¿Vale la pena hacer una conversión de un motor Diesel a gas?

¿Vale la pena hacer una conversión de un motor Diesel a gas?

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Es una conversión más costosa que la de la gasolina y el ahorro no excede el 15 por ciento. Pero puede ser beneficiosa para quienes poseen una ¿flotilla¿.

Cuando se dice que el ahorro de combustible es del orden del 15 por ciento y que los costos de la conversión oscilan entre 4.500 (tecnología dual) y 15 mil dólares (tecnología dedicada), difícilmente se podría pensar que vale la pena convertir un motor diesel a gas natural.

Sin embargo, como lo explica Sergio Guzmán, gerente de Convertec Ltda., empresa que lleva más de 20 años realizándoles esta ¿cirugía¿ a los motores diesel colombianos, existen ahorros adicionales en los aceites y los filtros, pues su frecuencia de cambio se reduce hasta en un 50 por ciento.

¿Además, si continúa el desmonte de los subsidios del valor del galón de diesel, estos ahorros aumentarán, volviendo muy rentable la conversión a gas natural ¿explica¿. Nuestro diesel es también muy contaminante; si sustituimos el 50 por ciento de ese combustible por gas, la contribución al medio ambiente será inmensa¿.

Un tercer beneficio tiene que ver con que la mayoría de los vehículos que ruedan con ese combustible son herramientas de trabajo y, por lo tanto, al formar parte de flotillas completas, sus dueños se pueden ver beneficiados.

Dos conversiones
Existen dos tecnologías para convertir motores diesel a gas: la primera, llamada ¿dedicada¿, implica realizarle modificaciones estructurales al motor para que trabaje única y exclusivamente con gas.

A la máquina se le cambian las culatas, las camisas, los pistones y los anillos, y se le adicionan inyectores para gas. En otras palabras, el motor diesel pasa a ser de ciclo Otto, similar al de gasolina.

La segunda conversión es conocida como ¿dual¿, en la cual el motor es modificado para que trabaje con los dos combustibles (diesel y gas natural) de forma simultánea y no alterna, como sucede con los de gasolina.

Esta conversión implica, o bien una modificación profunda, similar a la dedicada, o bien la adición de una manguera de admisión, que se le instala al mezclador.

La manguera va acompañada de un kit de conversión, que incluye una válvula reguladora de diesel, una aneroide y otra de poder, así como regulador de baja presión, regulador de alta presión, válvula solenoide, válvula reguladora de diesel, controlador de presión y controlador de temperatura, entre otros accesorios.

¿Las tecnologías duales implican un porcentaje de sustitución entre el diesel y el gas natural, lo que significa que el vehículo puede trabajar desde un 50 por ciento diesel y un 50 por ciento gas natural, hasta un 30 por ciento diesel y un 70 por ciento gas natural¿, explica Guzmán. 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.