El Twizy RS F1 quedó listo para su paso a la prueba reina del automovilismo

Renault le instaló a este carro urbano y eléctrico un sistema de recuperación de energía cinética (Kers), proveniente de los motores de F1. Llega a 73 kilovatios para mover apenas 564 kilos.

Redacción Motor

05:21 a.m. 14 de mayo del 2013

Ver imágenes del nuevo Twizy F1

Parecería un juego más de diseñadores de carros urbanos que un proyecto de alta tecnología. Un Renault Twizy, con alerones de fórmula 1, llantas y rines de un Fórmula Renault 2.0, difusores de aire en el trasero, pontones laterales y un gran frontal como para cortar el aire a 300 por hora, podría parecer un monumento a la extravagancia o a la fantasía, y en la realidad, externamente, lo es.

Pero debajo de sus colores atractivos y las adiciones aerodinámicas escandalosas, este Twizy F1 tiene mucho más. De entrada fue concebido por varias divisiones de Renault, entre ellas nada menos que la responsable de los motores de F1, y por Renault Sport para integrar en este pequeño aparato el sistema Kinetic Energy Recovery System (Kers), que apoya el rendimiento de los motores de la F1 con 60 kilovatios adicionales que los pilotos usan de manera limitada en cada vuelta de las carreras.

El Twizy de origen se mueve con un motorcito eléctrico asincrónico de 13 kilovatios, perfecto para hacerlo rodar en tráfico de ciudad y con el cual alcanza una velocidad de 85 kilómetros por hora, con la conocida briosa aceleración de la impulsión eléctrica.

El trasplante del sistema Kers, idéntico al de la F1, supuso enormes retos de ingeniería pues no se trataba solamente de hacer un híbrido sino de que la estructura de todo el vehículo soportara y pasara al piso toda esta nueva energía, que es de 73 kilovatios con las baterías llenas. Estos, sumados a los del motor básico, hacen que el pequeño vehículo tenga por un tiempo limitado de 14 segundos 95 kilovatios para moverse, y lo hace como una flecha. La relación de peso y potencia es de 5,8 caballos por kilovatio, es decir la de un auto de altísimas prestaciones.

Naturalmente este prototipo, más allá de los efectos de estudios, no tiene aplicaciones prácticas pues la carga de las baterías con la energía derivada del calor de los frenos no alcanza a ser suficiente para hacer distancias, aunque el motor de base funciona también como un dinamo para generar alguna carga que le genere autonomía.

Esta pieza de colección tecnológica va a acompañar a otro prototipo hecho en 1994 sobre una camioneta Espace, a la cual le implantaron en el centro un motor térmico de F1 de la época de 820 caballos. Lo hicieron en asocio con la firma aeronáutica Matra, que desarrolló la carrocería y la plataforma en fibra de carbono. Tenía cuatro plazas y la usaron para atemorizar a los invitados a demostraciones en circuitos. El Twizy va a pasar el primer año de su vida, seguramente efímera, en salones y exposiciones para apoyar el nombre de Renault.

 FRASES:

NO SE PUEDE NEGAR QUE, A PESAR DEL INJERTO DE PIEZAS, EL TWIZY F1 TIENE UNA FIGURA MUY DIVERTIDA E INTRIGANTE QUE TENDRÁ MUY BUEN EFECTO EN TODOS LOS SALONES A LOS CUALES LO ENVÍEN PARA PROMOCIONAR LA TECNOLOGÍA DE LOS MOTORES DE COMPETENCIA DE RENAULT.

LA PARTE TRASERA TIENE UN DIFUSOR BAJO COMO EN LOS AUTOS DE PISTA Y UNA LUZ LED DE POSICIÓN, HEREDADA DE LA F1. EL ARCO DE SEGURIDAD PARA EL PILOTO ES OTRA ADICIÓN IMPORTANTE PORQUE LA ACELERACIÓN ES IMPRESIONANTE.

MANDOS DE F1

La cabina, si es que así puede llamarse, no tiene mayores variaciones salvo las medidas de seguridad, como el arnés de competencia. El timón es muy similar al del F1, con varios botones y perillas para ajustar las diversas funciones para que los dos motores se entiendan y trabajen sincronizados, pues uno gira a 10.000 rpm y el otro a 36.000 y se engranan en una caja de desmultiplicación con piñones provenientes del sistema del F1.

LOS PIES DE UN FÓRMULA

El Twizy está montado sobre las suspensiones de los Fórmula 3 y 2 litros de Renault, con llantas de carreras. En proporción con sus diminutas dimensiones, pues apenas cabe una persona, se ve como esas camionetas americanas para saltos y acrobacias. Todas las piezas fueron aligeradas y optimizadas para bajarles el débito a las baterías, que requieren una refrigeración especial con agua para manejar los fuertes cambios de temperatura que producen las cargas y descargas súbitas del sistema

Ver todos los aspectos del nuevo Twizy F1 en imágenes

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.