Los vehículos anfibios se perfilan como la más práctica solución de movilidad del mañana

El avión del futuro creado por Shabtai Hirshberg será capaz de aterrizar en tierra o acuatizar y funcionará con motores híbridos y la energía solar que recogerá en su fuselaje con techo transparente.

Redacción Motor

07:35 p.m. 27 de noviembre del 2012

El futuro del transporte, más exactamente de la aviación, ha llevado a ingenieros y diseñadores a concebir las ideas más extravagantes y raras posibles para las máquinas, pero también a avanzar en innovación y tecnología hasta llegar a límites inimaginables o que tal vez solo los habíamos visto en series animadas como Los Supersónicos.

Pero estos inventos cada vez están más cerca de la realidad y de lo que realmente el hombre necesita: menor tiempo de espera, mayor comodidad, facilidades y cuidado del ecosistema. Esto incluye no solo el medio de transporte sino también los aeropuertos o puertos adonde deben llegar los pasajeros y más cuando, según diferentes estudios realizados, el número
de vuelos al día aumentará en un 100 por ciento de aquí al 2030 y los espacios serán cada vez más estrechos para las operaciones.
Con estas condiciones en la mente, el diseñador industrial Shabtai Hirshberg se lanzó a proponer un interesante concepto de aviones y aeropuertos del futuro.

Por un lado inventó un diseño de hidroaviones comerciales supersónicos, cuya propuesta ya le fue presentada a Virgin Airlines. Se destacan no solo por la utilización de  nanocomponentes 'inteligentes' como materia prima para su chasis, sino además porque el techo es de vidrio laminado que
sirve al tiempo como parte estructural fuerte del avión.

Obviamente, la transparencia y la luz que llegan por el techo se pueden controlar desde la cabina. Además esta gran ventana sustituye las pequeñas tradicionales, permitiendo mayor flujo de aire exterior sobre el fuselaje y una reducción significativa de la resistencia al avance.

El avión anfibio utiliza motores alimentados por biocombustible combinados con eléctricos, los cuales se surten de energía solar
recogida también en la ventana del techo, por lo cual aprovecha los rayos UV durante el día y los infrarrojos en la noche. Además, los motores son conductos ventilados de turbohélices montados sobre el borde de la salida de las alas, permitiéndole al avión acuatizar y una configuración de alta sustentación que le da facilidad de elevación en pistas cortas.

El diseño se completa con un ala retráctil ubicada en el frente de la nave, que le permite mayor estabilidad en vuelos a bajas velocidades, despegues, aproximaciones y sirve como aleta hidrodinámica para disminuir el efecto de las turbulencias generadas al acuatizar.

  FRASES:

La nanotecnología será la encargada de generar la sustentación para levantar los aviones del futuro.

Los aeropuertos del futuro también estarán en el agua, por lo cual es importante diseñar aviones polivalentes para todos los escenarios.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.