¡Volveremos!

¡Volveremos!

Redacción Motor

03:48 p.m. 06 de agosto del 2012

Después de encontrarnos con cerca de 12 mil lectores en Motor en Acción, nos quedan muchas lecciones y reflexiones acerca de este evento que nació haciendo historia en el sector automotor.

Lo primero, es el enorme compromiso que tenemos frente a todos nuestros seguidores de la revista y de los demás productos especializados en el automóvil que EL TIEMPO Casa Editorial ofrece en la web, la televisión, el cotidiano y la revista quincenal, y que conforman uno de los cubrimientos 'multimedia' más completos de la prensa nacional.

Todos quienes asistieron atendiendo la convocatoria que hicimos llegaron con enormes expectativas pues la propuesta -aunque tuvo dos pequeñas muestras de laboratorio hechas en años previos cuando MOTOR cumplió 25 años y luego con motivo de la edición 500- era muy ambiciosa e interesante por la parte de
acción y pruebas en la pista con los mejores autos de Colombia.

Pero igualmente incierta pues no era fácil prever su desarrollo a lo largo de tres días ni tampoco era previsible la acogida que tuvo entre las marcas que nos acompañaron y pusieron todo su material generosamente a disposición de la gente, tanto compradora como simplemente entusiasta de la experiencia.

El resumen lo escribimos todos de manera unánime, como lo pueden ver en el registro que es el tema central de nuestra edición presente. Motor en Acción se sobró en todos los aspectos y desde ya nos genera un compromiso de regresar con regularidad, muy seguramente cada dos años, aunque se quiere realizar de nuevo
en el 2013 y luego mantenerlo en años impares para no coincidir con el Salón del Automóvil de Bogotá.

Por supuesto, la tarjeta de apuntes está llena de correctivos y mejoras que debemos aplicar. Habrá mucho más espacio de exhibición para que los autos luzcan mejor y en mayor cantidad, una iluminación más acorde con los productos, participación del sector de motos y de accesorios, mayores facilidades en el escenario de Tocancipá, donde nunca antes se había realizado
algo de esta magnitud, y la logística para atender de mejor manera tanto las expectativas comerciales de los expositores como las de los asistentes.

Nada mejor puede sucederle a un proyecto como este que cerrar con un broche tan lujoso como es el balance que registramos, y tener mayores perspectivas y ambiciones para que el sector automotor se ponga en contacto físico y mecánico con sus
clientes a través de MOTOR con los certámenes que tenemos en mente y en propósito de seguir desarrollando.

Está claro que los salones o exposiciones o exhibiciones
estáticas tienen su función y resultados, pero también es evidente que el consumidor colombiano es cada vez más exigente y que la oferta del mercado es tan grande y plural que necesita un contacto más directo con los productos, y la posibilidad de tener esas experiencias como las que brinda Motor en Acción genera una gran diferencia y es determinante para muchas decisiones de compra que seguramente con el correr de las futuras ediciones del evento serán, en su momento, una rutina obligatoria para quienes necesitan argumentos diferentes a los financieros o a la simple motivación impersonal de una vitrina.

Poner los carros a girar en una pista con todas las seguridades y en manos profesionales, dentro de límites racionales pero demostrativos, demuestra que un par de kilómetros de recorrido informa más que cualquier otra posibilidad de contacto con un vehículo. Sobre todo en la pista de 4x4, donde se realizan maniobras que sobrepasan la imaginación de muchos de los usuarios de estos aparatos que los tienen subutilizados, y les permite descubrir sus verdaderas habilidades y, también, limitaciones.

Será complejo en el futuro atender tantas expectativas pero podemos asegurarles que volveremos con lo mejor que se pueda dentro de las limitaciones del escenario y con la mayor amplitud posible de servicios y oportunidades, pues Motor en Acción tiene un futuro que debe construirse colectivamente para que siempre gocemos de este encuentro de quienes seguimos el automóvil  como una parte fundamental de la cotidianidad, del trabajo, de las
ilusiones y las aspiraciones o del avance tecnológico que irradia cada nuevo auto que pisa las calles.

Por lo pronto, cerramos estas líneas con un gigantesco y cariñoso abrazo para todos los participantes y amigos cuya fidelidad nos abruma y compromete y a quienes solamente podemos hacer
extensiva la frase que dejamos en cientos de revistas que regresaron firmadas a las casas como recordatorios del evento: ¡Gracias por leer a MOTOR!

RECUADRO:

Motor en Acción se sobró en todos los aspectos y desde ya nos genera un compromiso de regresar con regularidad, muy
seguramente cada dos años.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.