Siguiente
Retrovisor

Tuercas

Tuercas

Redacción Motor

05:31 a.m. 09 de febrero del 2015

¿Por qué medir la compresión de un motor no dice la verdad sobre el estado interno de pistones, cilindros y anillos?

La práctica usual de colocar un medidor de la presión del aire con gasolina en los cilindros de un motor se ha tenido siempre como el diagnóstico exacto sobre el estado de desgaste de esas partes.

Pues bien, esa medida es muy poco indicativa porque se realiza con el motor girando a las bajas revoluciones que da el arranque y aunque se haga con la mariposa del aire abierta y agregando la gasolina que succionan los cilindros o envían los inyectores, no da la figura del estado interno de la máquina.

Esa lectura se altera fácilmente, por ejemplo, si se echan unas gotas de aceite por el orificio de la bujía, práctica de talleres sin ética para dar diagnósticos. O bien, porque el motor está pasando aceite y este forma costra en las cámaras y cabezas de los pistones. El espacio se reduce y por consiguiente sube la lectura. También, la altura sobre el nivel del mar modifica sustancialmente ese valor por el cambio de presión atmosférica. Un mismo motor en Cartagena marca muchas más libras que en Bogotá.

La única forma real de saber cómo están las tripas es con una prueba de fugas de compresión realizada con una herramienta que todo taller profesional tiene y maneja. Cada cilindro se infla con un compresor externo y en los indicadores de la herramienta se sabe cuánto aire se fuga por anillos o asientos de válvulas de manera porcentual con respecto al que está cargando el cilindro. Más de un 20 por ciento de fugas es mal síntoma.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.