La versión más deportiva del Volkswagen Jetta regresó al país

Luego de dos años de ausencia esta nueva versión llega heredando el código GLi con un diseño elegante, atlético y un alto nivel de accesorios. Tiene motor turbocargado de 2 litros y 200 caballos.

Redacción Motor

08:05 p.m. 23 de julio del 2012

Ver fotos de la más reciente versión del Jetta

Tres letras indican que es el más deportivo, potente y explosivo de los Jetta. Ese código lo hace partícipe de un modelo que no tenía renovación en Colombia desde hace dos años y que volvió con el debido 'up grade' tanto en motorización como en presentación y configuración de equipamiento, ya que la última versión del GLi que tuvimos en el país tenía un motor de 1,8 litros y 180 caballos de potencia.

En principio, el GLi impacta porque su diseño −sin apartarse de la versión más terrenal del Jetta y su sexta generación que se presentó en 2010− transmite fuerza y elegancia al mismo tiempo, cosa que consiguieron con el cambio de simples detalles que inclinaron el carro hacia lo deportivo, y con la aplicación de la simetría en cada uno de sus ángulos, lo que le ahorra alargamientos innecesarios o volúmenes exagerados.

Tiene forma de cuña y tensiones en las partes indicadas. Limpio y dinámico, muy europeo. Así, luce un frontal que tiene incorporada una parrilla diferente porque es de tipo panal y está pintada de negro mate, además de llevar el logo de la marca en alto relieve
y la denominación cromada GLi al lado.

Un marco cromado la envuelve y la convierte en una delgada línea
que entona a la perfección con unas luces mucho más agresivas, casi cuadradas, de máscara opaca, y unas exploradoras verticales de forma alargada. En el bómper inferior le dibujaron una boca rectangular cuya toma de aire tiene un marco inferior y una rejilla también en forma de panal, que hace ver el carro mucho más ancho de lo que realmente es.

En la parte posterior la semejanza con el Jetta normal es innegable. Solo los stops, muy sobrios y rojos, que están divididos por la hoja del baúl, la doble salida de escape y el código GLi, delatan su estirpe. Pero como la pinta no lo es todo, esa estampa se complementa con el desempeño que se encuentra bajo los pedales de este deportivo automático.

La arquitectura mecánica la conforman un motor de 2 litros más turbo de geometría variable que entrega 200 caballos de potencia
y 280 Nm de torque desde las 1.700 revoluciones, que acoplados
a la caja automática DGS de doble embrague y 6 velocidades lo hacen un bólido de respuesta ágil, avance rápido y paso contundente, que se explican por la buena relación peso/ potencia de 7,18 kilos por cada caballo.

La suspensión también recibió un tratamiento diferencial. Es rígido
y preciso sin que sea incómodo para adaptarse a las superficies irregulares. A pesar de su buen tamaño, su nariz siempre apunta de forma correcta en las curvas pues se tiene como un gato, y hay que exigirlo demasiado para hacer que su cola intente un subviraje.
Cosa que no se ve jamás si se tiene el control de estabilidad encendido.

En un paso menos enérgico, el control es total, y la dirección,
acorde con su espíritu competitivo, hace que el carro sea obediente y sensible a la menor reacción. Y si hay necesidad, frena en la raya, sin dudas y sin inquietudes, y con el ABS el carro puede entrar con todo el peso sobre el pavimento mojado y detenerse donde el conductor lo requiera.

Si su dinámica es de resaltar, también lo es el equipamiento, que reúne control de crucero, sistema Bluetooth, techo corredizo de mando eléctrico, aire acondicionado con control bizona, calefacción en las sillas y conexiones auxiliares para diferentes tipos de formato de audio, estribos negros y rines de aleación de 5 y 7 brazos diseñados especialmente para este modelo.

En cuanto a seguridad, están presentes cuatro airbags, frenos de disco con mordazas rojas, ABS, control de estabilidad, sistema ASR de antipatinaje, control de fuerza y distribución de frenado y sistema de asistencia de frenado en caso de emergencia.

El nuevo Jetta GLi reúne lo mejor de dos mundos, pues es un carro de raíces deportivas cuya presentación exterior e interior, así como su desempeño, lo catapultan hasta la élite de los autos que son para ir a la oficina y correrlos el fin de semana. Por su precio se ubicará en el primer escalón de la gama alta, pues arranca
en 74,5 millones de pesos, pero tiene todas las opciones de personalización para subirle aún más el estrato.

FRASES:

El Jetta GLi tiene una relación peso/potencia óptima pues es de  7,18 kilos por caballo, ya que en la báscula marca 1.436 kilos en vacío.

Su baúl es enorme, tiene capacidad de 550 litros y cuenta con la misma distancia entre ejes del carro 'familiar', por lo que tiene
espacio suficiente para cinco pasajeros.

La suspensión trasera es independiente de cuatro brazos con barra estabilizadora, lo cual mejora el comportamiento respecto
al carro normal.

RECUADROS:

La versión más deportiva del Volkswagen Jetta regresó al país luego de dos años de ausencia. Viene con el motor turbocargado de 2 litros y 200 caballos de potencia, que le aporta los músculos necesarios para heredar el código GLi. Su diseño es tan elegante como atlético y tiene buen nivel de equipamiento y accesorios para los más gomosos.

Estilo contundente
El alma interior del GLi es acorde con su dinámica: tapizados
de cuero con costuras rojas en asientos, que son tipo cubo, y el
timón, también de cuero, tiene una forma más ergonómica que el
del modelo normal, sin contar con los mandos satelitales y las levas para los cambios.

Los materiales del techo y el millaré son suaves al tacto, y tiene aplicaciones de cromo y aluminio sobre las puertas, barra de cambios, consola y pedales. Aunque en este tipo de autos lo normal es que el tablero de instrumentos sea de carátulas blancas, el GLi tiene un estilo elegante para los relojes en fondos negros con iluminación blanca y roja.

Hecho en México
El nuevo Jetta GLi se presentó en el Salón del Automóvil de Chicago el año pasado. Este auto se fabrica en la planta que
tiene la marca en México y, como es un carro pensado sobre todo para el mercado estadounidense, contará con una buena línea de accesorios: body kits, rines de 17 pulgadas y sensores de
parqueo, entre otros. Así, este carro se adecuó para mejorar la controvertida presentación de la versión normal del Jetta, cuya sexta generación fue criticada por ser demasiado austera.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.