Volkswagen Passat, un carro 'pasado de calidad'

Este automóvil con motor de 2 litros camina muy bien gracias a un turbo que se activa a bajas revoluciones. Incluye avances técnicos y mecánicos interesantes.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

La experiencia de manejo a bordo del Volkswagen Passat Highline se puede calificar de muy placentera gracias a aspectos como la comodidad, la buena posición de manejo, al silencio de su motor y, sobre todo, al buen pique de este auto familiar, el tope de la gama de la marca en Colombia.

Cuando se destaca su agradable posición de manejo no solo nos referimos a la comodidad de la silla sino a que esta cuenta con 12 posiciones distintas hacia delante y hacia atrás, que les caen como anillo al dedo a muchos tamaños de pilotos. Adicional a eso, todas las sillas tienen calefacción.

El arranque es potente y silencioso, siempre y cuando active el botón del control de tracción. Los gomosos de los piques pueden desactiva esa función para experimentar cómo los 200 caballos de potencia de este motor hacen arrastrar las llantas al arrancar sobre cualquier terreno.

El confort a bordo de este auto fabricado en Alemania, tanto en las sillas delanteras como en las traseras, es total, mientras que la insonorización de la cabina promete viajes prolongados más placenteros. La elegancia de sus líneas se refuerza con aditamentos de ¿fina coquetería¿, como la llave de encendido, que simplemente se incrusta en una ranura y se mantiene la presión para encender el vehículo, o sensor de lluvia, que regula la velocidad del limpiaparabrisas. Para ingresar al vehículo no se necesita sacar la llave del bolsillo.

La dirección incorpora el sistema de dirección asistida Servotronic, que regula la firmeza del timón en relación directa con la velocidad: cuanto más rápido camine, menos ¿celosa¿ se pone la dirección. Esta es una característica que incluyen otros vehículos, además del Passat.

El auto cuenta con un freno de estacionamiento que se activa mediante un botón y se desactiva con tan solo acelerar. Esta ayuda viene bien cuando el trancón llega a la subida de un puente o en cualquier pendiente.

Incorpora una caja automática de seis velocidades con opción para manejo manual secuencial que se siente bien relacionada para las condiciones de las carreteras colombianas. Y cuando encuentre vías en las que no se necesita estar ¿cajeando¿, la función de control de crucero le brinda aún más comodidad en los viajes.

Como pocos autos lo hacen, el Passat tiene luces  bixenón autodireccionables, es decir que iluminan el borde de la carretera hacia el lado en que se tome una curva, sin que el piloto tenga que oprimir botones.

En cuanto a seguridad, esconde ocho airbags y tiene los aditamentos de norma en este tipo de vehículos, como control de estabilidad (ESP) y frenos ABS con todas sus ayudas para mantener un mejor frenado y mayor estabilidad.

FICHA TÉCNICA
Motor: 2 litros.
Potencia: 200 caballos.
Alimentación: inyección directa, turbocargado.
Transmisión: automática de seis velocidades, con opción para manejo manual secuencial.
Frenos: de disco en las cuatro ruedas, con sistema ABS.
Accesorios: sistema de sonido con ocho parlantes, seis CD y lee formato MP3.
Precio: 108 millones de pesos su única versión.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.