Vision G-Code, un prototipo que se mueve con sol, viento e hidrógeno

Mercedes-Benz es una de las firmas que llevan la delantera en el uso de energías 'limpias' para los motores eléctricos de sus carros. Por ello, este puede ser el híbrido más avanzado del momento.

Redacción Motor

02:45 p.m. 14 de noviembre del 2014

oImágenes del nuevo prototipo de Mercedes

No es una casualidad que el equipo Mercedes-Benz haya sido ganador anticipado entre los constructores del Campeonato de Fórmula 1 2014 en una temporada en la cual los monoplazas tuvieron una unidad de potencia híbrida, en la que uno de los puntos más críticos fue la confiabilidad de los motores eléctricos. Ese conocimiento derivado de las pistas ya ha empezado a traducirse hacia los carros de calle en prototipos como el Vision G-Code, un híbrido que se fabricó para que se convirtiera en el laboratorio de las nuevas ideas y en propulsor del uso de energías renovables.

El Vision G-Code Concept nació de un desarrollo conjunto entre los centros de diseño de Mercedes en Alemania y China, que debían sacar adelante dos retos monumentales: en materia de estilo, crear una camioneta que fuera la más pequeña de la marca, la anti-Juke de Nissan, y cuyos trazos se opusieran al actual lenguaje de diseño. Y, por otro lado, aplicar todos los conocimientos adquiridos en motores de combustión y eléctricos para ‘alimentarlos’ a partir de energías ‘limpias’.

Lo primero se trabajó más en Pekín que en Alemania. El perfil coupé de la camioneta, las superficies lisas y sin pliegues, los robustos hombros con los cuales se remata la parte posterior, la cintura alta, el corto paral central, las luces finas adelante y la gran tira con ledes para los stops, que abarca de lado a lado la vista trasera, le dan un aire claramente deportivo, agresivo y fuerte. Y, de hecho, recuerdan los estilos más clásicos de sus famosos SLS.

Sus medidas también la enmarcan en un segmento de vehículos donde Mercedes-Benz aún no tiene presencia, pues la Vision G-Code mide 4,1 metros de largo, 1,9 de ancho y 1,5 de alto. Pero obviamente, los creadores tuvieron la libertad en la configuración interior y en la disposición de la parrilla, que si bien responde a los parámetros de la marca, tiene una particularidad: se ilumina en tres colores: azul, púrpura y rojo, según el modo de conducción.

Y es aquí donde arranca la interesante parte mecánica de la Vision G-Code, que a pesar de que no se ofrecieron datos concretos en términos de potencia, torque, velocidad máxima o autonomía, sí se dejó entrever el futuro en términos de movilidad sostenible.

La camioneta es híbrida, por lo que cuenta con dos motores, uno de combustión instalado en el eje delantero y otro eléctrico para el eje trasero, y hasta ahí todo dentro de lo conocido. Sin embargo, Mercedes asegura que el de combustión tiene turbo y funciona con hidrógeno, sin aportar más datos. Dice que luego de su proceso este motor aporta oxígeno puro que se ‘inyecta’ directamente a la cabina, algo que sería ideal para ciudades donde la polución se ha convertido en un problema de salud.

El motor eléctrico está instalado en el eje posterior y se alimenta de forma tradicional por unas baterías. Pero, de nuevo, la forma de ‘cargar’ estas baterías se sale de lo tradicional. Además de poder ‘enchufarlas’, el Vision G-Code tiene una pintura fotovoltáica que recubre su carrocería y que funciona como una gigantesca celda solar, a través de la cual absorbe la luz del sol y la transforma en energía eléctrica que ayuda a generar el proceso de electrólisis para la producción de hidrógeno.

Pero si no hay sol, no hay problema. Si el carro está detenido, la misma pintura tiene una función electrostática que aprovecha la energía eólica, es decir, el paso del viento alrededor del carro, para ayudar en la misma tarea de generar hidrógeno.

Y para la recarga tradicional de las baterías se recurre al sistema de regeneración durante el proceso de frenado y a los estiramientos y encogimientos de los resortes, con los que se genera también una carga para alimentar las pilas cuando el carro está en movimiento. Finalmente, como última opción, sigue el ‘tradicional’ enchufado a una toma de corriente.

Con esta configuración la camioneta puede moverse consumiendo hidrógeno, sin necesidad de esperar a que exista una infraestructura con este combustible y con una emisión de simple vapor de agua. O andar en modo cien por ciento eléctrico, con impulsión trasera sin emisiones, y también en modo combinado, momento en el cual tiene tracción total permanente.

Esta es la visión futura de Mercedes-Benz sobre un sistema de transporte que aprovecha al máximo los recursos para obtener energía de la forma más natural posible, que es el porvenir sobre ruedas con el cual la humanidad sueña.

Imágenes del nuevo prototipo de Mercedes

Acomodando el mañana

El habitáculo es futurista en toda su extensión. El timón tiene una inspiración aeronáutica y la pantalla y la consola central usan una iluminación de acuerdo a los modos de manejo. Hay cuatro asientos individuales con diseño de concha, fabricados con fibra de carbono y cuero. Estos tienen escáneres 3D que monitorean el estado de los pasajeros, y de acuerdo a sus lecturas activan automáticamente los sistemas de calefacción, ventilación y hasta dan masajes.

DATO
11 claves: 2 motores, 3 modos de conducción, 3 modos de tracción y 3 fuentes naturales de energía.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.