S90: El gran momento de Volvo

Una lindísima carrocería y refinadas soluciones de seguridad, inteligencia y lujo se resumen en el sedán, que cierra su ciclo de la mano de Geely.

Revista Motor

03:41 p.m. 24 de octubre del 2016
Volvo S90

Volvo S90

Su parte trasera es un perfecto remate diferencial en el estilo del ropaje de la última berlina de Volvo. Cuesta 185 millones de pesos con el motor 2.0 de cuatro cilindros turbocargado que produce 254 caballos, con caja automática de 8 marchas.

No suena muy apropiado remontarse tanto en la historia cuando esas sagas del automóvil se derriten hoy rápida-mente ante las nuevas propuestas que cada automóvil trae consigo. Pero frente a la nueva berlina S90 de Volvo, su buque insignia que acaba de llegar al país, no se puede evitar recordar las rígidas cajas de acero sueco que hicieron famosos a estos automóviles por su invulnerabilidad corporal y reputación mecánica. De esos tiempos hasta hoy, a Volvo le han sucedido muchas cosas que diluyeron temporalmente su fama y hasta gastaron su alcurnia, tallada en las indestructibles balineras SKF, en cuyos talleres nacieron estos automóviles en 1927.

Volvo S90

.

Pasó sin fortuna y poco aprecio por las manos de Ford durante un efímero periodo entre 1999 y 2010, cuando sobrevino la gran crisis de la industria norteamericana para la cual un cheque de 1.800 millones de dólares proveniente del grupo chino Geely fue una salvación. Ford cuadró caja sin necesidad de ayudas o subsidios de su gobierno, Volvo se salvó, y no de cualquier manera.

La inyección de Geely, que es la mayor adquisición de un grupo chino en la industria mundial del automóvil, puso en marcha un impecable plan tecnológico y de fabricación que estaba en salmuera a la espera de fondos. Codificado como SPA (Scalable Platform Architecture), fue la nueva ruta técnica de estos vehículos de la última generación Volvo, que se desarrollaron todos sobre un piso flexible en sus medidas para ir desde autos medianos hasta el enorme S90 que probamos, pasando por toda una familia correspondiente de SUV.

Además, le dio combustión a un motor de cuatro pistones y de cilindrada idéntica de 2 litros, común para todos los modelos y adaptable al diésel y todos los combustibles alternos, capaz de entregar potencias entre 254 y 407 caballos, dependiendo de la forma como presurice el aire de admisión. En la versión que llega a Colombia, llamada como T5, un solo turbocargador se encarga de ayudar a producir 254 caballos, pero luego hay un motor con doble turbo y más arriba un triple turbo, uno de ellos eléctrico, que se ayudan en línea para sacarle una cantidad de potencia impresionante para una máquina con una arquitectura mecánica inicial tan convencional, en el papel.

Volvo S90

.

El S90, T5 que nos ocupa, es la última y la más ampulosa expresión de todas estas tesis, empacada en una berlina de altísimo lujo que se calibra en el rango de la Clase E de Mercedes o Serie 5 de BMW, en el cual todos los accesorios son una obligación, la confección elegante una necesidad y la diferencia, una obligación.

Por supuesto, aunque muchos de los sistemas que ofrece el S90 también se encuentran en otros competidores a su manera, el empaque de seguridad de Volvo es superlativo y acorde con sus genes de pionero de los carros protectores de la gente.

Anda solo en el tráfico. Sí, en el de Bogotá, gracias a sus radares y lectores de distancia con los carros que lo preceden. Sigue solo los carriles de las calles decentes y de las carreteras nuevas, y también los imperfectos -sí, señores- de todo el país, aunque su rígido cerebro eslavo se pueda recalentar ante tanta inconsistencia y desorden de la señalización y tenga que disparar las alertas y correcciones automáticas de trayectoria con inusitada frecuencia.

Volvo S90

.

Navega y sugiere las rutas con decente precisión desde el Cabo de la Vela hasta Tierra del Fuego, por si quiere ir a descrestar a lo largo de los Andes; alerta de día y de noche sobre obstáculos sobrevinientes en las bocacalles, el tráfico lateral o frontal, frena solo si el conductor se distrae y entra en la zona de colisión potencial; las luces con ledes siguen la carretera de manera progresiva y cambian solas, para en una moneda y se desliza en la distancia con una soberbia elegancia. Todo en silencio… computadores trabajando.

Los acabados y la presentación de la cabina son impresionantes. Cueros, parlantes como los de un teatro con diferentes formas de entrega del sonido dependiendo del gusto y la ubicación de los ocupantes, molduras discretas pero que resaltan el buen gusto de sus pensadores, pantalla de 8 pulgadas con todas las informaciones y funciones que, a pesar de la cantidad, son bien intuitivas y fáciles de programar. Esto es apenas una parte esencial de lo que se aprecia al volante, lleno de mandos, incluidas las levas para operar los ocho cambios hacia adelante de la caja automática.

