Siguiente
Retrovisor

Tuercas

Tuercas

Redacción Motor

09:23 p.m. 22 de septiembre del 2014

¿Por qué?

Hasta hace unos años, los motores tenían una cadena para mover sus ejes de levas, llamada de repartición. Resolvieron ponerles correas que se revientan y causan daños enormes en las máquinas. ¿es eso un avance o un negocio para vender más repuestos?

Las cadenas son totalmente confiables y duran la vida del motor, salvo en algunos casos famosos e históricos como los motores de los Zastava y Fiat de los 70, cuya cadena sonaba, des¬de nuevos. Las correas son más baratas de hacer, operar y fáciles de “enhebrar” ahora que los ejes son dobles y van en la culata, y más en los motores en V. Son más silenciosas y precisas para dar el tiempo de encendido y de válvulas, pero también más frágiles pues se afectan con la are¬na del medio ambiente, el ozono, y son susceptibles de réplicas de mala calidad que se venden como repuestos y uno no puede detectarlas en un mostrador.

No es para vender más partes, pues esas fallas afectan la reputación de un vehículo, lo cual no le genera ningún beneficio al fabricante, pero estos deberían ser mucho más rigurosos en el diseño de esos sistemas que fallan prematuramente en muchos carros. Hoy, hay fabricantes que regresaron a lo tradicional y usan el sistema de cadenas como gancho de venta.

 

“El día en que se fabriquen más de 3.000 carros al año, ya no serán Ferrari”: Enzo Ferrari
(¡En el 2015 van a hacer 10.000!)

 

El Beluga

El extraño avión hecho por Airbus para transportar componentes entre sus fábricas de Europa cumplió 20 años de operaciones. Básicamente es un antiguo A300 con el fuselaje adaptado para el tamaño de los componentes que caben milimétrica en su interior. Existen cinco ejemplares en servicio.

 

35
Millones de dólares le pagarán a Luca di Montezemolo como indemnización por su intempestiva salida de la presidencia de Ferrari, que ocupó desde 1991.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.