El transporte está salvando las ventas

El transporte está salvando las ventas

Redacción Motor

08:28 p.m. 24 de julio del 2012

Se acabó el primer semestre y a la hora de recopilar las estadísticas de las ventas es muy interesante ver el comportamiento del mercado, pues si bien las cifras generales indican que van a poner otra vez unos 320 mil vehículos nuevos en las calles y que con esa cifra se daría un año parecido al 2011, que fue récord, el perfil de los compradores está cambiando.

Por ejemplo, los siete carros particulares más vendidos del mercado, que son los Spark, Los Aveo y los primos hermanos Logan-Sandero, perdieron todos cualquier cantidad de clientes con respecto al primer semestre del año anterior. Fueron 10.865  ompradores menos los que se dirigieron a las vitrinas a buscar
los automóviles más populares, que representan el 25 por ciento de las cifras totales.

Eso quiere decir que la gente se está apretando el cinturón, y en forma, lo cual también se refleja en otros indicadores de comercio e industria en los cuales el acelerador se está levantando  notoriamente.

Ante semejante bajón, los atenuantes de mala lectura sobre los efectos de los TLC que alguna gente pensó eran inmediatos o la potencial caída del IVA el año entrante, son unos argumentos muy poco explicativos de lo que está pasando.

La verdad es que la gente se está midiendo, el crédito no está con las puertas de par en par y la economía personal no está deteriorada peligrosamente, pero la gente sí está muy cautelosa. Además, nuestro ingreso no da como para que todo el mundo cambie de carro cada año y con esos créditos eternos de 60 y
muchos más meses a veces, pues ese comprador no va a volver sino dentro de mucho tiempo mientras salda sus deudas.

Y no es cuestión solo de alcance económico para el carro nuevo, porque la cifra de traspasos, que son ventas de usados, también ha bajado de manera importante y este es un mercado inundado por carros de precios bajos y oportunidades de buenos negocios.

Aumentaron los clientes de las SUV, pero no en una cuantía importante porque apenas hubo unas 2.800 ventas más que en 2011, pero eso indica que en Colombia se sigue dando una migración importante del carro a la camioneta. También los de pequeñas camionetas de reparto y paqueteo son más numerosos e indican la gran cantidad de trabajo informal que se está sosteniendo por esta vía.

La plata está en otro sitio como lo demuestran las ventas de camiones, que se fueron más del doble de lo registrado previamente. En el 2011, el país, porque camiones significan trabajo, productividad, transporte, minería, apenas requirió 8.927
aparatos de carga, y en estos seis meses ya se han matriculado 19.133, y a ese paso a finales del año la cifra va a ser impensada. Sin duda alguna, en la parte de los grandes negocios de la minería, el petróleo, la construcción y cuando despeguen las grandes obras públicas, el asunto está turbocargado para bien de todos, pues todo camión que anda mueve progreso.

Mejor dicho, así el marcador final de números de ventas se vea abultado y estable, el escenario no es tan emocionante porque no es lo mismo ver un partido que terminó 5-5 que uno que queda 0-0,
aunque ambos den el mismo puntaje.

Simultáneamente, hay noticias buenas en la industria local, que sigue perdiendo de manera importante participación frente a la polución de importadores y que indican que está lejos de agacharse. El lanzamiento del Chevrolet Sail, por ejemplo, que ya es ensamblado en el país y en unos meses pasará el primer auto con la carrocería estampada localmente, con una gran inversión industrial que compromete sus esfuerzos a futuro para amortizarla, indica que estas cartas se baraján cada día y el juego vuelve a empezar dentro de los ciclos del mercado a los cuales el automóvil es muy sensible y un espejo directo de cómo van las finanzas de la patria y los compatriotas.

Pero eso no tapa la lectura del semestre, en la cual está claro que las ventas de carros están apretadas y a la baja.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.