Más visitantes para el Museo de Transporte en Cali

Más visitantes para el Museo de Transporte en Cali

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

El director de esa entidad cultural, única en el país, invita a los colombianos y a sus paisanos a que la conozcan.

¿A quién no le gustaría ver una réplica a escala 1:1 del avión que volaron los hermanos Wright, el Van Diemen con que Juan Pablo Montoya comenzó a mostrarse en Colombia o una colección de 32 automóviles antiguos y clásicos?

Eso y otras muestras que reviven el pasado automotor de Colombia se pueden vivir de cerca en el Museo Nacional de Transporte, que queda al lado del aeropuerto de Cali.

El Museo Nacional de Transporte es una fundación de carácter privado, sin ánimo de lucro, establecida en Santiago de Cali el 14 de marzo de 1998, con facilidades en jurisdicción del Municipio de Palmira. Es organizado con el concurso del Aeroclub del Pacífico, el Club Clásicos y la Fundación para el Tren.

La entidad, impulsada por el Ingeniero José Guillermo Pardo Borrero, fundador y visionario, ofrece a todos los colombianos y a quienes nos visitan del extranjero una importante colección de objetos ligados a la historia del transporte en Colombia.

El museo cada día alberga más y más bienes que deleitan a los que visitan sus dependencias, las cuales están ubicadas al lado del Aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, contiguo a la Zona Franca de Palmaseca, a 15 kilómetros del perímetro urbano de Cali y a sólo 7 de Palmira. 

No obstante la cercanía a Cali y Palmira, y a las exhibiciones del museo, el 99 por ciento de los caleños y los palmireños no conocen este centro cultural. 

Por tal razón, para que el museo pueda continuar su obra, Hugo Suárez Fiat, vicepresidente del museo, hace un llamado a todos los de esta comarca ¿y a los colombianos en general¿ para que lo vengan a conocer, para así fundamentar planes más ambiciosos para el futuro. 

Digno de ver
En la actualidad, los pabellones del museo tienen las siguientes exhibiciones: 32 automóviles antiguos y clásicos; nueve aviones históricos y una réplica a escala 1:1 del avión de los hermanos Wright, única en Latino América; cinco locomotoras, tres de ellas a vapor; siete tractores que sirvieron al agro vallecaucano, dos restaurados y los otros en proceso de recuperación.

Está la más ambiciosa colección de surtidores de combustible antiguos que existe en el país; la máquina del Honorable Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cali, que acompañó al Padre Hurtado Galvis el día 7 de agosto de 1956 cuando ocurrió la fatídica explosión que destruyó varios barrios de la ciudad; el extintor de incendios facilitado por la familia de Fernell Franco, y un velocípedo ferroviario de 1870.

Como es natural, se dedicó un pabellón a los motores de aviación y los autos antiguos; hay una colección filatélica que incluye 30.000 sellos postales, ligados a la historia del transporte en el mundo; un coche Bachelor Brougham, modelo 1880, halado por un caballo percherón; una colección de 35 motocicletas antiguas; una hélice de barco de 1.8 toneladas; un trineo de hielo; bicicletas y triciclos; camiones históricos, y el auto de carreras ¿marca Renault Van Diemen¿ de Juan Pablo Montoya.

La joya de la corona la constituye una maqueta ferroviaria a escala, con 450 metros cuadrados de área, la cual es considerada la tercera en el mundo por su tamaño y jerarquía, y los 2 mil modelos a escala que presenta el Salón de Modelismo.

ENTRADA E INFORMACIÓN GENERAL

La tarifa para adultos es de 7.000 pesos, y para niños de 3.000.

Existen tarifas para grupos a partir de 20 personas. Información en el teléfono 651 1154, de Cali.

El museo está abierto desde su fundación, el 14 de marzo de 1998, salvo por dos días cada año, el 25 de diciembre y el primero de enero.

El museo abre sus puertas de lunes a viernes en jornada laboral, de 8 a.m. a 4 p.m.

Los sábados, domingos y festivos el museo se abre desde las 10 de la mañana hasta las 5 de la tarde.

Más información en la página web: www.museodetransporte.org

 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.