¿Qué vehículos están comprando los colombianos?

Los colombianos son conservadores al comprar carro nuevo, prefieren los colores y diseños tradicionales, entienden que es un bien de consumo y compran en función del uso que le van a dar.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

CARLOS CAMACHO MARÍN
REDACCIÓN VEHÍCULOS

Hace una década ver rodar por calles o carreteras colombianas carros de alta gama era toda una novedad. Atrás quedaron los tiempos de las Station Wagon, hoy desaparecidas y reemplazadas por lujosas ¿Crossover¿, SUV o 4x4, que se entremezclan en el tráfico con automóviles nacionales e importados, unos y otros con toda la tecnología de punta.

De aquella época en la que el aire acondicionado, los vidrios eléctricos o el bloqueo central eran lo ¿in¿ y descrestaban a muchos, se pasó a un amplio abanico de ofertas en el mercado. Muchos aspectos influyen hoy en el comprador de automóviles.
El precio de los carros es un elemento clave en el crecimiento de las ventas, y a este van atados los cambios en la economía, el precio del dólar, el acceso al crédito y las facilidades de pago. El año pasado se vendieron 258.413 carros, según reportes de Econometría S.A.

En esa misma línea, hace 10 años para comprar un carro nuevo se necesitaban 80 salarios mínimos mensuales, hoy se requieren solo 60. La capacidad de compra de los colombianos aumentó.

La gente ya no está buscando el ¿carrito¿ que terminaba convirtiéndose en el bien más preciado de la familia y en un ¿cariño verdadero¿ (¿Ni se compra ni se vende¿).

El comprador cada día quiere más pero, sobre todo, se fija en el uso que le va dar a su automóvil sobre el que tiene muy claro que es un bien de consumo y no un bien para capitalizar.

Pero, ¿qué están comprando hoy los colombianos? Esta pregunta se las trasladamos a varios de los directivos de ensambladoras colombianas y a reconocidos importadores.

Así como el espectro se ha ampliado en todos los segmentos de las marcas, también los compradores conforman un gran abanico. Los jóvenes universitarios, los recién graduados, los profesionales, en fin, un rango de edades que las ensambladoras tienen muy bien identificado y para los cuales hay un carro a la medida.
A romper tabúes
Si bien el carro particular seduce cada vez más a los colombianos y hay tendencia hacia lo novedoso del mercado, también es cierto que las personas siguen siendo muy conservadoras en algunos aspectos.

A pesar de los impactantes colores de los carros nuevos, los colombianos se siguen inclinado por los clásicos. ¿La gente viene atraída por los colores fosforescentes pero en la práctica escogen rojo, blanco y plata, que es el más vendido, y luego el negro y algo de azul¿, dice José Román, gerente Nacional de Ventas de General Motors Colmotores.

Y en el caso de los coupé que hace años poco gustaban por la incomodidad en el acceso, hoy son preferidos por su diseño, que gusta más que el de los sedanes.

Eso lo demuestran las cifras del Chevrolet Aveo (el carro más vendido del 2007), que en la versión dos puertas, según Román, en el 2007 tuvieron meses en los que vendieron 800 unidades; y Renault, el año pasado vendió 10.069 Twingo, el cual resultó ser el carro con más compradores de esa marca.

En cuanto al diseño y las formas, Noel Ardila, gerente Nacional de Ventas de Distoyota, considera que ¿los colombianos siguen siendo conservadores¿. Y agrega, que en el caso del automóvil Corolla, los clientes prefieren no llamar la atención, ¿buscan carros sobrios, elegantes, pero no llamativos¿.

Esto, por ejemplo, se refleja en las ventas de la CCA en su línea de Mazda3, en las cuales los sedanes son los preferidos de los clientes. De las 1.100 unidades vendidas este año, el 46 por ciento corresponde a estos, muy por encima de otros ¿más llamativos¿ como el Mazda3 HB, que es a su vez más deportivo y vistoso.

En la gama baja los colombianos, si bien buscan mayor innovación en diseño y  accesorios, también se preocupan por la seguridad y otros detalles. Incluso, en carros económicos nuevos ya no se dejan ¿meter los dedos en la boca¿ con importados ¿baratos¿ y muchos  prefieren ir al mercado del usado en donde por la misma plata es posible conseguir carros muy bien equipados.
Qué tienen en cuenta
Como ya el carro pasó de ser un lujo a un artículo de primera necesidad, a la hora de adquirir uno los clientes se interesan por el que más conviene para la familia, o el utilitario para los negocios.

Según Román, de GM Colmotores, cada mercado es diferente. En Chevrolet, agrega, es muy fuerte el mercado en autos de hasta 50 millones de pesos en el que hay gran demanda de Spark, Aveo de tres, cuatro y cinco puertas, y de Optra, que es el tope. Por ejemplo, el Épica, una berlina de lujo no vende tantas unidades como sus ¿hermanos¿ menores.

