Volvo hace alarde de su nueva gama de motores Drive-E

Se trata de una nueva generación de motores de 2.0 litros y 4 cilindros, más pequeños, que dan curvas de potencia comparables a la de motores de mayor cilindrada como los V8.

Redacción Motor

04:18 p.m. 16 de agosto del 2013

La nueva gama de propulsores de Volvo se renovará a partir del tercer trimestre del presente año y serán instalados en gran parte, por no decir de casi todo, del portafolio de productos del fabricante sueco.

EL principal objetivo de la marca es incorporar en sus modelos una nueva generación de motores que pertenecen a la nueva familia Drive-E que se acabó de anunciar oficialmente. Todos se basarán en un bloque de dos litros y cuatro cilindros, y tendrán la misión de cumplir el papel tanto de las opciones más eficientes hasta de los V8 que movían hasta hoy los modelos más potentes.

La gama de motores Drive-E, que, durante la fase de desarrollo han estado bajo la denominación Volvo Engine Architecture (VEA), se compone básicamente de dos motores de cuatro cilindros, una versión de gasolina de inyección directa y un diésel 'common rail'.

Los bloques propulsados a gasolina comprenderán potencia entre los 140 y 306 caballos. En el apartado de los diésel, Volvo prevé motorizaciones con tecnología i-Art y potencias entre los 120 y 230 caballos. Los Volvo S60, V60 y XC60 incorporarán a su catálogo los T6 de 306 caballos, T5 de 245 y diésel D4 de 181 caballos. El T5 y el D4 se montarán también en los V70, XC70 y S80.

La característica principal de los nuevos diésel es la utilización de su tecnología, consistente en el control y continua adaptación de la presión de inyección en cada uno de los cuatro cilindros, en lugar de utilizar un único sensor en el 'common rail'. Cada inyector tiene un pequeño ordenador en la parte superior que supervisa la presión de inyección.

La combinación de una mayor presión de inyección y la tecnología i-Art proporcionan el motor una mejor economía de combustible, emisiones considerablemente más bajas y alto rendimiento.

En gasolina, Volvo utiliza en los nuevos propulsores un compresor mecánico que funciona a bajas revoluciones, que da entrada a un turbocompresor cuando se acumula el flujo de aire a mayores revoluciones. Otras mejoras en los motores de gasolina Drive-E incluyen medidas de reducción de la fricción.

Igualmente, la marca sueca incorporará la transmisión automática de 8 velocidades a sus configuraciones motrices, al tiempo que en gasolina también estrena una nueva alimentación que combina la utilización del compresor y del turbocompresor.

En los motores más potentes se recurre a una compresión mecánica adicional para mejorar la respuesta a bajas revoluciones, mientras que el turbo entra desde la línea baja de par, dando al motor un comportamiento similar al de un atmosférico. Otras medidas tomadas tienen que ver con la reducción de fricciones internas en la cámara de combustión, la velocidad de variación de la distribución o la gestión de la refrigeración del motor.

Los nuevos motores han sido desarrollados por Volvo y ya están siendo fabricados en la planta de motores de alta tecnología de Volvo Car Group en Skövde (Suecia).

DATO:
Estos nuevos motores, sean diesel o gasolina, han sido preparados desde el primer momento para su uso con sistema de propulsión electrificados, de forma que los componentes clave de estos sistemas, tales como el generador de arranque integrado, se pueden conectar fácilmente. El tamaño compacto de los motores de cuatro cilindros, por otra parte, permite montar, dado el caso, otro motor eléctrico en la parte delantera o trasera del vehículo, mientras la batería se encuentra en el centro de la carrocería.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.