Más vale prevenir que accidentarse: conozca las situaciones reales de riesgo

Cuando se maneja de forma preventiva es posible reaccionar adecuadamente ante situaciones imprevistas y, por lo tanto, disminuir los riesgos de accidente.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Aunque un buen curso de conducción incluye conocimiento total de las normas de tránsito y les inculca a los estudiantes manejar responsablemente, suele quedarse corto frente a la ¿conducción preventiva¿ o capacidad del conductor de adelantarse a los hechos fortuitos de la vía y su entorno.

Según un estudio del Centro de experimentación y seguridad vial (Cesvi Colombia), ¿el manejo preventivo cobra gran importancia cuando genera un cambio de conciencia y actitud en la forma de conducir y de lograr un tránsito más seguro. Es encaminar a los conductores al logro de (ciertos) objetivos¿.

Esos objetivos son:
*Crear conciencia de que la conducción es una profesión.
*Asumir como propia la problemática del tránsito del país.
*Generar actitudes positivas para evitar malos hábitos de conducción.
*Analizar situaciones reales de riesgo en el tránsito, mediante la experiencia.

El hombre y la máquina
Lo primero que hay que entender frente a este tema es que el conductor es quien tiene la mayor ingerencia frente a los hechos que pueden desembocar en un accidente de tránsito, simplemente porque es él quien lleva el control del vehículo y el único que tiene la capacidad de adaptarse a las condiciones de la vía.

¿En manos de él está conducir de una forma segura, reconociendo el peligro a tiempo y entendiendo realmente lo que se debe hacer ¿dice Cesvi-. Es necesario comprender que tiene una serie de limitaciones sicofísicas, las cuales dan un nivel máximo hasta donde él como ser humano puede actuar (¿)¿. 

Esas limitaciones (fatiga, agresividad, distracción, sueño, estrés, alcohol y exceso de velocidad, entre otras) son, según el estudio, las que no se tienen en cuenta cuando se coge el timón de un carro y generan el 80 por ciento de los accidentes.

La máquina y el entorno
En cuanto a las eventualidades de la vía o del clima, así como las propias del vehículo, el estudio encontró que son responsables de la accidentalidad en un 15 y un 4 por ciento, respectivamente.

Aunque la participación del vehículo es más baja que la del conductor, aspectos como el buen mantenimiento y la calidad del mismo influyen directamente en la estadística.

Lo anterior va ligado con las condiciones climáticas o el estado de la vía por donde se transita, que un buen conductor pueden ¿manejar¿ si conoce a cabalidad las señales de tránsito y se porta responsablemente.


LOS ACCIDENTES SON EVITABLES¿
Si se entiende que el ser humano tiene sus limitaciones.
Si el conductor tiene la información suficiente sobre conducción segura.
Si se mantiene el vehículo en buen estado.
Si el conductor es capaz de adaptarse a la vía, interpretarla y ponerla a su servicio.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.