La Compañía Colombiana Automotriz (CCA), que esta semana lanzó el Mazda2 espera recuperar el espacio que dejó al llegar a su fin la producción de la serie 323 que durante muchos años tuvieron gran acogida, mientras que por los lados de Renault los fuertes son los Twingo, Logan y Clio.

Varios de los consultados coincidieron en que si bien todo depende del presupuesto con que se cuente, en esta parte del espectro del mercado los compradores siempre buscan más accesorios y un punto esencial: el consumo de combustible.

Hace unos años los carros que se vendían no tenían aire ni paquete eléctrico; hoy en día estos son casi obligatorios; incluso, el aire acondicionado es muy apetecido en ciudades como Bogotá.
 
En materia de seguridad, cada día la gente pregunta más por los airbags y los frenos de disco con ABS, aunque por estos hay que pagar un poco más. En los carros de más de 50 millones de pesos estos son elementos que, junto al paquete eléctrico (vidrios, seguros y bloqueo central), son casi de norma y es ¿imperdonable¿ que un carro no los tenga, sostiene Joaquín Sáenz, de Autogermana.

EL ¿BOOM¿ DE LOS ¿CROSSOVER¿ Y LAS SUV
En el mercado colombiano tienen gran impacto las camionetas, más conocidas como ¿Crossover¿ o SUV, que son vehículos de gran capacidad de carga, son amplios y cómodos, y se adaptan bien a las condiciones de ciudades como Bogotá, en las que hay que cuidarse de que los buses no le cierren el paso, o en donde los huecos y los charcos requieren un auto más poderoso.

La ¿Crossover¿, sostiene Ardila, de Distoyota, es uno de los segmentos que más está creciendo pues es la línea de entrada a vehículos más grandes. ¿La gente está buscando más espacio, es gente que viene de un automóvil y quiere un carro grande y que por el precio que está pagando ya viene con todo¿.

Ardila no cree que estos modelos estén desplazando a los automóviles, pero sí un poco a los llamados monovolumen (camionetas familiares tipo van). Las ¿crossover¿ son preferidas por su comodidad, el espacio y la conducción, que es muy suave.

Entre tanto, para Joaquín Sáenz, de Autogermana, estos vehículos ¿han sido un factor determinante en el crecimiento. Pensamos que iba a haber ¿canibalización¿, pero quien tiene en mente comprar un automóvil no cambia de idea. La gente viene decidida por lo que le gusta¿.

Y agrega que las ¿crossover¿ son vehículos que han nacido con un espíritu más deportivo, ideal para las calles y carreteras colombianas, y ofrecen más seguridad al sortear los huecos. ¿Es un vehículo más apto para las vías del país, con la comodidad de un sedán¿.

En el terreno de las 4x4 también hay cambios. Ya no son solo los carros para el trabajo día a día en el campo o para meterlo a la trocha y al monte. La adquisición de estos vehículos, en muchos casos, está asociada al ¿hobbie¿ del comprador, por ejemplo los que las quieren para llevar en el platón motos o adaptarles un remolque para transportar botes o motos acuáticas.


ALGUNOS ELEMENTOS SON ESENCIALES, OTROS NO


Aprenda a diferenciar cuáles accesorios son esenciales y sin cuáles se puede ¿sobrevivir¿.Tenga en cuenta que no todo accesorio es mera decoración, sino que algunos son esenciales para la seguridad de los ocupantes o el funcionamiento del vehículo. A continuación se discriminan aquellos sin los cuales no debería adquirirse un auto, y aquellos que pueden pasar ¿de agache¿.

Los indispensables

Frenos ABS: ya casi todos los carros los incluyen. Este sistema es esencial para brindar mayor seguridad en caso de frenadas de pánico. El sistema evita que se bloqueen las llantas y así el conductor no pierda el control de la dirección mientras frena.
Dos airbags: más del 95 por ciento de los carros incorporan el del lado del conductor, pero los consumidores se fijan cada vez más en que su carro proteja al pasajero de al lado.
Barras de protección en las puertas: aunque se supone que todos los carros de marcas serias las deben tener, asegúrese de que así sea. Estas barras protegen a los ocupantes en caso de un choque lateral.
Portavasos: Dejaron de ser un lujo para convertirse en un elemento útil, que mantiene vasos y botellas a la mano pero perfectamente asegurados, para que no rueden peligrosamente por el piso del vehículo.
Timón ajustable: esta función podría pasar desapercibida para una persona de talla media o alta. Para las más bajitas, es clave que lo puedan bajar en altura, para mejorar la visibilidad. Algunos carros permiten la graduación en profundidad.
Cinturones de seguridad: son completamente necesarios. La Ley dice que en carros fabricados a partir del 2004 es obligatorio usarlos en todas las sillas de atrás, incluso en la silla ¿del bobo¿ que es la de la mitad, en la banca trasera.
Parabrisas laminado: esto quiere decir que el vidrio panorámico debe tener una película plástica en su interior, que no permita que en caso de romperse, los vidrios se desperdiguen por todo el lugar. Por el contrario, así se quiebre, los trozos deben quedar unidos. Eso evita que los ocupantes se corten con trozos de cristales sueltos o, de ser un vidrio templado, que la persona trague alguna de las miles de partículas en que quedan convertidos después de un impacto fuerte.
Tercer stop: es requerido por la Ley.
Luz de reversa: es obligatoria.
 

