¿Valdrá la pena tener pase?

¿Valdrá la pena tener pase?

Redacción Motor

04:38 p.m. 05 de marzo del 2013

Naturalmente esta es una proyección demasiado atrevida y futurista, pero no están muy adelante los tiempos en que los exámenes para la licencia de conducción se los hagan al automóvil y no a las personas.

Por ahora el tema está en "pañales" pero la tecnología camina tan rápido que las ayudas de manejo son cada vez más perfectas, y si las rutas tienen la adecuada comunicación con los computadores del auto, este irá solo.

Casi como los aviones comerciales, cuyo piloto automático funciona obligatoriamente durante el 95 por ciento del vuelo a lo menos, pues se conecta cuando la aeronave ha adquirido unos 500 metros sobre el terreno y el piloto suele engancharlo de nuevo cuando tiene el campo a la vista para llegar, aunque puede proceder a un aterrizaje totalmente automático si la pista y el avión tienen los sistemas de navegación de los niveles pertinentes.

Eso equivaldría en el carro a hacer manualmente la salida y la entrada al garaje y luego dejarlo solo para que haga la ruta formulada. Por supuesto, del aire a la tierra hay todavía un abismo. Pero nos acercamos. Manejé hace un par de semanas el último Mercedes de la Clase E, es decir el ejecutivo de tamaño medio con las últimas ayudas incorporadas.

Por ejemplo, sigue los carriles de la autopista (era en Europa, claro) prácticamente solo y lee con sus sensores láser y radares la trayectoria del carro con respecto a las rayas, continuas o fraccionadas. Cuando hay la posibilidad de que las vaya a cruzar, no solamente vibra el timón para prevenir al conductor sino que ahora aplica los frenos del lado "infractor" y endereza la trayectoria de manera autónoma. Además, advierte en los espejos y con señales sonoras si hay alguien en el carril que se va a abordar, cosa que ya se está haciendo común en muchas otras marcas.
Por ejemplo, en el Mazda 6 que acaba de salir.

El carro es capaz de seguir en el tráfico sin que el piloto  intervenga, algo ideal para las autopistas y parcialmente en ciudad, pues de todas maneras hay que darle la orden de arrancar con el acelerador pero luego sigue la fila por su cuenta y se detiene si es necesario. Cero estrés.

Las cámaras estereofónicas y los sensores tienen ahora un cubrimiento lateral impresionante, a tal punto que interceptan peatones u obstáculos a 500 metros y operan los frenos mediante un complejo cálculo de algoritmos si el piloto no lo ha hecho por su cuenta, hasta el punto de detener el auto.

La diferencia grande en esto es que ahora Mercedes lo opera hasta 50 kilómetros por hora y garantiza que, por los tiempos de avance del vehículo, es virtualmente imposible atropellar a un peatón en las condiciones usuales de estos sucesos.

También previene las colisiones por detrás. Si se lee que un vehículo lo va a embestir, activa de inmediato los apoyacabezas, las luces de emergencia y "engatilla" los airbags y los cinturones
para minimizar los daños.

Tiene además lectores de la forma de manejo y reacciones típicas
del conductor, y cuando advierte que van más lentas o torpes con respecto a la lectura de la ruta, le da señales de detenerse para descansar y le sugiere todos los sitios adecuados cercanos
para hacerlo.

Las luces tradicionales (las halógenas son de museo ya, y las HID pasan a un segundo plano) serán Leds en altas y medias. Por ahora se usan mucho en stops y cocuyos, pero no en los faros principales.

La diferencia de iluminación es impresionante y sigue con total precisión el GPS para girar en las curvas y alumbrar las intersecciones. Las mismas luces se encargan de bajar el resplandor de las de los carros que vienen y no hay encandilamientos.

Obviamente, esto ya es rutinario, el carro estaciona solo en longitudinal y en paralelo y el computador suma las vistas de todas las cámaras para dar en la pantalla del tablero una visión virtual satelital superior completa del escenario donde se mueve el carro a baja velocidad.

Todos los visores leen las señales de tránsito (cuando son serias, bien puestas y homologadas y no botadas a la loca, como pasa acá, aún en las concesiones avanzadas) y no solamente da
las alertas visuales y sonoras sino que maneja la velocidad en las zonas escolares, peatonales, urbanas, etc., de acuerdo con la confrontación de datos que hace con la información rutera del
GPS.

Que obviamente es exacta y corresponde con la realidad. En Colombia, eso sería un peligro porque cambian los sentidos y condiciones de carreteras y calles todos los días. Como pasa con la tecnología, estas cosas se trasladan muy rápidamente a los carros de inferiores gamas pues la producción masiva las abarata y las normas de tráfico las exigen por sus beneficios evidentes.

Todas las marcas trabajan en estos aspectos con mucha creatividad y las soluciones van a ser cada vez más rápidas
e interesantes para reducir la accidentalidad.

Cada vez más cerca está el carro inteligente. Lástima que cada vez más lejos estén nuestras disposiciones y homologaciones de Mintransporte, pues ni siquiera a los elementales airbags y al ABS los han podido hacer obligatorios por las presiones y el lobby que hicieron algunas marcas cuyos carros no los podían adoptar o
por el miedo de perder clientes por el mínimo incremento de precio que eso supone y que seguramente todo el mundo pagaría a cambio de salvar el pellejo.

FRASE:

Cada vez más cerca está el carro inteligente. Lástima que cada vez más lejos estén nuestras disposiciones y homologaciones de Mintransporte, pues ni siquiera a los elementales airbags y al ABS los han podido hacer obligatorios por las presiones y el lobby que hicieron algunas marcas cuyos carros no los podían adoptar.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.