Volvo renovará toda su línea de motores con unos de menor cilindrada pero más potentes y eficientes

Solo serán de 4 cilindros y 2 litros para todos los modelos con diferentes potencias y diésel equiparán sus autos desde este fin de año. Supercargador y turbo en secuencia, gran novedad en gasolina.

Redacción Motor

07:35 p.m. 15 de octubre del 2013

Todas las máquinas nuevas tendrán menor cilindrada, pero serán más eficientes gracias a los avances de diseño internos, derivados de la ingeniería de la F1.

Hace poco tiempo, una carta de un lector nos propuso una interesante pregunta que contestamos en nuestro correo de una manera contundente. ¿Se pueden tener un supercargador y un turbocargador alimentando al mismo tiempo un motor? Dijimos no, pero la contundencia de esa respuesta merece una revaluación luego de conocer los últimos motores de Volvo, en los cuales precisamente esos dos mecanismos cohabitan en una misma máquina. Aunque, para salvar parcialmente el honor de la respuesta, no lo hacen de manera simultánea sino escalonada.

Primero veamos la diferencia de los sistemas. Ambos tienen como finalidad inyectar a presión el aire que alimenta el motor. Los dos compresores, aunque de diferente tipo, hacen lo mismo.

La diferencia consiste en que el supercargador funciona con una polea que acciona el mismo motor y por ende consume parte de su rendimiento. El turbo se mueve gratuitamente por el paso de los gases de escape a alta velocidad por una doble turbina, una de las cuales recibe el impulso de estos y la otra mueve el aire de la admisión. Ambos tienen sus desventajas y favores, por lo cual en los motores solemos ver lo uno o lo otro. El supercargador como está movido por el motor mismo puede producir presión desde muy bajas revoluciones de la máquina y su rendimiento se puede acelerar mediante el tamaño de los poleas. Su efecto es inmediato en la potencia, pero su rendimiento es lineal, por lo tanto a altas revoluciones es menos eficiente.

El turbo, como depende de la velocidad de los gases de escape, es lento en reaccionar y luego carga más bruscamente, tanto que la gente suele decir que se ‘dispara’ debido a la diferencia entre el motor normal y cuando va con la admisión inflada. La inercia de sus componentes es un hándicap que se ha venido solucionando con el uso de dos turbos, uno para el arranque y otro a altas revoluciones.

La mezcla que tienen los nuevos motores de Volvo es una propuesta diferente pues podríamos llamarlos superturbocargados ya que usan ambos sistemas. Un supercargador de tamaño moderado cumple la función de cargar la admisión para generar el mayor torque posible en el arranque y a determinada cantidad de revoluciones se abre una válvula que lo limita y el turbo toma la tarea de presurizar el motor a altas revoluciones.

La mejora en el torque y el rendimiento es tan atractiva que Volvo se dio varios lujos simultáneos: reducir el tamaño de los próximos motores de sus carros aplicando la tesis de downsizing o reducción de las cilindradas, sin perder rendimiento. Y, por otra parte, lanzar esta nueva generación de máquinas de su propia creación y diseño, con lo cual se desprende definitivamente del uso de motores provenientes de otras marcas con las cuales estuvo asociado o dependiente económicamente en el pasado, notoriamente con Ford.

“La potencia que se logra en un motor no depende en forma absoluta de su cilindrada sino de la cantidad de aire que se haga fluir y quemar en sus cámaras, por lo cual un motor pequeño puede ser más eficiente proporcionalmente en la medida en que esto se logre”, dice Derek Crabb, ingeniero cabeza de estas nuevas máquinas, cuya experiencia en la F1 no se puede ocultar en este ejercicio.

La cirugía de las máquinas Volvo es profunda. A partir de este final de año abandonan todos los motores de 5, 6 y 8 cilindros en todos sus carros y recurren a la nueva máquina que es, esencialmente, un 4 cilindros de 2.000 cm3 con diferentes configuraciones y cargas para abastecer todos sus autos y camionetas. Y básicamente con el mismo bloque, y gran parte de los componentes comunes, se hace también el diésel, de tal manera que todos los habitáculos de los motores serán más pequeños y estándar para las suspensiones.

Los cambios vienen acompañados de retoques estéticos de las carrocerías que pasan casi a un segundo plano ante la magnitud del trabajo tecnológico en los motores y la atrevida modificación de todo el sistema motor que no deja de plantear preguntas a la clientela cuando todos los propulsores bajan de tamaño sin importar la talla de las cabinas.

Pero los resultados hablan por sí solos en eficiencia, potencia, economía y limpieza porque con estos avances los motores están por debajo de las emisiones que vienen en la próxima norma Euro 6, que saldrá al aire en poco tiempo, y ya está superada.

· Asistimos al lanzamiento de los motores Drive-E de Volvo en Niza, Francia, gracias a una invitación de Volvo Cars y de SK Bergé, importador en Colombia

 

Datos técnicos

Los motores para gasolina y diésel son hechos en el mismo bloque de aluminio con un tratamiento especial en los cilindros que evita las camisas.

En gasolina, trabajan alternadamente el súper y el turbocargador, y la gasolina va directamente a las cámaras con el impulso de una bomba mecánica.

El motor para gasolina usa aceite 0W20, que trabaja a muy altas temperaturas para que fluya sin resistencia y no produzca lodos.

Los ejes de levas van montados en rodamientos y el cigüeñal es forjado con mínimos diámetros para bajar la fricción.

La bomba de agua es eléctrica y la maneja el computador.

La bomba de aceite se maneja con un solenoide que libera únicamente las presiones requeridas y abre los ductos de refrigeración de los pistones solamente en alta exigencia para ahorrar energía.

Los inyectores de los diésel funcionan a 2.500 bares de presión (cerca de 37.000 libras) y tienen sensores para calibrar la mezcla individualmente en cada cilindro.

Los diésel solo usan turbcargador.

Los motores de gasolina se llamarán T5 y T6, de acuerdo con su potencia y aplicación.

El T6 es el que usa súper y turbocargador.

Toda la gama de motores, hecha sobre estos bloques y tamaños, se desarrollará gradualmente en los próximos años.

 

La seguridad sigue siendo un tema Volvo

Aunque es cada vez más difícil lograr diferencias enmateria de seguridad entre las marcas más avanzadas, sobre todo porque la electrónica que la genera en muchos sistemas es un lugar de acceso abierto para todos los fabricantes, Volvo sigue ofreciendo exclusividades como el air bag para evitarles lesiones a los peatones en caso de un atropello, y, actualmente, el frenado automático ante obstáculos inadvertidos oportunamente por el conductor, que garantizaría que ninguna persona sea arrollada por uno de sus vehículos cuando vaya a una velocidad hasta de 50 kilómetros por hora.

Las cámaras de gran ángulo anticipan ahora el tráfico, por ejemplo, al salir de un sitio de estacionamiento ciego para el conductor, o bien leen todas las señales de tránsito y generan las alertas y correctivos necesarios para atenderlas y evitar colisiones.

 

FRASES 

Por primera vez en muchos años, Volvo ofrece un motor concebido y desarrollado por la propia marca para garantizar la innovación y calidad asociadas a su nombre.

Los motores de gasolina están previstos para entregar una potencia entre 180 y 225 caballos con un torque de 380 a 400 Nm.

Volvo es propiedad del grupo chino Geely, pero opera de manera independiente en Suecia donde están todas sus plantas matrices y los centros de ingeniería.

Simultáneamente con los motores, Volvo desarrolló una caja de ocho marchas adelante automática con mandos manuales.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.