Los accesorios


Radio, con o sin MP3: este dispositivo está diseñado exclusivamente para el entretenimiento a bordo. Cobra importancia cuando se usa como parte del sistema manos libres, para hablar por teléfono.

Encendedor de cigarrillos: cada vez se fuma menos, y mucho menos en el vehículo.

Exploradoras: a menos que tenga que cruzar la zona de La Línea, en la madrugada y con bastante frecuencia, estas luces no son tan necesarias en la ciudad, en condiciones normales.

Aire acondicionado: cada vez se usa más, incluso en climas como Bogotá, pues por seguridad mucha gente no baja los vidrios, o cuando llueve nadie quiere que le salpiquen agua. Además, el aire ayuda a desempañar con mayor eficiencia.
Sin embargo, es posible ¿vivir sin aire¿. Hay que recordar que el motor del aire acondicionado se alimenta de la potencia del motor y en carros pequeños la pérdida de brío en el impulso, además del aumento del consumo de combustible, es notable.

Ventanas y espejos eléctricos: son un aspecto importante del confort, pero no hay problema en girar una manija para subir o bajar el vidrio. En cuanto a los espejos, es una función útil, especialmente si no se quiere abrir la ventana, por seguridad o por lluvia. Algunos espejos incorporan una pequeña resistencia que los desempaña en días fríos y lluviosos.

Alarmas y apertura remota: a juzgar por la falta de atención que la mayoría de usuarios les pone a sus carros cuando se dispara la alarma en el parqueadero de un centro comercial o de un edificio de apartamentos, se podría decir que estos dispositivos de seguridad antirrobo no son tan efectivos y, más bien, se pueden tornar molestos para los demás.

La apertura remota de las puertas, el capó y el baúl es una buena función, que en algunos casos podrían convertirse en un elemento de seguridad importante, en caso de que el conductor necesite subirse de afán al carro, sin tener que meter la llave en la cerradura de la puerta.

Rines de aleación
: si bien los rines de lámina de hierro cumplen con su función de alojar las llantas y rodar y rodar, es cierto que los de aleación absorben mejor un impacto fuerte. Estos se destruyen más fácil que los de hierro pero por absorber el golpe protegen mejor la suspensión y la dirección, y por ende a los ocupantes.

Techo corredizo: a menos que usted no pueda vivir sin que el sol le dé en la cabeza, muchos usuarios de carros con techo corredizo reconocen que no lo volvieron a usar después de un tiempo.

Silletería y tapicería de cuero: el cuero es un gran material, duradero, elegante y cómodo. En clima cálido se tiende a degradar porque la piel suda más cuando está en contacto con el cuero que con la tela. Es atractivo pero definitivamente no es primordial.

Sensores de lluvia: este sistema automático enciende los limpiaparabrisas cuando detecta gotas de lluvia. Tiene la capacidad de regular la velocidad, dependiendo de la cantidad de agua que esté cayendo. El sistema manual, aunque menos sofisticado, hace lo mismo.

Encendido automático de las luces: sin que haya intervención del conductor, el sistema enciende las luces cuando se oscurece o entra en un sótano. Es muy útil, salvo que de día usted salga de la ciudad, presuma que se van a encender y que quienes se lo recuerden sean los agentes de tránsito en la carretera. Algunos carros activan una señal de alerta si usted deja las luces encendidas, una vez se baje del carro (tiende a pasar de día); otros, por su parte, apagan las luces cuando se apaga el vehículo.
 
Las superfluas

El tacómetro
: sirve para ver las revoluciones del motor. Muchos conductores lo usan para saber en qué momento se deben hacer los cambios, según el manual del carro. Sin embargo, un piloto promedio puede hacer los cambios ¿a oído¿.

Luces de xenón: estas son luces blancas que alumbran de forma más efectiva y alcanzan su máximo potencial de iluminación casi de inmediato. Sin embargo, aún son costosas y no siempre se justifica el gasto adicional (una sola lámpara puede costar 1 millón de pesos). Cuando se habla de bixenón se refieren a que tanto las luces altas como las bajas operan con esta tecnología.

Discos traseros: es cierto que los discos del freno en las cuatro ruedas son muy efectivos, pero eso no quiere decir que los frenos de tambor (de campana) atrás no sean también efectivos, más si se tiene en cuenta que el peso de la mayoría de carros modernos está 60 por ciento en la parte delantera, que es donde se necesita frenar más.

Calefacción para las sillas: tal vez en países con estaciones, donde los inviernos y las bajas temperaturas son severos, se justificaría calentar el asiento.

Sillas graduables en altura: una función muy útil para lograr una posición de manejo óptima, independientemente de la estatura del conductor, pero algo que por ahora no es absolutamente necesario.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.