Volvo S90

.

El carro cuesta 185 millones de pesos en la versión Momentum que será la de introducción, con miras a tener luego la T6, que tiene más equipo y más caballos y la transmisión a las cuatro ruedas. Pero es más que suficiente con lo que viene en materia de cámaras, airbags en todas las esquinas, sensores de todo tipo, estacionamiento lateral y perpendicular automático, asientos de ajuste eléctrico, limpiaparabrisas y luces automáticas, impecable comunicación con los celulares, controles de estabilidad y tracción, monitores de toda la mecánica y la presión de llantas, rines de 18 pulgadas, tres modos de conducción, climatizador en cuatro zonas, GPS, lavafaros… etc.

¿Funciona? Claro que sí, a las mil maravillas. Rueda como limusina, reacciona con los bríos de un deportivo, se impone con sus casi cinco metros de largo, las dos toneladas de aceros suecos y aluminios refinados pueden caminar a 230 por hora y alcanzan los 100 kph en alegres 6,8 segundos y, sobre todo, es de una elegancia y un diseño superlativos. ¿Hora de cambiar del idioma alemán?

Volvo S90

.

La seguridad inteligente

Más allá de los sistemas de protección pasiva como cinturones, múltiples airbags, controles de suspensiones y frenos, estructuras deformables y una elevada ingeniería, el S90, al igual que todos los Volvo, presenta enormes avances en las ayudas para la conducción cuasiautónoma. Los sensores y las cámaras detectan toda suerte de obstáculos en cualquier luminosidad y le inducen al auto las maniobras preventivas si el piloto no las realiza, hasta una parada de emergencia.

Es capaz de andar en el tráfico sin necesidad de pilotaje y sostiene las trayectorias entre carriles dibujados en la ruta, aun si tienen imperfecciones, por lo cual sus sistemas inteligentes ya comienzan a interactuar e interpretar las rutas primarias, como las colombianas. Esto quiere decir que tantas fantasías de la tecnología que se escriben ya se pueden vivir, palpar y tener su protección, en especial en entornos de conducción tan hostiles e imprevisibles como los nuestros, que es donde más valiosos son.

Volvo S90

.

Claves del Volvo S90

LA SILUETA general es de una limpieza admirable. La parrilla volvió a unos rasgos muy retro para recuperar toda la imagen de la marca.

LOS RINES de aleación de 18 pulgadas hacen perfecto juego con el esquema mecánico y estético del S90, que, siendo un gran auto de pasajeros, destila deportividad.

LA PARTE TRASERA rompe todos los esquemas y la presentación del panel y los stops es su mejor y más diferenciador rasgo.

Volvo S90

.

Volvo S90

.

DATOS

Si el exterior es impresionante, la cabina y sus acabados mantienen la misma línea de impacto con sobriedad, elegancia con discreción, detalles con finura y la comodidad de una berlina de las altas gamas. Volvo trasladó al automóvil todos los avances y estilos de sus camionetas con un resultado muy afortunado.

Dieciocho diseñadores de diversas partes del mundo le concedieron al s90 el premio al auto de producción con mejor diseño en el 2015 cuando se dejaron ver las primeras unidades. Otros 20 modelos de diversas marcas compitieron en el juzgamiento, cuyo resultado está totalmente acertado.

Volvo S90

.

Algunos competidores

AUDI A6 AMBITION
Tiene un motor turbo de 1.798 cm3 capaz de desarrollar 190 caballos de potencia a 4.200 rpm y un torque de 320 Nm a 1.400- 4.100 rpm. La caja es S-tronic de siete velocidades. La cabina lleva siete airbags. Usa rines de 17 pulgadas y sistema start-stop. Origen: Alemania. $168 MILLONES

BMW 520I SPORT
Su motor Twin Power turbo de 1.997 cm3 genera 184 caballos de potencia a 5.000 rpm y 270 Nm de torque a 1.250 rpm, con caja manual o automática de seis velocidades, rines de 18 pulgadas, airbags en toda la cabina y climatización de dos zonas. Origen: Alemania. $155 MILLONES

JAGUAR XE PURE
Lo mueve una máquina turbo de 1.999 cm3 que desarrolla 241 caballos de potencia a 5.500 rpm, con un torque de 340 Nm a 1750.-4.000 rpm, unido a una caja automática de ocho marchas. Rueda sobre rines de 17 pulgadas y equipa ocho airbags. Origen: Inglaterra. $160 MILLONES

MERCEDES-BENZ E200 AVANTGARDE
Con la máquina turbo de 1.991 cm3 y la caja G-Tronic de nueve marchas, alcanza 181 caballos de potencia a 5.500 rpm y 300 Nm de torque a 1.200-4.000 rpm. Se mueve con rines de 17 pulgadas e impulsión trasera, y equipa seis airbags. Origen: Alemania. $178 MILLONES

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.