Los vehículos eléctricos siguen 'desconectados' en Colombia

El Presidente dijo que el Gobierno debe sumarse al uso de este tipo de tecnología.

Redacción Motor

07:56 p.m. 24 de enero del 2014

Manuel Antonio Orduz
Redactor de EL TIEMPO

Fue una que pasó inadvertida el pasado 17 de enero. Durante el ‘Diálogo de Gestión’ realizado en la sede del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el presidente Juan Manuel Santos aseguró que se debe estimular la compra de vehículos eléctricos para el Estado y que se pondrá en la tarea de lograr ese objetivo.

“Voy a dar instrucciones para que la compra de los vehículos del Estado, del Gobierno, se dirija hacia (los) eléctricos. Ojalá el país entero. Y facilitar la conversión también hacia la utilización del gas, vehículos que utilicen gas más que gasolina”, dijo, aunque admitió que se requiere un esfuerzo adicional para hacer ‘alcanzable’ esta tecnología.

“Yo sé que yo autoricé que bajaran los aranceles, que facilitaran la importación de esos vehículos eléctricos, que todavía son más caros que los vehículos normales”, agregó en el marco de la discusión sobre el cambio climático y las emisiones contaminantes, un tema en el que, según él mismo, Colombia “es una especie de autoridad moral”.

Por su vaguedad y ambigüedad, este parece ser un anuncio más de los miles que se han hecho durante los últimos años acerca de la necesidad de traer la tecnología eléctrica e híbrida al país, especialmente a Bogotá, en donde se han venido dando palos de ciego alrededor de este tema durante los últimos meses.

En tan solo dos años, la capital pasó del metro al metro ligero, y de éste, al tranvía. Luego se habló del bus híbrido y ahora de la necesidad de implementar trolebuses. De todos esos anuncios tan solo quedan los padrones de la Carrera 7, sin duda los más cómodos del sistema masivo de transporte de la capital, pero equipados con motores diésel Euro V. Sin embargo, en el país no existe ese combustible por lo cual los beneficios de estos motores no se verán y sí podrán sufrir daños prematuros y costosos.

Otros intentos fueron el del carrito de muñecas impulsado en el 2008 por el Ministerio de Ambiente (ver: ‘El familiar Reva: flor de un día’), el convenio de Endesa y EPM con Renault Sofasa para implementar 250 vehículos eléctricos para el 2012 (ver: ‘¿Se les agotaron las pilas?’) o la idea de implementar GNV en los buses articulados de transporte masivo (ver: ‘TransMilenio con tanques’). Y varios más.

¿Qué se ha hecho?

Lo más reciente en esta materia fue la aprobación –en julio del 2013 y a través del Consejo Superior de Política Fiscal (Confis)– de la rebaja en el arancel para un contingente de vehículos eléctricos e híbridos, por los próximos tres años.

La rebaja aplica para un cupo de –máximo– 750 eléctricos (buses, camiones, taxis, automóviles, camperos y camionetas) e igual número de unidades de híbridos enchufables (automóviles, taxis, camperos y camionetas), con motores de menos de 3 litros, por año.

En el caso de los eléctricos, el arancel pasó del 35 al 0 por ciento, mientras que, para los híbridos, quedó en el 5 por ciento. Para ser beneficiarios de esa rebaja, los vehículos híbridos y eléctricos y su cargador no pueden superar los 52 mil dólares FOB, según lo que se desprende del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, líder del programa de Prevención y control de la contaminación atmosférica.

En el Consejo también se aprobó la importación anual de 100 estaciones de carga pública (‘electrolineras’) con 0 por ciento de arancel durante un periodo de tres años.

De híbrido a diésel

La propuesta de la Alcaldía Mayor de adquirir 150 buses híbridos para convertir la carrera 7 en un corredor ‘limpio’ (después de analizar la inviabilidad del tranvía) se convirtió en la implementación de padrones de tecnología diésel Euro V, con carrocerías cómodas y diseñadas para el transporte de pasajeros, pero sin la pretensión eléctrica inicial. Un bus híbrido utiliza un sistema de propulsión diesel-eléctrico y, aunque es uno de los más usados en el mundo, su costo promedio en esos países es de 300 mil euros, muy por encima de los padrones actuales.

Taxis, en prueba

Bogotá tendrá en estudio 50 taxis eléctricos con autonomía de 300 kilómetros, durante los próximos cinco años, como parte de un experimento del Distrito y el Ministerio de Ambiente que busca evaluar el desempeño de esos vehículos y su posible masificación. Para lograrlo, montaron 10 puntos de recarga en el Tercer Milenio y siete en las instalaciones de Praco Didacol. Los conductores deben portar tarjetas de Codensa y Emgesa para ‘tanquearlos’.

¿Se les agotaron las pilas?

Endesa y EPM firmaron un acuerdo de cooperación con Renault Sofasa para empezar a promover el uso de autos eléctricos, teniendo como meta que para el 2012 deberían estar rodando 250 unidades. Por su parte, Mitsubishi llegó también a un acuerdo de intención con Endesa para comercializar el i-Miev.

¿Qué es un híbrido?

Es un vehículo que combina el motor de combustión interna con uno o varios motores eléctricos, cuya función es reemplazar al primero en el arranque, la velocidad crucero a baja velocidad y la desaceleración, todo con el fin de ahorrar combustible y mejorar la emisión de gases contaminantes. Es una tecnología que continúan desarrollando las marcas líderes en el mundo.

TransMilenio con tanques

También se ha escuchado la propuesta de buses propulsados con gas natural vehicular (GNV), sistema que no es el ideal debido a su poca potencia y autonomía por el sistema de recarga que tocaría implementar en los portales y el tiempo de abastecimiento de los inmensos tanques de cada bus, sin nombrar un eventual desabastecimiento del combustible en la ciudad, situación que paralizaría de inmediato todo el sistema.

El ‘familiar’ Reva: ‘flor de un día’

En septiembre del 2008, el Ministro de Ambiente de la época, Juan Lozano, presentó el primer vehículo eléctrico para nuestro país, llamado Reva y descrito como un “dos puertas para dos adultos y dos niños”. Semejante novedad mereció titulares de prensa, que describían como “suficiente” la autonomía de 80 Km., pues “los recorridos diarios no pasan de 30 Km.”. Este carrito de golf sin las mínimas normas de seguridad pasó de ser el primer eléctrico masivo en Colombia para convertirse en el primer eléctrico masivo ‘a la colombiana’.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.