De turismo en el mundial

De turismo en el mundial

Redacción Motor

04:00 p.m. 12 de agosto del 2014

Llegar a Buenos Aires siempre será una gran experien­cia. Es una ciudad espléndida, con grandes avenidas, vida europea, estaciones que le cambian la cara, estupendos restaurantes, y con razón se dice que es un pequeño París en Suramérica. Y en castellano o, mejor, en argentino. Porque allá la fonética reemplazó a la gramática y todo se escribe como suena: vení, tomá, comé, pagá, comprá, llamá, y así la seguidilla. Es otra forma del idioma que acá comienza a hacer pinos desde un pulcro noticiero de la noche y también en muchas regiones nuestras. Hay que acostumbrarse a leer la publicidad.

El destino era Termas de Río Hondo, muy al norte y cerca de Tucumán. Está casi a dos horas de vuelo desde Buenos Aires, como ir a San Andrés. Lejísimos. Pero antes, la escala en la capital el mismo día en que se declaró el 'default' de la deuda internacional del país y el mismo día en que murió Grondona, el zar del fútbol, nos alcanzó a dar una corta vi­sión de lo que allá pasa.

La presidenta sacó de la manga un premio de consolación que fue subirles el 18 por ciento la pensión a los jubilados cuando habló esa misma noche desde su balcón de la Casa Rosada hacia la célebre Plaza de Mayo, donde se concentra su propio público cuando hay ocasiones como esta de la cri­sis económica.

Por supuesto, todos saben y son expertos en el asunto de la deuda externa, desde el taxista hasta el profesional a quienes les pregunté por la situación. De alguna manera, el asunto no los molesta pues es la segunda vez que caen en ese problema y siguen tomando estupendos vinos, comiendo las mejores carnes y pastas, vistiendo buenas lanas, apoyados en una agricultura poderosa sobre un territorio ilimitado. Esa noche, la muerte de Grondona predominó en la tele­visión porque el futuro del fútbol es tan preocupante para ellos como el de la economía. O más.

Las ventas de automóviles son enormes, pero están en crisis. En el 2013 se vendieron 955.000 uni­dades provenientes de 11 plantas de montaje que son propiedad de Fiat, Ford, General Motors, Honda, Iveco, Mercedes-Benz, PSA Peugeot-Citroën, Renault y Scania. Tres veces lo que consumimos los colombianos.

Pero este año van a la baja y se espera una venta solo de 650.000, lo cual va acompaña­do de despidos en todas las plantas, planes de jubilaciones anticipadas, turnos recortados, autopartistas y concesionarios cerrados y toda una cadena de 95.000 personas afectadas. Hace un año, ocho de cada diez carros produ­cidos se vendían a Brasil, pero allá también hay contracción y le dieron a México –está en todas partes– una cuota que redujo la tajada Argentina a solo seis de diez unidades que viajan.

Sin embargo, en las Termas, el país es otro. Aparecen 30.000 personas de la nada para ver carreras de carros o de motos y llenan un autódromo en el cual el gobierno local invir­tió 130 millones de dólares. Era la carrera del Mundial de Turismos, todos carros europeos y con argentino ganador a bordo, y en abril habían tenido fecha del mundial de motos. La crisis no se siente, la gente goza y se divierte en su deporte, la agricultura camina, pero se queja del precio altísimo de los combustibles –como en todas partes–, el turismo a los ba­ños termales sostiene 30 hoteles y la Argenti­na de todos los días, de ayer y mañana, sigue su marcha.

Corrieron más de 120 automóviles locales, todos con costosos fierros instalados, y tras de ellos por lo menos unas 600 personas los mantienen y transportan por todo el país. Plata hay, por lo menos para este tema, que es otro de los elementos de la canasta de la diversión en ese país.

La gente compra bienes, en especial auto­móviles, porque es la mejor forma de preser­var el valor de la plata con una devaluación superior al 30 por ciento. El dólar oficial se cambia a ocho, pero en el mercado lateral lo pagan a 12 y más, para felicidad del turista que ve rebajados los precios en un 20 por ciento, y de los que logran tener billetes ver­des, cuyo valor es real.

Hay problemas por todas partes y miles de maneras de leer el descontento, la desazón. Sin embargo todos siguen su marcha y el bello Buenos Aires se despliega alrededor de su obelisco, que es un mudo monumento a la inexplicable pregunta: ¿un país que lo tiene todo, por qué anda en esas dificultades?

FRASE
"EN ARGENTINA, en el 2013 se vendieron 955.000 unidades provenientes de 11 plantas de montaje que son propiedad de Fiat, Ford, General Motors, Honda, Iveco, Mercedes-Benz, PSA Peugeot-Citroën, Renault y Scania. Tres veces lo que consumimos los colombianos".

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.