Volvo enseña su nuevo sistema KERS que permite motores 25% más eficientes

La versión que ha desarrollado se llama Flywheel KERS y va montado sobre el eje trasero con el fin de lograr una mayor potencia con el 25 por ciento menos de consumo de combustible.

Redacción Motor

07:37 p.m. 29 de abril del 2013

El más reciente desarrollo de Volvo, al que bautizaron FlyWheel Tech, y con el que está poniendo a punto el sistema KERS, no sólo ayuda a mejorar las prestaciones del vehículo sino que contribuye a reducir el consumo del combustible hasta en un 25 por ciento.

Además de la seguridad, la marca sueca le está apostando con todo a la parte tecnológica. El sistema KERS de recuperación de energía cinética en frenadas y deceleraciones es comúnmente utilizado en la Fórmula Uno, con el fin de recuperar energía y reutilizarla al momento de exigir a tope el motor de combustión cuando se acelera. Pues bien, este fabricante, viene trabajando intensamente para lograr que esa energía que se pierde en la frenada se recupere con objetivos más eficientes.

De este manera, la marca promete un ahorro en el combustible montando el sistema en un motor de cuatro cilindros turbo respecto a un propulsor de similares características con seis cilindros que no lo lleve equipado.

Así, el FlyWheel Tech se trata de una 'rueda' o volante de inercia de 20 centímetros y fibra de carbono conectado a una transmisión específica en el eje trasero. Al frenar, la energía resultante se concentra en el 'volante', que gira a 60 mil revoluciones por minuto mientras el vehículo está esperando a que cambie la luz del semáforo.

En el caso práctico, Volvo comprobó a través de pruebas en tiempo real, que al equipar el FlyWheel Tech a un Volvo S60 con motor de 4 cilindros turbo la aceleración que se consigue de 0 a 100 km/h es de sólo 5,5 segundos, igualando a las versiones más potentes de la gama. Y que al usarlo sólo para las arrancadas en espacios urbanos se alcanza el mismo nivel de consumo que otorga durante el desplazamiento por carretera.

En otras palabras, el ahorro de combustible será mayor cuando se conduce en el tráfico de la ciudad. Si la energía del volante se combina con toda la capacidad del motor de combustión, se le dará al vehículo un impulso extra de 80 caballos de potencia, y gracias a la acumulación rápida del par motor esto se traduce en una aceleración rápida, recortando significativamente los valores de tiempo en el 0 a 100 km/h.

Puntualmente, el motor de combustión que impulsa las ruedas delanteras se desconecta tan pronto como empieza el frenado o la retención del motor. La energía en el volante de inercia puede ser utilizada para acelerar el vehículo cuando es necesaria una dosis extra, por ejemplo, en casos de adelantamientos obligatorios o para impulsar el vehículo una vez que alcanza la velocidad de crucero.

La trayectoria de la firma escandinava en sistemas similares a éste se remonta a 1980, año en el que comenzó a experimentar en el modelo Volvo 260. Aquel dispositivo estaba fabricado en acero, mientras que el FlyWheel KERS actual es de fibra de carbono. Este nuevo dispositivo también reduce su tamaño respecto al original, con un diámetro de 20 centímetros.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.