de tres puertas incluye control de estabilidad VSC para evadir obstáculos o conducir sin peligro sobre superficies resbaladizas, pues controla automáticamente la potencia del motor y le da prioridad a la rueda con mayor tracción.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.