Útiles consejos para cuidar la tapicería en cuero de su vehículo

Se debe lavar simplemente con agua y toalla de microfibra. Los disolventes, siliconas y limpiadores, con amoníaco dañan el material.

Redacción Motor

07:50 p.m. 21 de junio del 2013

La tapicería de los vehículos requiere de sencillos cuidados de limpieza, de forma periódica, en especial cuando esta es de cuero, la cual exige una mayor atención en comparación a la de tela, paño o vinilo.

El cuero ha sido utilizado durante años por los fabricantes de vehículos de media y alta gama. Sin embargo, algunos propietarios no saben donde o como hacer una adecuada limpieza, pues no todos los centros de embellecimiento se le miden a hacerlo.

Si la idea es limpiarla usted mismo, debe tener en cuenta que en el mercado encontrará diversos productos para este fin.

De acuerdo con Imapar –multinacional colombiana especializada en esta clase de tapizado–, la mayoría de los productos de limpieza, disolventes o siliconas, contienen amoníaco, enemigo letal del cuero, por lo que ellos simplemente recomiendan el uso del agua.

Un proceso simple
Antes de proceder a limpiarlo, es importante aspirar muy bien la superficie de los asientos para extraer todo el polvo, especialmente, el que se incrusta entre las costuras propias del tapizado.

Posteriormente mediante el uso de una toalla de microfibra, humedecida en agua y realizando movimientos circulares, se logra limpiar de manera uniforme las sillas y espaldares. Si la suciedad es severa, puede utilizar un cepillo, pero asegúrese que sea de cerdas suaves.

Para finalizar, se debe pasar de nuevo una toalla de microfibra seca con el fin de retirar los excesos de agua, y se debe dejar airear el interior, por espacio de media hora. Este simple proceso lo debe hacer tres veces al año.

Restauración del cuero es posible

Por tratarse ya de un trabajo avanzado, en el cual muy seguramente necesitará de tintura, es mejor que lo realice un profesional en el tema. Es importante tener en cuenta que el cuero no debe presentar agujeros ni cortes profundos, para garantizar una buena reparación.

Para cuidar el cuero…

*Luego de limpiar la superficie, puede frotar la superficie con crema hidratante y un trapo limpio, retirándola después con otra toalla limpia y seca. Esto ayuda para que el cuero no pierda su elasticidad y suavidad original.
*No coloque sobre los asientos elementos punzantes, prendas engrasadas o herramientas que puedan rayar o cortar el cuero.
*Evite subir animales al interior del auto. Pueden dañar el cuero con dientes y uñas.
*No limpie el cuero con elementos de limpieza abrasivos, disolventes o siliconas. Contienen amoníaco, enemigo letal del cuero.
Fuente: Imapar

Así es un buen asiento de cuero
*Jamás destiñe.
*No se reseca ni se cuartea ‘con nada’.
*Es inmune a los rayos del sol.
*No ‘se queda pegado’ a la espalda cuando está haciendo mucho calor.
*Sus hilos nunca se descosen y son de muy buena calidad.
*Jamás pierde su forma.
*El relleno es resistente y durable.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.