El transbordador espacial Discovery realizó su último viaje hasta un museo en Washington

El Discovery realizó su último vuelo, pero a bordo de un Boeing 747 y escoltado por un caza F15, para finalizar su programa espacial en el museo Nacional del Aire y del Espacio de Washington.

Redacción Motor

04:38 p.m. 30 de abril del 2012

Ver galería de fotos del viaje del Discovery al museo

Después de 27 años de pertenecer al programa espacial de la Nasa, de 39 misiones y de cerca de 365 días en órbita, se despidió el Discovery el pasado 17 de abril, sobrevolando a manera de despedida nacional sobre Washington encaramado en el fuselaje de un Boeing 747 y escoltado por un avión caza F15.

El Discovery es una de las tres naves que permanecieron en la flota de cinco transbordadores de la Nasa. El Discovery realizó su última misión al espacio, con total éxito, el 24 de febrero del año pasado, llevando a la Estación Espacial Internacional (ISS) algunas piezas de repuesto, un módulo permanente multiuso, una plataforma externa para almacenar carga y el R2, el primer robot
humanoide de la historia espacial.

Con este viaje finalizó la larga lista de misiones para la cual estaba planillado en su programa espacial, el cual incluyó misiones de investigación y montaje, alcanzando innumerables logros desde su
primer lanzamiento en 1984, cuando llevó dos satélites de comunicación.

Entre todas las conquistas de este aparato está haber logrado por primera vez un acoplamiento a la estación rusa Mir y haber llevado el telescopio espacial Hubble, cuyo lente y cámaras han permitido estudiar el espacio como nunca antes. Además de superar misiones que habían sido fallidas con la desintegración del Challenger, en 1986, y el Columbia, en el 2003.

Fue a bordo de esta nave que se le dio la oportunidad de comandar a la piloto Eileen Collins, quien se convirtió en la primera mujer en llegar al espacio. También registró el primer viaje de un astronauta
ruso y el que alcanzó el récord al llevar de nuevo al espacio a John Glenn, primer estadounidense en orbitar sobre la Tierra y el más viejo de todos los comandantes.

Banderas en alto para su despedida con honores y todo un montaje para que los norteamericanos y el resto del mundo se despidieran del histórico transbordador, la Nasa le hizo un homenaje durante su vuelo hacia su hangar final: el Museo Nacional del Aire y del Espacio, del Instituto Smithsonian, ubicado
en el aeropuerto internacional de Dulles de Washington, donde la nave fue recibida como todo un héroe de la guerra.

Su puesto será en el lugar donde estaba, hasta este momento, el Enterprise, el prototipo que nunca llegó al espacio pero con el cual se le abrieron las puertas al Discovery y el resto de la flota, gracias a las pruebas de vuelo que superó. El Enterprise será llevado al Museo Intrepid del Mar, Aire y Espacio en Nueva York. Cabe anotar que los transbordadores no son autónomos pues fueron colocados con cohetes en órbita y luego al regresar a Tierra funcionaban como planeadores.

Para llevarlo hasta la capital norteamericana la Nasa preparó un viaje a bordo del Jumbo, uno de los dos 747-100 que modificó para convertirlos en los "Shuttle Carrier Aircraft" y transportar los cohetes y aeronaves desde su centro de control en Cabo Cañaveral, Florida, hasta los demás aeropuertos del mundo.

Para estas misiones el Jumbo requirió varias modificaciones, como añadirle dos estabilizadores a la cola y mejorarle los motores, además de dejarlo vacío para que su peso final con
el Discovery a bordo fuera manejable.

Durante su viaje de despedida alrededor del centro de Washington, el Discovery también estuvo acompañado y escoltado por otra de las figuras del aire de la Nasa: el F15 modificado, que la Fuerza
Aérea le donó a la Nasa, el cual utilizan para diferentes investigaciones y pruebas.

Con todo el protocolo la gente salió a darle el último adiós al transbordador y la bienvenida en Virginia. Entregado al dueño del museo por 15 de los 31 tripulantes de la aeronave y con todos los
honores militares posibles, ahora será la atracción de uno de los centros históricos de la aviación más grandes e importantes del mundo.

FRASES:

Aplausos y lágrimas se despidieron los norteamericanos del Discovery, el transbordador con más kilómetros acumulados: 241 millones. 

La Nasa se centrará en misiones con naves diferentes para explorar un asteroide y alcanzar Marte.

RECUADRO:

El Discovery realizó su último vuelo, pero a bordo de un jumbo
y escoltado por un F15, para finalizar su programa espacial en
el museo Nacional del Aire y del Espacio de Washington. Este es el principio del fin de la era de los transbordadores.

El cierre del programa del traNsbordador en julio de 2011 dejó a Rusia como único país capaz de enviar astronautas al espacio.

Fin de los transbordadores

El programa de transbordadores comenzó en 1981 con el lanzamiento del Columbia. A este lo siguieron el Challenger, el Discovery, el Atlantis y el Endeavour. Los dos primeros se desintegraron saliendo y entrando de sus misiones,  respectivamente.

El Discovery es el primero en jubilarse y muy pronto culminarán su trabajo los dos últimos. Endeavour irá al Centro de Ciencias de California, en Los Ángeles, y el Atlantis será trasladado al Complejo para Visitantes del Kennedy Center, antes de finalizar este año, para así dar punto final al programa espacial de los transbordadores de la Nasa.

SpaceX será la primera empresa privada en efectuar el vuelo de
prueba de una cápsula de carga hacia la ISS, con el cual se espera comenzar un nuevo programa de vuelos espaciales de la Nasa.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.