Se nos vino el salón

Se nos vino el salón

Redacción Motor

12:08 a.m. 30 de octubre del 2012

Dentro de 14 días ya estaremos en pleno Salón del Automóvil de Bogotá, certamen que cada dos años, como todos sabemos, es el punto neurálgico para conocer cómo cierra el ejercicio del 2012 y las perspectivas del año venidero.

Aunque en algunos momentos, ante las incertidumbres que se generaron por los alcances de la reforma tributaria en los precios de los carros se llegó a pensar en otra dimensión del encuentro, es claro que estará más nutrido que nunca, con todas las marcas presentes y enmarcado en una nueva configuración por las obras que adelanta Corferias en su sede.

Este Salón va a ser clave para medirle el termómetro a la clientela, que ha bajado en el curso del segundo semestre, especialmente, así las cifras maquillen la apatía o recesión de los compradores. Porque el sector está dando acumulados parecidos a los del 2011, pero sucede que el repunte de las ventas de camiones en el primer semestre ha maquillado la gran caída que han sufrido los segmentos populares de los autos.

Todo el mundo confía en que el Salón signifique un repunte, y hay
muchos modelos nuevos, de reciente nacimiento de marcas masivas que deberían dar la medida del tanque que tiene el ciudadano en las condiciones de la economía del momento. Ojalá el Salón sea esta vez una feria importante para las ventas.

Hay un elemento que se ha analizado en el mundo, sobre todo en Europa, al tenor de la fuerte y grave crisis que afronta la industria automotriz, que ha combatido y tratado de moderar con enormes descuentos en los productos nuevos, que en algunos casos llegan al 20 por ciento sobre el valor de un vehículo hace un par de meses, y que en este salón puede tener vigencia: la infidelidad de la clientela.

Atraídos por los precios de quema y por las múltiples opciones que
se abren con una cantidad siempre importante de nuevos modelos, la gente se está moviendo de marca sin pudor. Esa fidelidad a un emblema y el hábito a sus características hoy son mucho más vulnerables y la gente no siente la desconfianza de hace unos tiempos, pues los carros son cada vez más homogéneos en calidad, especificaciones y respaldo en las casas
tradicionales.

También marca en este tránsito el cambio de muchas personas del auto convencional a las SUV, sobre todo ahora que han salido camioneticas más accesibles y racionales, con unos precios que son claramente los mismos de los autos ante los cuales ofrecen sus superiores dimensiones y sensaciones.

Se debe anotar que del último Salón para acá se ha dado un gran
cambio en el panorama de la oferta, con una creciente oleada de carros mexicanos más actuales, vigentes y sin aranceles, el notable repunte del estilo de todos los coreanos, el progreso de los
chinos y la competitividad de los europeos por la estabilidad del dólar.

Y no es menos incidente la presencia de nuevos agentes comerciales de marcas que se habían retirado o que llegan con gran músculo financiero internacional, como son los grupos chilenos, y el fortalecimiento de grandes nombres que en los
últimos 24 meses han crecido de manera muy significativa
en las ventas, como es el caso de Ford, Kia y Nissan, especialmente, muy a costillas de los resultados de las ensambladoras, cuyo ponqué se ha achicado.

Por ello, va a ser muy interesante seguir y aprovechar las estrategias y las formas con las cuales traten de atraer y hacer crecer a los compradores de la muestra de Corferias, que estará abierta hasta el 25 de noviembre.

Precios muy atractivos y probablemente mejoras puntuales para el certamen, nuevos modelos, algunos de ellos de estreno y otros muy jóvenes y bastantes en el rango popular, que es donde más
cifras de ventas se hacen, las últimas tecnologías en las marcas más costosas -que ahora no son TAN caras-, autos de ensueño y de consumo masivo, camionetas de todas las tallas y utilitarios para todas las funciones, estarán ahí a la vista de todos y al
mandar de las decisiones de la clientela.

Va a tener pues mucho impacto lo que suceda en el Salón para el resultado del año que, así resultare inferior al del 2011, será de todas maneras bastante bueno con más de 300 mil vehículos
vendidos, y es un indicador claro de lo que está sucediendo en otros sectores del comercio donde las tasas de interés han subido, la liquidez no es la misma, la euforia se ha apagado y la racionalidad impera.

Además de que mucha gente, con todas las restricciones que hay para el uso de sus vehículos, tiene sus aparatos comprados hace apenas 24 meses con menos de 20 mil kilómetros, y ante el deterioro del precio del usado para un recambio, está perfectamente servida con lo que tiene y no encuentra muchas justificaciones. Además de que muchas aún están en proceso de los créditos con los cuales hicieron de los dos últimos años un
boom para el sector.

El sector ha hecho un enorme esfuerzo por presentar lo mejor de lo mejor y de la mejor manera. Corferias tiene unas nuevas instalaciones. El público comprador tiene la palabra, y para  ayudarles a pronunciarla, MOTOR tendrá una edición especial el miércoles de apertura de la Feria y otro especial completo con el periódico dominical del 18 de ese mismo mes, además de un permanente cubrimiento en nuestro sitio www.motor.com.co y
carroya.comco

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.